La mayoría de las personas no ahorran para su retiro porque están tratando de pagar sus deudas primero. Por eso, no es sorpresa que menos del 8% de las personas que viven en Estados Unidos (EE.UU.) y Puerto Rico (PR) están preparados para una jubilación cómoda, y 25% no tiene ahorrado nada en lo absoluto.[1]

“En Debt.com nos hacen esta pregunta todo el tiempo: ¿Debo pagar las deudas o ahorrar para la jubilación? Pero no se trata de una cosa u otra. Hay que hacer ambas cosas, y con la solución adecuada para la deuda, se puede hacer. Reduzca sus pagos y podrá empezar a ahorrar para la jubilación inmediatamente”, explica Howard Dvorkin, contador público y presidente de Debt.com.

Esta guía está diseñada para ayudarle a aprender todo lo que necesita saber para ahorrar para el retiro de forma eficaz, aunque esté endeudado. Aprenderá a determinar cuánto necesita para jubilarse cómodamente y cómo empezar a ahorrar lo antes posible. Y si las deudas le impiden ahorrar, podemos ayudarlo. Encontrar soluciones que reduzcan sus pagos podría darle los fondos que necesita para poner en marcha su estrategia de ahorro para la jubilación hoy mismo. Llame al 1-844-669-4596 para una evaluación gratuita.

Tabla de contenidos

¿Cuánto dinero necesitará para jubilarse?

Una pauta básica para el retiro es conseguir un millón de dólares en cuentas de ahorro a largo plazo, como un 401k, una IRA u otros planes de ahorro para la jubilación. Es una cifra considerable, pero con las ventajas que ofrecen las leyes fiscales y las cuentas de jubilación al alcance de todos, la mayoría de la gente puede alcanzar esa cifra.

Alcanzar este objetivo significa que tendrá unos 40.000 dólares anuales de ingresos durante la jubilación.

Valor del ahorro a los 65 años Ingresos anuales del ahorro* [2]
$300,000 $12,270/año
$1,000,000 $40,900/año
$1,500,000 $61,350/año

Pero, en realidad, no hay un número mágico para saber cuánto necesitará para jubilarse. La respuesta depende de su estilo de vida, planes de viaje, gastos, deudas y otros factores. Hay tres métodos básicos que puede utilizar para determinar cuánto necesitará usted, concretamente. Los describimos a continuación.

Al examinar cada método, tenga en cuenta que recibirá la Seguridad Social y Medicare durante la jubilación. Estos programas pueden ayudarle con su presupuesto de jubilación: uno le proporcionará ingresos mensuales y el otro cubrirá la mayoría de los gastos médicos. Sin embargo, son sólo una pequeña parte de lo que necesitará para vivir cómodamente. Debe ser lo más agresivo posible con sus contribuciones.

Método de ingresos

Con este método, utiliza sus ingresos actuales y los multiplica para ver cuánto necesita para jubilarse. Los expertos dicen que necesitará entre el 60 y el 80% de sus ingresos actuales tras la jubilación. Así, si gana $100,000 anuales, necesitará entre $60,000 y $80,000 cada año que esté jubilado.

Método de gastos

Con este método, usted hace un seguimiento de sus gastos para determinar la cantidad de ingresos que necesitará. Tenga en cuenta que es probable que sus gastos cambien durante la jubilación. Por ejemplo, no necesitará gastar dinero en desplazamientos al trabajo.

Otros factores también pueden afectar a sus gastos. Si puede pagar su hipoteca para cuando se jubile, entonces eliminaría esa factura. Cada año, sólo tendría que preocuparse de pagar los impuestos de la propiedad y el seguro. Pero eso significaría que sus gastos de vivienda serían significativamente menores.

Método de ahorro

Con este método, no se centra en lo que ocurrirá durante el retiro, sino que se centra en el aquí y el ahora. Simplemente se compromete a ahorrar entre el 10 y el 20% de todos los ingresos brutos que reciba para la jubilación. Cuanto mayor sea su edad y cuanto más tarde empiece, mayor deberá ser su porcentaje de ahorro. Si tiene 20 años, apunte al 10%, pero si tiene 40 años y no ha empezado a ahorrar realmente, quizá deba apuntar al 20%.

Consejo: Encontrar una solución a las deudas, como la consolidación de deudas o un plan de manejo de deudas que pueda reducir los pagos totales de las tarjetas de crédito hasta en un 50%, liberará dinero para la jubilación. Una vez que reduzca sus pagos, destine esos fondos a los ahorros para la jubilación lo antes posible.

La solución adecuada podría reducir los pagos mensuales de su deuda hasta en un 50%. Obtenga una evaluación gratuita para encontrar la mejor solución para usted hoy.

Obtenga ayuda ahoraCall To Action Link

Hitos útiles del ahorro para la jubilación

Mientras trabaja para ahorrar para la jubilación, los siguientes hitos pueden servir de guía útil para asegurarse de que va por buen camino. Funciona tomando un multiplicador de su salario anual que se basa en su edad.

Edad Importe ahorrado
30 1X su sueldo
40 3X su sueldo
50 6X su sueldo
60 8X su sueldo

La regla del 4%: ¿qué cantidad de ahorros para el retiro debe utilizar cada año?

Una buena regla general para saber qué cantidad de sus activos para el retiro debe utilizar cada año se conoce como la regla del 4%. La idea es que planee utilizar el 4% de sus ahorros para la jubilación en el primer año de su jubilación. A continuación, ajustaría esa cantidad hacia arriba o hacia abajo en función de la inflación cada año. Con esta estrategia, puede hacer que sus ahorros para la jubilación duren 30 años.

Formas de ahorrar para la jubilación

Estas son algunas de las formas de ahorrar para la jubilación:

Planes 401(k) y otras cuentas de jubilación patrocinadas por la empresa

Un plan 401(k) es una de las mejores formas de ahorrar para la jubilación. Es potente por dos razones. En primer lugar, el dinero que invierte en un plan 401(k) tradicional tiene impuestos diferidos. En otras palabras, usted no paga impuestos sobre la renta por el dinero que ingresa en la cuenta, y sólo paga impuestos cuando lo retira. Esto funciona bien para la mayoría de la gente porque su nivel de impuestos sobre la renta suele ser mucho más bajo cuando se jubila.

La segunda razón es que muchas empresas contribuyen a las cuentas 401(k) a través de programas denominados de “compensación”. Por cada dólar que usted contribuye a su jubilación, su empresa aporta una cantidad determinada, normalmente hasta un cierto porcentaje de su salario. Esas aportaciones del empresario son como recibir dinero gratis.

En el programa de equiparación más popular que se utiliza en EE.UU., su empresa aportará 50 céntimos por cada dólar que usted aporte hasta el 6% de su salario anual. Por tanto, si su empresa le ofrece esta estructura, debería destinar al menos el 6% de cada sueldo al ahorro para la jubilación. De este modo, dispondrá de la máxima cantidad disponible en concepto de aportación.

El dinero de un 401(k) se invierte en fondos que la empresa ofrece a través de un agente de bolsa autorizado. A continuación, usted decide cómo distribuir sus ahorros para la jubilación entre los distintos tipos de fondos en función de su tolerancia al riesgo.

La tolerancia al riesgo se refiere a la cantidad de riesgo que está dispuesto a asumir para obtener un rendimiento de su inversión. Por ejemplo, una persona con una alta tolerancia al riesgo podría invertir en empresas nuevas y no probadas. Una persona con poca tolerancia al riesgo puede invertir en certificados de depósito garantizados por el gobierno. En general, su tolerancia al riesgo disminuye a medida que envejece. No querrá que su dinero esté en inversiones de riesgo justo antes de jubilarse.

Hay dos tipos principales de planes 401K. Uno es el 401(k) “tradicional” y el otro es el Roth 401(k).

Consejo: Si su empresa no ofrece un plan 401(k) con un programa de aportaciones, puede que sea el momento de plantearse cambiar de empresa.

IRA tradicional

El ahorro para el retiro no tiene por qué pasar por su empresa. También puede ahorrar para la jubilación por su cuenta utilizando una cuenta de jubilación individual (IRA, por sus siglas en inglés). No tiene la ventaja de la aportación de la empresa, pero con una IRA tradicional puede disfrutar de las mismas ventajas fiscales.

Una IRA tradicional le permitirá invertir ingresos con impuestos diferidos. Estos ingresos pueden provenir de su trabajo, negocio o incluso de un trabajo por encargo. El dinero que aporta a una IRA tradicional es deducible de impuestos, lo que significa que debe menos impuestos cada año en función de lo que ahorre.

Puede obtener una IRA tradicional con cualquier agente de bolsa autorizado, ya sea en su banco local o por Internet. Debería automatizar el proceso y establecer pagos automáticos para financiar su IRA cada mes.

Roth IRA

Con una Roth IRA, los ingresos que invierte están sujetos a impuestos. La verdadera ventaja de la Roth IRA es que, cuando retire sus fondos, no tendrá que pagar impuestos. Esto podría beneficiarle si planea tener un segundo ingreso en el momento del retiro. Ello se debe a que estará en un tramo impositivo más bajo. En algunos estados sí se pagan impuestos, pero no hay impuesto federal. La Roth IRA puede ser una gran oportunidad si piensa vivir en un estado sin impuesto sobre la renta. Al igual que la IRA tradicional, debe automatizar el proceso con deducciones directas. Puede obtener una Roth IRA con cualquier agente de bolsa autorizado, ya sea en su banco local o en línea.

Ahorrar para gastos médicos a largo plazo con una HSA

HSA son las siglas en inglés de una cuenta de ahorro para la salud. Las HSA son una herramienta valiosa para los empleados, especialmente para aquellos que pueden permitirse el plan de salud con deducible alto que se necesita para crear una HSA.

Con una HSA, usted está ahorrando dinero para posibles gastos médicos. Pero también puede ser una inversión libre de impuestos a largo plazo. Al igual que cualquier otra cuenta de jubilación, el dinero que ahorra se invierte y crece con el tiempo. Las HSA también ofrecen las mejores ventajas fiscales. Es el único vehículo de inversión que ofrece una triple desgravación fiscal. Sus aportaciones están libres de impuestos, sus ganancias no están sujetas a impuestos y usted no tiene que pagar impuestos cuando retira el dinero.

Una HSA puede incluso utilizarse sin penalización antes de los 65 años, siempre que el dinero se utilice para gastos médicos calificados. Después de los 65 años, puede utilizar el dinero de la cuenta para lo que quiera, aunque no sea para gastos médicos. Sin embargo, es una buena idea mantener este fondo para protegerse cuando los gastos médicos aumenten con la edad.

Las cuentas de gastos flexibles (FSA, por sus siglas en inglés) no son lo mismo

A veces se confunde una HSA con una FSA. Una HSA es una inversión a largo plazo, libre de impuestos. Se destina a gastos médicos y sigue creciendo cada año. Una FSA o cuenta de gastos flexibles es una cuenta anual. También es para gastos médicos, pero no crece año tras año. “Úselo o piérdalo”. Si no utiliza el dinero en ese año, lo pierde para siempre. Esta cuenta le permite evitar los gastos médicos de su bolsillo, así que no la rechace si se la ofrecen.

Cómo empezar a ahorrar para la jubilación

1. Empezar un presupuesto

Antes de empezar a invertir, necesita un presupuesto. Tendrá que saber a cuánto ascienden sus gastos cada mes y de qué ingresos dispone para ahorrar para la jubilación. También puede ver en qué se le va el dinero y recortar los gastos, lo que le dará el dinero que necesita para empezar a ahorrar y pagar las deudas.

Establecer un presupuesto es algo que puede hacer por su cuenta o puede obtener una consulta gratuita de un servicio de consejería de crédito sin ánimo de lucro. Un consejero de crédito certificado le ayudará a establecer un presupuesto realista y a encontrar soluciones para reducir sus total de los pagos mensuales de la deuda. Esto le daría más dinero para ahorrar, por lo que puede ser un gran primer paso para poner en marcha su estrategia de ahorro para la jubilación.

Póngase en contacto con un consejero de crédito certificado para obtener una evaluación gratuita de la deuda y el presupuesto.

Encuentre una soluciónCall To Action Link

2. Decidir qué puede ahorrar para la jubilación

Una vez establecido el presupuesto y las soluciones a las deudas, podrá establecer objetivos de ahorro para la jubilación. Aunque la cantidad total que necesita para la jubilación puede parecer desalentadora, dividirla en un objetivo mensual puede hacer que las cosas sean más manejables.

Por ejemplo, si gana $50,000 al año y utiliza el método de ahorro para la planificación de la jubilación, querrá destinar el 10% de su salario mensual a cuentas de jubilación. Ahorraría unos $416 al mes para su jubilación. Eso podría ser ahorrado en su totalidad a través de su 401(k) o en su totalidad en una IRA o dividido entre los dos. Eso nos lleva al siguiente paso…

3. Comprobar sus prestaciones en el trabajo y apuntarse

Para decidir dónde poner sus ahorros para la jubilación, tiene que saber qué herramientas tiene a su disposición. Eso significa ponerse en contacto con su departamento de RRHH para conocer los beneficios que ofrecen:

  • ¿Ofrece su empresa un plan 401(k) u otro plan de jubilación patrocinado por la empresa?
  • Si es así, ¿ofrecen un programa de compensación? y si es así, ¿cómo funciona la compensación?
  • ¿Ofrece su empresa planes de asistencia sanitaria patrocinados por el empleador y, en caso afirmativo, tiene usted la opción de inscribirse en un plan con deducible alto y una cuenta de ahorro para la salud (HSA, por sus siglas en inglés)?

Una vez que sepa qué prestaciones se ofrecen, debería inscribirse inmediatamente en cualquier cuenta de jubilación patrocinada por la empresa. Sus aportaciones deben estar ajustadas, como mínimo, a la contrapartida ofrecida por su empresa. Entonces podrá decidir si quiere ahorrar únicamente a través de su cuenta de jubilación basada en el empleador o si necesita conseguir o al menos complementar esos ahorros con una IRA.

4. Buscar un consejero financiero

Los consejeros financieros no son sólo para los ricos. Puede buscar uno o encontrar uno de un amigo. Si realiza sus operaciones bancarias a través de una cooperativa de crédito, es posible que incluso tenga un consejero financiero con el que pueda trabajar como miembro. Pero antes de contratar a cualquier consejero, pregunte por sus servicios, sus clientes habituales, su estilo de comunicación, cómo se les compensa y cuánto cobran. El consejo que ofrecen puede compensar con creces sus honorarios.

Contratar a un consejero financiero es una buena idea independientemente de que tenga un plan de jubilación a través de su empresa. El plan de su empresa tendrá un consejero del plan con el que podrá reunirse cada año, pero la conversación puede limitarse a su plan 401(k). Un consejero financiero privado podrá guiarle en su conjunto, ayudándole a entender cómo sacar el máximo provecho de su plan 401(k) y complementar esos ahorros con otras cuentas y ahorros según sea necesario.

Una vez que haya encontrado un consejero financiero, éste podrá guiarlo en la creación de cuentas individuales de jubilación (IRA, por sus siglas en inglés), incluyendo la consejería sobre si debe optar por la tradicional o la Roth. Trabaje con su consejero para configurar las cuentas que necesite y, si es necesario, vuelva a RRHH de su empresa y ajuste los ahorros de su plan 401(k) en consecuencia.

5. Aumentar los ahorros para la jubilación siempre que sea posible

Una vez que haya establecido sus ahorros para la jubilación, el ahorro debería ser automático. Los ahorros de su plan patrocinado por el empleador se descontarán de sus cheques de pago automáticamente. Si tiene una cuenta IRA, configure el pago automático para hacer la misma contribución a la cuenta cada mes.

Después, sólo es cuestión de aumentar sus ahorros para la jubilación cada vez que pueda. La forma más fácil de hacerlo es cuando le suben el sueldo o lo ascienden. Cada vez que aumente su salario, asegúrese de que un determinado porcentaje de ese aumento se destine a aumentar sus ahorros para la jubilación. Es más fácil destinar los nuevos ingresos al ahorro porque aún no se ha acostumbrado a gastar ese dinero. Por lo tanto, es una forma fácil de aumentar sus ahorros sin tener que renunciar a algo en su presupuesto.

También puede aumentar cada vez que pague una deuda, y puede tomar el dinero que ahorra en esa cuenta y aumentar sus ahorros para la jubilación.

6. Aprovechar las evaluaciones anuales gratuitas

Todos los planes de jubilación, ya sea un 401(k) a través de su empleador o una IRA que obtenga por su cuenta, le ofrecerán una evaluación anual gratuita. Esto le permite reunirse con el consejero de su plan para analizar la evolución de la cuenta y realizar los ajustes que sean necesarios.

Debería reunirse con su consejero financiero personal una vez al año para asegurarse de que su estrategia de ahorro para la jubilación va por buen camino. También debería aprovechar la evaluación anual gratuita que obtiene a través de su empleador para un plan 401(k) o cualquier otro plan patrocinado por el empleador.

7. Asignar los ahorros para la jubilación de forma estratégica

Durante estas evaluaciones anuales, podrá revisar el crecimiento de sus cuentas con su consejero. En muchos casos, querrá ajustar las asignaciones de sus fondos para disfrutar del mejor crecimiento posible.

Las asignaciones son el porcentaje de sus fondos de retiro que se invierte en un determinado fondo de inversión o índice. Puede ajustarlas en función de su tolerancia al riesgo, así como ajustarlas en función de los cambios económicos que puedan afectar a sus ahorros.

8. Aprovechar las ventajas fiscales de la jubilación

Si tiene un plan 401(k) a través de su empleador, las aportaciones que haga a la cuenta reducirán su renta bruta ajustada (AGI, por sus siglas en inglés). El AGI es la medida que utiliza el IRS para determinar cuánto debe usted cada año. Por lo tanto, la disminución de esa cantidad significa menos impuestos adeudados y, por lo general, un reembolso mucho mayor. Lo mismo ocurre con las aportaciones a la HSA.

Si tiene una IRA tradicional, también puede deducir sus aportaciones a esa cuenta a lo largo del año. Esto reducirá su responsabilidad fiscal, dándole también un reembolso mayor. No puede deducir las aportaciones a una cuenta Roth IRA.

Cómo recuperar las aportaciones si tiene más de 50 años

Si tiene más de 50 años y no ha contribuido mucho a sus cuentas de jubilación, está de suerte. El Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) permite a los mayores de 50 años contribuir aún más a su jubilación. Así, puede aumentar sus ahorros rápidamente y obtener aún más ventajas fiscales por ello.

Las aportaciones de recuperación se aplican tanto a las cuentas individuales como a los planes patrocinados por la empresa:

  • En el caso de las cuentas individuales, la aportación de recuperación de 2022 es de hasta $6,500.
  • En el caso de los planes 401(k), puede aportar hasta $27,000 anuales a su plan si tiene más de 50 años.

Cómo decidir cuándo jubilarse

La decisión de jubilarse puede ser una opción muy emotiva. Algunas personas están deseando dejar de trabajar y disfrutar de una vida de ocio. Otras encuentran el sentido de su carrera y no quieren dejar atrás esta parte de su vida.

Pero aparte de las decisiones personales, también intervienen algunas de carácter práctico. Hay que empezar a cobrar las prestaciones de la Seguridad Social a una determinada edad. Algunas cuentas de requisitos también exigen que empiece a sacar dinero a una edad determinada. Por lo tanto, estos requisitos pueden ayudarle a decidir cuándo jubilarse.

Edad de jubilación plena

Según la Administración de la Seguridad Social (SSA, por sus siglas en inglés), hay una edad para la “jubilación plena”. Esa edad varía en función de la fecha de nacimiento.

Año de nacimiento Edad de jubilación plena (normal) [3]
1943-1954 66
1955 66 y 2 meses
1956 66 y 4 meses
1957 66 y 6 meses
1958 66 y 8 meses
1959 66 y 10 meses
1960 y posterior 67

Cuándo empezar a cobrar la Seguridad Social

La SSA dice que cualquiera puede empezar a cobrar la Seguridad Social a los 62 años. Pero si lo hace tan pronto, disminuirá sus pagos mensuales durante el resto de su vida.

Si espera hasta la edad de jubilación plena, sus ingresos de la Seguridad Social aumentan. Y si espera hasta los 70 años, obtendrá los mayores pagos. Por lo tanto, puede merecer la pena esperar a jubilarse por completo hasta cumplir los 70 años.

¿Qué son las RMD?

Las RMD son las siglas en inglés de “Distribuciones Mínimas Obligatorias”. Las RMD son la(s) cantidad(es) que DEBE(n) empezar a retirar de su(s) cuenta(s) de jubilación después de cumplir los 72 años. El importe se basa en el valor de mercado de su(s) cuenta(s). Los importes se ajustan en función de su edad y de la duración prevista de su vida.

Estos RMD pueden servir como otro buen indicador de cuándo debe esperar jubilarse plenamente.

Lo que debe saber sobre la cobertura de Medicare

Otro factor que puede influir en su decisión sobre cuándo retirarse puede ser la cobertura sanitaria. En general, los estadounidenses deben inscribirse en Medicare al cumplir los 65 años. Puede inscribirse tres meses antes de cumplir los 65 años.

Si no se inscribe en Medicare a tiempo, puede enfrentarse a sanciones por inscripción tardía que pagará cada vez que utilice Medicare durante el resto de su vida. En algunos casos puede retrasar la contratación de Medicare si todavía está trabajando, dependiendo del número de empleados que tenga la empresa.

Buenos indicadores de que está preparado para jubilarse

La última consideración práctica que debe entrar en juego es la situación de sus finanzas a medida que se acerca la jubilación. Es conveniente que tenga pocas o ninguna deuda no asegurada. Sus cuentas de ahorro para la jubilación deben estar bien financiadas y diversificadas. Es una ventaja si es propietario y su casa está totalmente pagada o al menos en su mayor parte.

Si tiene muchas deudas y pocos ahorros, probablemente le convenga seguir trabajando y centrarse en preparar la jubilación lo antes posible.

Deshágase de sus deudas y comience a ahorrar para la jubilación.

Más informaciónCall To Action Link

Ahorros para el retiro e impuestos

Ahorrar para su futuro puede darle seguridad y el mismo estilo de vida que disfruta ahora. También es una poderosa herramienta para ahorrar dinero en sus impuestos.

Planes 401(k) y otros planes patrocinados por la empresa

Los planes 401k tradicionales suelen denominarse planes “antes de impuestos”. En realidad, son un plan de impuestos diferidos, lo que significa que pagará impuestos sobre los ingresos y las ganancias después de jubilarse.

Entonces, ¿por qué pagar los impuestos después? Como trabajador, sus impuestos sobre la renta son probablemente más altos. Como jubilado, es probable que sus impuestos sobre la renta sean más bajos. Esto significa que pagará menos impuestos. En su plan 401(k), tampoco está obligado a pagar anualmente los impuestos sobre las plusvalías. Esto libera su inversión para un potencial de crecimiento mucho mayor.

También pagará menos impuestos sobre la renta en este momento. En nuestro ejemplo anterior, hablábamos de que un empleado que gana $50,000 al año ve reducidos sus impuestos de manera que sólo tributa por $45,000 cuando invierte el 10% en su 401(k).

Si tiene un Roth 401(k), paga impuestos sobre el dinero que invierte ahora. Pero la contrapartida es que, una vez jubilado, no pagará NINGÚN impuesto federal sobre sus ingresos y ganancias. Esto puede reducir su factura fiscal en el futuro, especialmente si tiene ingresos de otras fuentes. Seguirá estando en el tramo impositivo más bajo.

IRAs

Si tiene una Cuenta Individual de Jubilación (IRA, por sus siglas en inglés) tradicional, podrá deducir sus aportaciones anuales al plan en sus impuestos anuales sobre la renta. Esto disminuirá su responsabilidad fiscal, lo que le proporcionará un beneficio fiscal ahora.

Si tiene una cuenta Roth IRA, esas aportaciones anuales no son deducibles de los impuestos. Sin embargo, el dinero que retire una vez que se jubile no estará sujeto a impuestos, lo que reducirá su responsabilidad fiscal después de la jubilación.

Asegúrese de discutir las implicaciones fiscales de estos dos planes con su consejero financiero, para que pueda elegir la mejor cuenta para su situación.

Fuentes

Artículo modificado por última vez el Febrero 23, 2022. Publicado por Debt.com, LLC