Estos 10 consejos pueden ahorrarle decenas de miles de dólares con el tiempo

5 minute read

Las hipotecas son algo bueno; después de todo, la mayoría de nosotros nunca podría comprar una casa sin una, incluso en los mercados más asequibles [ING]. Pero cuando se sienta, hace números y ve exactamente cuántos intereses está pagando por su préstamo, tener una hipoteca a veces puede parecer un poco opresivo. Y ni siquiera hemos mencionado el compromiso a 30 años.

Pero la buena noticia es que hay formas sencillas de acortar drásticamente ese plazo y reducir decenas de miles de dólares de los intereses que acaba pagando. Aquí hay diez maneras sencillas de tener esa hipoteca bajo control, antes de que ella lo controle a usted.

1. Hacer pagos extra

Si puede reunir el dinero para hacer un pago extra de la hipoteca [ING] (o dos) al año, le reportará grandes dividendos en el futuro. Esto se debe a que los pagos adicionales se destinan al capital, no a los intereses. Y como se está reduciendo el saldo del capital, también pagará menos intereses en total.

Esta estrategia es especialmente poderosa si se tiene en cuenta cómo están estructurados los programas de pago de hipotecas; en la primera parte del préstamo, la mayor parte del pago de la hipoteca se destina a los intereses, es decir, a pagar al banco. Esto se debe a que cada hipoteca es un riesgo, por lo que quieren obtener su dinero lo antes posible. Esta proporción se desplaza a lo largo de la vida del préstamo hasta que, al final, la mayor parte de cada pago se destina a pagar el capital principal. Esto se conoce como amortización, y puede utiliza calculadoras sencillas para saber cuánto paga en intereses frente al capital principal. El saldo de su hipoteca no desciende de forma constante, a un ritmo uniforme; es una suave pendiente que, hacia el final, cae casi en picada.

Hacer pagos adicionales, al principio de la vida del préstamo, ayuda a reducir ese capital mucho más rápido de lo que disminuiría de otro modo.

2. Eliminar el PMI

Si usted pone menos del 20% de cuota inicial, su prestamista probablemente le exigirá que tenga un seguro hipotecario privado (PMI, por sus siglas en inglés). Esto añade cientos de dólares a su presupuesto mensual, pero la buena noticia es que sólo tiene que pagarlo hasta que el saldo de su hipoteca alcance el 80% del valor de tasación de su casa. Tanto si lo consigue pagando el capital principal (con suerte, haciendo esos pagos extra) como si lo hace a través de la revalorización, debe contactar con su prestamista para cancelar el PMI tan pronto como alcance ese umbral.

3. Reajustar el pago de la hipoteca

¿Recuerda que dijimos que hacer pagos extra es una buena manera de reducir el capital? Normalmente, cuando los propietarios reducen el capital más rápido de lo previsto, se acorta el plazo del préstamo; se pagará, por ejemplo, en veinte años en lugar de en treinta. Pero hay otra forma de hacerlo.

El restablecimiento, o reajuste, de la hipoteca preserva el plazo de la misma y, en cambio, ajusta el importe del pago de la hipoteca. Así, en lugar de pagar en veinte años, pagará durante treinta años, pero su pago mensual se reducirá, de forma significativa, en algunos casos. Esta opción puede liberar una gran cantidad de dinero para su presupuesto mensual.

Por supuesto, la desventaja es que paga la hipoteca durante más tiempo y paga más en intereses. Sin embargo, para los hogares que tienen dificultades para hacer frente a los pagos mensuales, es una buena opción.

4. Impugnar la tasación de su propiedad

Los impuestos sobre la propiedad son la pesadilla de todo propietario, una molestia que puede suponer miles de dólares al año. Dado que los impuestos sobre la propiedad se calculan multiplicando la tasa de impuesto local por el valor de tasación de su propiedad, la mejor manera de mantener su factura de impuestos bajo control es monitorear de cerca la tasación de su propiedad.

Cuando reciba la carta de tasación, revise inmediatamente la información básica y asegúrese de que todo está correcto. Incluso algo tan pequeño como añadir una habitación o una chimenea inexistentes puede hacer subir su tasación. Si cree que su tasación es demasiado alta, busque propiedades comparables en su zona y compruebe sus tasaciones. También puede contratar a un tasador privado para que le dé una segunda opinión.

Pero recuerde: si decide presentar una queja por su tasación, actúe con rapidez. La mayoría de los municipios tienen un límite de tiempo para presentar una impugnación.

5. Refinanciar

Refinanciar su hipoteca [ENG] a un tipo de interés más bajo puede ayudarle a reducir drásticamente su pago mensual; sólo tenga en cuenta que tendrá que pagar las tasas de refinanciación. Calcule cuidadosamente su ahorro frente al dinero que tendrá que gastar para refinanciar, para estar seguro de que saldrá ganando a largo plazo

¿Quiere refinanciar su vivienda? Compare los tipos de interés para encontrar su mejor opción.

Comparar tipos de interésCall To Action Link

6. Modificar el préstamo

Si reúne los requisitos para una modificación del préstamo, podrá cambiar las condiciones de su hipoteca para hacerla más asequible. Podría alargar el plazo del préstamo, o incluso reducir el tipo de interés o el saldo principal.

¿El truco? No hay ninguno, salvo que no todo el mundo puede elegir esta opción. Las modificaciones de los préstamos están destinadas a las personas que atraviesan dificultades financieras. Para modificar con éxito su préstamo, tendrá que proporcionar una amplia documentación que demuestre que no puede pagar su hipoteca actual, y posiblemente incluso deba pasar por un período de prueba para asegurarse de que puede pagar la hipoteca en los términos modificados.

7. Reducir el tamaño de su casa

Aunque se trata de un gran paso, la venta de su casa y el uso del dinero en efectivo para reducir el tamaño de la vivienda a una más barata podría sacarle completamente de su deuda. Dado que lo ideal es que la siguiente vivienda se financie en su totalidad con la venta de la actual, querrá encontrar la forma de conservar cada céntimo posible. Una forma fácil de hacerlo es utilizar un agente con bajas comisiones; después de todo, la comisión estándar del 6% es casi siempre el mayor gasto para los vendedores de viviendas [ING].

Incluso si tiene que asumir una pequeña hipoteca en su nueva casa, todavía habrá mejorado significativamente su situación financiera.

8. Utilizar su casa para pagar deudas de alto interés

Su casa no tiene por qué ser un fin, también puede ser un medio. Si tiene muchas deudas de tarjetas de crédito con altos intereses, puede que no tenga sentido destinar dinero extra a su hipoteca. Al fin y al cabo, mientras está pagando su hipoteca con un interés relativamente bajo, su deuda de alto interés está acumulando intereses. Hay que ver el panorama general.

Una forma de abordar este tipo de situación es hacer una refinanciación en efectivo. Obtendrá una suma de dinero que podrá utilizar para pagar su deuda de alto interés, básicamente consolidándola y metiéndola bajo el tipo de interés mucho más bajo de su hipoteca.

9. Explorar una ARM

Si no tiene previsto quedarse en su casa a largo plazo, cambiar a una Hipoteca de tasa variable (ARM, por sus siglas en inglés) podría reportarle grandes beneficios. Una ARM ofrece un tipo de interés muy bajo durante los primeros cinco años, y luego cambia a un tipo de interés variable que está vinculado a la tasa de interés principal. Pero si no piensa quedarse en su casa más de cinco años, esa eventual subida no importará, y la tasa de interés inicial más baja puede ahorrarle cientos de dólares al mes.

10. Presupuestar, presupuestar, presupuestar

Hay muchas formas de ahorrar en la hipoteca que no tienen que ver estrictamente con ella. Recortar cuidadosamente los gastos de su presupuesto mensual puede suponer varios cientos de dólares más al mes que puede destinar a pagos adicionales del préstamo. ¿Cómo? Algunos métodos populares para recortar el presupuesto incluyen llevarse el almuerzo al trabajo, preparar el café en casa en lugar de ir a Starbucks y cancelar las suscripciones mensuales. Aunque ahora le cueste un poco, a la larga le compensará en gran medida.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Ben Mizes

Ben Mizes

Ben Mizes es el cofundador y CEO de Clever Real Estate, el servicio en línea gratuito que lo conecta con los mejores agentes para ahorrar miles de dólares en comisiones. Es un inversor inmobiliario activo con 22 unidades en St. Louis y un agente autorizado en Missouri. A Ben le gusta escribir sobre bienes raíces, inversiones, finanzas personales y libertad financiera.

Publicado por Debt.com, LLC