Si está buscando una forma inteligente de reducir los impuestos, pagar menos por la asistencia sanitaria y acumular ahorros para la jubilación, con una cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés) lo puede conseguir. La guía de Laura le ayudará a abrir una HSA, a entender las reglas y a utilizarla para su beneficio financiero

9 minute read

Una de mis cuentas favoritas con ventajas fiscales es la cuenta de ahorros para la salud, o HSA, por sus siglas en inglés. Una HSA no sólo le permite pagar una amplia variedad de gastos sanitarios con dólares antes de impuestos, sino que puede gastarlos como quiera después de cumplir los 65 años. Es una forma inteligente y legal de pagar menos impuestos, ahorrar más e invertir para el futuro.

Dicho esto, tener una HSA conlleva reglas estrictas que debe seguir o pagar una fuerte multa. En este artículo se explican las increíbles ventajas fiscales que se obtienen de una HSA, las actualizaciones sobre los nuevos (y a menudo sorprendentes) gastos permitidos y los consejos para utilizar una HSA con el fin de crear un patrimonio para la jubilación.

¿Qué es una cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés)?

Una HSA es una cuenta libre de impuestos cuyo único fin es pagar los gastos sanitarios permitidos. Pero para tener derecho a ella, debe tener un tipo concreto de seguro médico, del que hablaré en un momento (vea “¿Quién puede tener una HSA?” más adelante).

Puede contribuir a una HSA si adquiere un plan de salud elegible para HSA por su cuenta o a través de un plan de grupo de la empresa. Usted siempre posee y gestiona una HSA como individuo, y no hay límites de ingresos para tener derecho a ella.

En otras palabras, no necesita el permiso de un empleador o del IRS para crear una HSA, y ésta permanece con usted si cambia de trabajo o se queda sin empleo. Incluso si pierde su seguro elegible para la HSA, puede seguir gastando el saldo de su HSA, pero no podrá hacer nuevas aportaciones a la cuenta.

Lo bueno de una HSA es que los aportes son deducibles en su declaración de impuestos, incluso si no detalla las deducciones. Los fondos pueden devengar intereses, o puede invertir una parte o la totalidad de ellos para obtener un crecimiento potencial [ING] en un menú de opciones, como los fondos de inversión. Las opciones de inversión dependen de su proveedor de HSA, por lo que tiene sentido comparar antes de crear una HSA. Luego, cuando se hacen las distribuciones para pagar los gastos médicos calificados, las contribuciones originales más las ganancias están totalmente libres de impuestos.

Los aportes a una HSA pueden provenir de usted o de otra persona, como un familiar o la empresa. Algunos beneficios de la empresa incluyen depósitos regulares en una HSA, similares a los fondos de contrapartida de un plan de jubilación. Cualquier contribución a una HSA por parte de un empleador no se incluye en sus ingresos imponibles, lo cual es un beneficio fantástico.

Dependiendo de su tasa de impuesto sobre la renta, el uso de una HSA para pagar los gastos de salud permitidos sobre una base libre de impuestos significa obtener alrededor de un 20% a 30% de descuento. A lo largo de su vida, esto puede suponer un gran ahorro.

Sin embargo, al igual que en una cuenta de retiro, nunca debe poner en una HSA el dinero que pueda necesitar para los gastos cotidianos. Hasta que cumpla los 65 años, sólo puede utilizar los fondos de la HSA para pagar gastos médicos actuales o futuros que reúnan los requisitos necesarios y no sean reembolsados, o estará sujeto a sanciones.

Si saca dinero de una HSA para gastarlo en gastos no calificados, como comestibles, ropa o vacaciones, deberá pagar el impuesto sobre la renta más una multa adicional del 20% sobre las cantidades retiradas.

¿Cuál es la diferencia entre una HSA y una FSA?

Otra cuenta de ahorro médico muy popular es la cuenta de gastos flexibles (FSA, por sus siglas en inglés) [ING]. Sin embargo, sólo puede ser ofrecida por un empleador y financiada a través de deducciones de nómina antes de impuestos.

Una FSA tiene una política anual de “úsalo o piérdelo”, pero con una HSA, no hay fecha límite para gastar su saldo. Los fondos pueden permanecer en una HSA indefinidamente, incluso si cambia de compañía de seguros, se queda sin seguro o se queda sin trabajo.

En resumen, no confunda estas dos cuentas. Pueden parecer similares, pero tienen algunas diferencias clave. Los particulares pueden abrir una HSA, y ésta permite realizar aportaciones deducibles de impuestos sin plazo de gasto. Una FSA sólo puede ofrecerse en el lugar de trabajo, y debe gastar todo o la mayor parte de su saldo cada año calendario.

¿Quién puede optar a una HSA?

He mencionado que se necesita un tipo concreto de seguro médico para poder optar a una HSA. Sólo los que tienen un plan de salud con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés) [ING] pueden abrir una HSA. Como recordatorio, el deducible es la cantidad que debe pagar de su bolsillo por los gastos médicos cubiertos antes de que comiencen sus beneficios cada año.

Aunque podría pensar que es mejor tener un deducible más bajo y pagar menos de su bolsillo, tener un deducible más alto reduce las primas mensuales de su seguro. Los deducibles y las primas tienen una relación de vaivén porque el aumento de uno hace que el otro disminuya.

Cada vez hay más empresas que ofrecen HDHP para ayudar a los trabajadores a mantener las primas lo más bajas posible. Independientemente de que obtenga un seguro médico por su cuenta o a través del trabajo, averigüe si se trata de un plan calificado por la HSA para poder obtener todos los ahorros médicos posibles.

La norma actual del IRS para los HDHP dice que el deducible anual mínimo para la atención dentro de la red es de $1,400 y el máximo para el deducible anual y otros gastos de bolsillo es de $7,000. Esto se aplica si adquiere un seguro médico sólo para usted. Y si tiene un plan familiar, la franquicia mínima es de $2,800 y el máximo de gastos de bolsillo es de $14,000. El IRS permite que los HDHP ofrezcan atención preventiva sin deducible.

Tener un plan de salud elegible para una HSA significa que podría tener altos costos de bolsillo. Por lo tanto, no son la opción adecuada para todo el mundo. En general, son una cobertura excelente cuando se tiene una salud relativamente buena y no es probable que se gaste el deducible completo cada año.

¿Cuánto se puede aportar a una HSA?

En 2021, puede aportar hasta $3,600 a una HSA si tiene un plan de salud individual o hasta $7,200 con un plan familiar. Si tiene más de 55 años, puede aportar $1,000 más con cualquiera de los dos tipos.

Para 2022, el límite de contribución a la HSA para el seguro individual aumenta ligeramente hasta los $3,650, y el límite del plan familiar sube hasta los $7,300. Puede hacer contribuciones deducibles de impuestos en cualquier momento del año, incluso hasta el 15 de abril para el año fiscal anterior. Pero nunca está obligado a hacer aportaciones a una HSA.

¿Cómo puede utilizar una HSA durante el retiro?

Una ventaja a menudo olvidada es que, después de los 65 años, puede gastar los fondos de la HSA en gastos no calificados sin pagar la penalización del 20%. Sin embargo, tenga en cuenta que tendrá que pagar el impuesto sobre la renta por esas cantidades.

Esto significa que una HSA se convierte en algo similar a una cuenta de retiro tradicional [ING] si la mantiene el tiempo suficiente. Esta es una buena razón para sacarle el máximo partido cada año, aunque no prevea muchos gastos sanitarios. Y hace que valga la pena conservar la cuenta incluso si deja un HDHP y ya no puede hacer contribuciones.

¿Qué son los gastos médicos calificados por la HSA?

Una vez que haya abierto una HSA y tenga un saldo, es fundamental saber cómo gastarlo. Los gastos calificados incluyen una amplia gama de costos de salud en los que puede incurrir hasta alcanzar su deducible anual o que simplemente no están cubiertos por su plan de salud.

El IRS dice que para que un gasto sea apto para la HSA, debe pagar servicios de salud, equipos o medicamentos. Hay muchos gastos cubiertos que no espera.

10 sorprendentes gastos médicos cubiertos por la HSA

Hay cientos de posibles gastos médicos calificados por la HSA, y puede ver la lista completa en la Publicación 502 del IRS, Gastos médicos y dentales [ING]. Aquí hay diez gastos médicos calificados que pueden sorprenderle:

1. Cuidado quiropráctico

Todo el cuidado quiropráctico es calificado por la HSA, incluso si su plan de seguro no lo cubre. Eso significa que puede explorar esta alternativa para aliviar el dolor antes de acudir a la medicación o a la cirugía.

2. Control de la natalidad

Si su médico le receta las píldoras anticonceptivas, puede usar su HSA para pagarlas.

3. Cirugía ocular

Cualquier costo que tenga que pagar de su bolsillo por una cirugía para corregir su visión, como el LASIK o la eliminación de cataratas, puede pagarse con los fondos de la HSA. Y si tiene problemas de vista o de oído, también puede utilizarlo para comprar y cuidar un perro guía u otro animal de servicio.

4. Cuidados dentales

Ir al dentista también está cubierto para las limpiezas rutinarias y la prevención de enfermedades dentales. Puede utilizar su HSA para servicios como tratamientos con flúor, radiografías, empastes, extracciones, prótesis dentales y aparatos de ortodoncia. El blanqueamiento dental no es un gasto calificado, como tampoco lo es cualquier costo o terapia que sea puramente cosmética. Aunque algunos podrían considerarlos principalmente cosméticos, los dientes artificiales son un gasto elegible para la HSA.

5. Acupuntura

Aunque su seguro médico no cubra la acupuntura, podría utilizar su HSA para pagarla libre de impuestos.

6. Mejora de la fertilidad

Puede utilizar una HSA para pagar cualquier tratamiento para superar la incapacidad de tener hijos, como la fertilización in vitro. Una vez que sea madre, también puede gastarla en sacaleches y suministros que ayuden a la lactancia. O puede usar una HSA para ir en la dirección opuesta y pagar la esterilización o el aborto legal.

7. Tratamiento a la adicción a las drogas y al alcohol

Cualquier cantidad que pague para que usted o un miembro de su familia se someta a un tratamiento en régimen de internado en un centro de rehabilitación de drogodependencias, incluidas las comidas y el alojamiento, es apta para la HSA. También puede pagar el transporte de ida y vuelta a las reuniones de Alcohólicos Anónimos en su comunidad, siempre que un proveedor médico haya considerado que la asistencia a AA es médicamente necesaria para usted.

8. Atención de un psicólogo o psiquiatra

Puede utilizar los fondos de la HSA para sufragar los gastos de su propia manutención o la de un familiar al que reclame como dependiente por el tratamiento de una afección o enfermedad mental. Puede utilizar los fondos de la HSA para pagar el tratamiento de un paciente en un centro de salud instituir si un médico prescribe un tratamiento para aliviar una discapacidad o enfermedad física o mental.

9. Mejoras en el hogar

Cualquier equipo especial o mejora que se instale en el hogar para cuidarse a sí mismo o a los miembros de su familia que estén a su cargo puede pagarse con una HSA si su finalidad es la atención médica. Esto puede incluir la construcción de rampas de entrada, el ensanchamiento de puertas, la instalación de ascensores o el descenso de armarios y fregaderos. Otro gasto de capital que es calificado por la HSA es la eliminación de la pintura a base de plomo en una casa que usted posee o alquila.

10. Transporte y viajes

Los gastos para ir y volver de cualquier atención médica, como en autobús, taxi, tren, avión o ambulancia, pueden pagarse con el dinero de la HSA. Esta norma incluye la realización de visitas periódicas para ver a un familiar enfermo si las visitas se recomiendan como parte del tratamiento (por ejemplo, si usted es el padre de un niño enfermo y necesita visitarlo en su centro de tratamiento). Puede incluir el alojamiento, pero no las comidas cuando se desplace a otra ciudad por motivos médicos.

Si utiliza su vehículo para acudir a los servicios médicos, puede utilizar el dinero de la HSA para cubrir ciertos gastos de bolsillo, como la gasolina, el aceite, los peajes y las tasas de estacionamiento. Sin embargo, no puede cubrir el mantenimiento general del vehículo ni los costos del seguro.

También vale la pena señalar que, en marzo de 2020, la Ley CARES amplió los gastos elegibles de la HSA. Estos son los nuevos productos y servicios que puede pagar con una HSA:

  • Productos para el cuidado menstrual, como tampones, toallas sanitarias y copas menstruales.
  • Medicamentos de venta libre, como medicamentos para el resfriado y la gripe, analgésicos, somníferos, gotas para los ojos y remedios para la indigestión, el acné y el mareo.
  • Servicios de telesalud hasta finales de 2021.

Además, los HDHP pueden tener un deducible de $0 para los servicios de telesalud, al igual que para la atención preventiva.

¿Cuáles son las ventajas fiscales de utilizar una HSA?

Con una HSA, usted obtiene tres beneficios fiscales. Esa es una ventaja significativa que no viene con ninguna otra cuenta con ventajas fiscales.

  • Si cumple los requisitos para contribuir a una HSA, sus aportaciones son deducibles de impuestos hasta su límite anual. Por ejemplo, si tiene más de 55 años y tiene cobertura familiar, puede aportar hasta 18,200 y reducir su renta imponible para 2021 en esa cantidad.
  • Mientras su dinero está en una HSA, crece con impuestos diferidos. No tiene que pagar impuestos anuales sobre los ingresos por intereses o las ganancias de las inversiones en la cuenta.
  • Los retiros de una HSA utilizados para gastos sanitarios calificados están totalmente exentos de impuestos.

¿Hay más ventajas de las HSA?

Además de sus magníficas ventajas fiscales, el uso de una HSA le ofrece las siguientes ventajas:

  • Los fondos permanecen en la cuenta de año a año durante toda su vida, sin penalización si no los gasta.
  • Los fondos pueden utilizarse para usted, su cónyuge o sus dependientes para gastos médicos calificados y de bolsillo.
  • Usted es el dueño de la cuenta y decide cuánto ahorrar o gastar cada año.
  • Es portátil, por lo que, si cambia de empresa, de plan de salud o se queda sin trabajo, puede conservarla.
  • Puede financiar una HSA por primera vez utilizando el dinero que ya ha ahorrado en una IRA [ING], haciendo una transferencia libre de impuestos una vez en su vida, hasta el límite de contribución anual.

¿Cómo se abre y financia una HSA?

Si cumple los requisitos para abrir una HSA, puede hacerlo en muchos bancos, cooperativas de crédito e instituciones financieras. Son cómodas de usar y ofrecen cheques en papel, tarjetas de débito y banca online. Puede utilizar un proveedor de HSA recomendado por su empresa, elegir el suyo propio o transferir los fondos a una institución diferente, según desee.

Para repasar rápidamente las normas actualizadas de las HSA, descargue mi hoja de trucos gratuita sobre las HSA [ING]. Esta guía de una página resume lo que necesita saber y algunos de los mejores lugares para abrir su HSA.

Este artículo apareció originalmente en Quick and Dirty Tips [ING].

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams is an award-winning author of multiple books, including Money Girl’s Smart Moves to Grow Rich. Her newest title, Debt-Free Blueprint: How to Get Out of Debt and Build a Financial Life You Love, is an Amazon No. 1 New Release. Laura’s been the writer and host of the popular Money Girl Podcast, a top weekly audio show in Apple Podcasts, since 2008. She’s a frequent source for the national media and has been featured on most major news outlets including NBC, CBS, ABC FOX, Bloomberg, NPR, The New York Times, The Wall Street Journal, The Washington Post, Money, Time, Kiplinger’s, USA Today, U.S News, Huffington Post, Marketplace, Forbes, Fortune, Consumer Reports, MSN, and many other radio, print, and online publications. Millions of readers and listeners benefit from her practical financial advice. Her mission is to empower consumers to live richer lives through her podcasting, speaking, spokesperson, teaching, and advocacy work. Laura received an MBA from the University of Florida. Visit LauraDAdams.com to learn more and connect with her.

Publicado por Debt.com, LLC