Errar es de humanos, pero puede evitar una catástrofe si sigue estos consejos

Debt.com se esfuerza por brindarles a nuestros usuarios información útil sin dejar de ser imparcial y veraz. Hacemos que nuestros patrocinadores y socios cumplan con los más altos estándares de la industria. Una vez investigados, los patrocinadores pueden compensarnos por los clics y las transacciones que se producen desde un enlace dentro de esta página.

John Rampton tiene una carrera que abarca varios trabajos. Es un experto financiero que escribe para publicaciones nacionales, habla en convenciones nacionales e invierte en empresas nacionales.

Sin embargo, no se trata de alabar a John Rampton, sino de contar su error más vergonzoso con el dinero. Hace muchos años, estaba en bancarrota – y fue su culpa.

“Tenía que pagar una enorme cantidad de dinero por el auto y no tenía ni un céntimo”, dijo a Debt.com en FinCon, una de las muchas conferencias financieras en las que es una estrella de rock: “Conducía un BMW nuevo, pero no podía hacer frente a los pagos. Vivía de cheque en cheque”.

Finalmente, decidió hacer algo al respecto.

“Me tragué un poco el orgullo y vendí mi BMW X5”, dice Rampton con dolor. “Era mi flamante orgullo y alegría. Luego cogí el dinero que gané con el pago del auto y me compré un Ford Focus usado”.

Aunque fue un movimiento financiero sólido, aún le dolió.

“No era bonito”, dice. “Le faltaban las tasas en dos ruedas y un tapón de gasolina. Pero en dos años pude usar el dinero que ahorré para pagar toda mi deuda estudiantil.”

Debt.com habló con otros expertos financieros en FinCon y les pidió que contaran sus peores errores financieros. Aquí están nuestros cinco favoritos.

NOTA: El siguiente video es en ingléspresione el botón de Transcripción del video para leer lo que dijeron estos expertos en español:

Gerri Detweiler, experta en crédito: Voy a confesar que he cometido varios errores financieros en mi vida. Algunos fueron más costosos que otros, pero creo que uno de ellos fue comprar una casa más grande de lo que necesitaba. Tengo una familia pequeña. Compramos una casa en ejecución hipotecaria, así que parecía un gran negocio, pero era una casa bastante grande. Así que cuando miro hacia atrás y veo todo el dinero que gastamos en mejoras y reparaciones de la casa y en facturas de servicios públicos y de limpieza, probablemente debería haber tenido una casa más pequeña. Eso lo resolví hace poco. Vendimos nuestra casa de 2,200 pies cuadrados y ahora vivimos en una casa de 400 pies cuadrados. Así que reduje drásticamente el tamaño y le diré que no tengo que contratar a una persona para la limpieza, mis facturas de servicios son como una cuarta parte de lo que eran y la vida es mucho más simple.

Rocky, 30AND0.com: Mi primera experiencia con la deuda, como la de muchos otros, creo que fue que tomé préstamos estudiantiles. Sin embargo, fui la primera persona de mi familia en ir a la universidad. Así que tomé préstamos estudiantiles que, por alguna razón, querían ser devueltos dentro de los 60 días después de que mi clase terminara. Y en ese momento, ganaba $5.15 la hora, así que no tenía $2,500 dólares para devolver el préstamo estudiantil. Así que empecé mi vida adulta a los 18 años con el crédito arruinado porque no podía devolver ese préstamo y no podía hacer los pagos correspondientes y estuvo inactivo durante bastante tiempo hasta que me uní al ejército y pude pagarlo. Sabía que endeudarse no era algo inteligente. Creo que es muy importante que la gente se dé cuenta de lo perjudicial que puede ser la deuda, porque el interés no juega a su favor cuando invierte. Trabaja en su contra cuando está endeudado.

Andrea Woroch, AndreaWoroch.com: Cuando estaba en la universidad, hacia el final, conseguí una tarjeta de crédito y empecé a acumular compras, me fui al extranjero, me fui a Australia durante un año, y empecé a usar esa tarjeta de crédito para poder disfrutar de ese año fuera. Desgraciadamente, eso me endeudó mucho y tardé muchos años en salir. Ese fue el punto de inflexión en el que me di cuenta de que ese no era el estilo de vida que quería y que tenía que hacer un gran cambio en la forma de ver mis gastos diarios y lo que quería de la vida.

Joe Saul-Sehy, Stacking Benjamins Podcast: Yo era un completo desastre con el dinero. Es curioso porque terminé como representante de relaciones públicas en American Express y American Express Financial Advisors durante 9 años. Pero antes de eso, mi primera tarjeta de crédito que me quitaron fue una tarjeta American Express. Porque en la universidad, después de que mi familia nunca hablara de dinero, fui a la universidad, fui a nuestro sindicato de estudiantes, solicité una tarjeta de crédito. Por cierto, fui a una universidad militar, así que no podía ganar dinero. Obtuve mi tarjeta de crédito, inmediatamente llevé a un grupo de mis amigos a comer, me compré un suéter (en una universidad militar; no puedo llevar un suéter). En 120 días, la tarjeta de crédito había desaparecido y mi crédito estaba arruinado. Pero a través de esos duros golpes -y, obviamente, aprendiendo más sobre el dinero- llegué a ser lo suficientemente bueno en ello como para no sólo ocuparme de mi propia situación, sino para aconsejar a otras personas. Fui planificador financiero durante 16 años.

Brandon Neth, FinanceBuzz.com: A los 18 años, recibí una herencia que no tenía ni idea de que iba a llegar, de $150,000. Recibí una gran cantidad de dinero y no tenía conocimientos financieros y me lo gasté en cuatro años. No sólo me lo gasté, sino que también me las arreglé para acumular deudas. Salí de la universidad con un montón de deudas y cometí grandes errores financieros. Entonces, por suerte, conocí a mi esposa en la universidad y ella era exactamente lo contrario. Un día, ella me dio una patada y dijo, “tienes que hacer estos cambios”. Y empecé a hacer esos cambios poco a poco. Decidí vivir esta loca vida frugal. Descubrí a Mr. Money Mustache, The Mad Phoenix, y a estos chicos que acaban de escribir sobre ello y lo están haciendo. Y me lancé con todo lo que pude. Cambié todo mi estilo de vida: me despidieron a los 33 años. La única razón por la que trabajo hoy es que me encanta. Así que pasé de salir de la universidad a los 22 años con $30,000 de deuda a 11 años después sin trabajo y no necesitando trabajar. Todo es estar en línea y dedicarle tiempo y esfuerzo. No soy el tipo más inteligente del mundo, si habla conmigo cinco minutos lo sabrá. Así que, si yo puedo hacerlo, cualquiera puede hacerlo.

Hacer un presupuesto no tiene por qué ser difícil. Comience a utilizar una herramienta de presupuesto que actualiza automáticamente las hojas de cálculo de Google y Excel con sus transacciones bancarias, de tarjetas de crédito y otras.

¡Comience GRATIS!Call To Action Link

Errores financieros de los que se arrepentirá después

Si paga las facturas de su tarjeta de crédito a tiempo, tiene un puntaje de crédito decente y es capaz de resistirse a contratar una tarjeta de crédito de tiendas, probablemente piense que está en buena forma financiera. Y puede que lo esté.

Pero incluso las personas que gozan de buena salud financiera cometen algunos errores financieros comunes, que se acumulan con el tiempo.

1. Gastar más de lo que gana

Uno de los errores financieros más fáciles de cometer en esta lista puede ser también el más fácil de solucionar. Eso no significa que sea fácil: no puede evitar mirar su cuenta corriente porque le asusta lo que va a ver. También tiene que hacer cuentas y negarse a sí mismo algunas cosas que quiere, o trabajar más que otras personas para conseguirlas.

Cómo evitarlo: Vea el número 2.

2. No ceñirse a un presupuesto

Para ceñirse a un presupuesto, primero hay que elaborarlo. Después, hay que ser diligente en cuanto a dónde va su dinero. ¿No sabe dónde poner el límite? Utilice la pauta 50/30/20, según la cual:

  • 50% de sus ingresos deben destinarse a gastos fijos, como el alquiler o la hipoteca, el transporte y los servicios públicos.
  • 30% deben destinarse a gastos flexibles, como alimentos, comidas fuera, ocio y regalos.
  • 20% se destina a las prioridades financieras, en este orden: deudas, ahorros de emergencia y retiro.

Cómo evitarlo: Los sitios web como Tiller [ENG] pueden ayudarle a realizar un seguimiento de sus gastos de forma automática, pero siguen requiriendo cierta gestión y ajuste por su parte.

Intente dividir las cosas en categorías como comida y cena, viajes y gastos varios para que pueda ver literalmente a dónde va su dinero, pero puede que no lo haga todo bien – y si no lo hace, no puede estar seguro de qué categorías se están pasando del presupuesto. Pero, por mucho, es mejor que el bolígrafo y el papel.

3. Convertirse en un dependiente financiero de las tarjetas de crédito

Depender demasiado de las tarjetas de crédito -una forma de “deuda renovable”- puede causar graves problemas a su salud financiera, incluido el punto número 1 en esta lista.

Hay dos razones para ello: No siempre se puede predecir qué parte de los ingresos se comerá la factura de la tarjeta de crédito a final de mes. Y hacer los pagos mínimos de su deuda es una forma fácil de racionalizar que está saliendo de la deuda. Pero eso puede llevar a un aumento de los intereses, a la imposibilidad de realizar los pagos y a dañar su crédito.

Cómo evitarlo: No se ponga excusas y no procrastine. Decir cosas como: “Mi deuda de tarjeta de crédito no es tan grave como la de mi cuñado” o “Sólo haré el pago mínimo este mes; el mes que viene pagaré mi saldo” son buenas maneras de mantenerse en un ciclo de deuda cada vez mayor.

4. No hacer las cuentas antes de pedir un préstamo estudiantil

Si está planeando financiar la educación superior con préstamos estudiantiles, debe tener un plan para pagarlos.

Eso no significa trabajar durante toda la universidad y ahorrar lo que pueda, aunque eso ayuda. Significa que, antes de estampar su firma en cualquier cosa, se tome el tiempo necesario para leer la letra pequeña y asistir a una reunión con un consejero de ayuda financiera. No pase por alto la consejería de entrada que suele exigirse para pedir un préstamo.

Cómo evitarlo: Rellene la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes si es estudiante o padre de un estudiante para saber si puede optar a alguna beca, que no hay que devolver. Busque todas las oportunidades de becas que pueda. Si eso no es suficiente, entonces empiece a buscar y a informarse sobre los préstamos estudiantiles.

Busque primero los préstamos federales subvencionados, luego, si es necesario, los no subvencionados y, por último, los préstamos privados. La diferencia es la siguiente: Los préstamos federales [ENG] suelen tener tasas de interés más bajas, y los subvencionados no le cobran intereses mientras está estudiando. Los préstamos federales también tienen más opciones de pago, incluyendo planes de pago basados en los ingresos.

En resumen: Los préstamos estudiantiles son un asunto complicado, así que asegúrese de investigar todo y hacer preguntas si no está seguro de lo que sucede para evitar mayores errores financieros.

5. No crear un fondo de emergencia

Aprenda a esperar lo inesperado. Enfermarse, tener una avería en el auto o tener que reparar la casa son gastos que, con toda seguridad, se producirán en los próximos 10 años.

Por eso es tan importante tener un fondo de emergencia, no sólo para un mal día, sino para utilizarlo en caso de que usted o su cónyuge pierdan el trabajo o haya una muerte en la familia.

Cómo evitarlo: Si hace un presupuesto cuidadoso, encontrará al menos unos cuantos dólares para guardar en cada cheque de pago. Póngase como objetivo ahorrar los gastos de un mes. Luego dos, luego tres. Al principio le costará, pero a la larga hará que su vida sea menos estresante.

6. Comprar algo nuevo cuando se puede comprar usado

Autos, yates, vehículos recreativos, aparatos electrónicos, son sólo algunas de las grandes compras que pierden valor rápidamente. Un auto nuevo pierde miles de dólares de valor incluso antes de meterlo en el garaje.

Claro, nuevo debería significar fiable. Pero es un atajo muy costoso, sobre todo si pide un préstamo para el auto.

Cómo evitarlo: La mayoría de las cosas pierden valor con el tiempo, pero normalmente el ritmo es más rápido cuando son nuevas. Esperar un año suele ser suficiente para conseguir un valor duradero, especialmente si ha salido una nueva versión desde entonces.

7. No ahorrar para el retiro mientras se pueda

Aunque haya pasado toda su vida laboral sin ahorrar para retiro, no es demasiado tarde para empezar. No cometa errores financieros como creer que el Seguro Social le pagará lo suficiente para jubilarse cómodamente, o que Medicare cubrirá todas sus facturas médicas.

Cómo evitarlo: Muchos empleadores ofrecen un plan 401(k) de contrapartida en el que su empresa hace aportaciones a su retiro cuando usted lo hace. Aprovéchelo lo antes posible y procure obtener la totalidad de la aportación. Si no lo hace, básicamente está tirando dinero gratis.

8. Gastar demasiado en muy poco

Las pequeñas cosas -el café, los cigarrillos, las comidas fuera de casa- realmente suman. Los viajes diarios a Starbucks le costarán casi $766 [ENG] al año, y eso es sólo por el café. Los consumidores gastan unos $53 a la semana en comer fuera, lo que supone casi $3,000 [ENG] al año

Cómo evitarlo: Prepare su propio café, empaque su propio almuerzo y encuentre formas gratuitas de darse un pequeño estímulo. La tentación será fuerte al principio, pero una vez que rompa el hábito será más fácil. Y el ahorro es inmediato: cada vez que se resiste, ahorrá unos cuantos dólares.

9. Intentar comprar la felicidad

Hablando de estimulantes gratuitos…

Es cierto que el dinero puede comprar cosas y, a veces, las cosas pueden hacerlo feliz. También es cierto que la eterna búsqueda de posesiones puede hacerlo muy infeliz. Según un estudio del Instituto Worldwatch [ENG], un grupo que aboga por “un mundo sostenible que satisfaga las necesidades humanas”.

El fracaso de la riqueza adicional y el consumo como vehículos para tener una vida satisfactoria puede ser el argumento más elocuente para reevaluar nuestro enfoque actual sobre el consumo.

Cómo evitarlo: Normalmente son las cosas que se desean desde hace tiempo las que dan una felicidad duradera, porque se aprecian más que las compras impulsivas. Pero, aunque suene a cliché, las mejores cosas de la vida son realmente gratis. Y si se concentra en rodearse de influencias positivas, en lugar de quedar atrapado en la carrera de ratas consumista, vivirá más feliz [ENG] y durante más tiempo.

10. Intentar cambiar todo a la vez

La aptitud financiera es muy parecida a la aptitud física: no puede esperar levantar el peso de su cuerpo en la primera visita al gimnasio o correr una maratón cuando ha estado sentado en el sofá durante el último año. Del mismo modo, si está endeudado y tiene malos hábitos, le va a llevar tiempo empezar a pensar en el dinero de forma correcta.

Digamos que lee todo lo que hay en este artículo y se siente inmediatamente motivado para recortar todos los gastos extra, contribuir a un 401(k) y comenzar un fondo de emergencia. Se acabaron los errores financieros elemnetales. Entonces ve una fuerte disminución del dinero para gastos, y en lugar de ajustar su estilo de vida, lo cual sería difícil, probablemente dejará de hacer sus contribuciones al 401(k) y al fondo de emergencia, lo cual es fácil.

Cómo evitarlo: Empiece poco a poco. Piense en los ahorros como en la pérdida de peso: no hay una solución rápida para perder peso o para hacerse rico que sea duradera.

Cómo superar los errores financieros

Todos nos arrepentimos de nuestras finanzas en algún momento. Es fácil frustrarse por los errores financieros, pero ¿cómo ponerlos en perspectiva y seguir adelante?

Marcia Reynolds, Psy. D. escribió un artículo sobre “5 pasos para seguir adelante a pesar del remordimiento” para Psychology Today. En su artículo, habla de cómo el arrepentimiento se basa a menudo en una falsa comparación. Si define la felicidad en función de las cosas que posee o del tamaño de su casa, puede que esté propiciando el remordimiento.

Ella señala que los seres humanos son malos para estimar lo que les traerá felicidad en el futuro. Sólo tenemos un control parcial sobre nuestras circunstancias y tomamos decisiones basadas en experiencias pasadas. Cuando la vida resulta diferente de lo que esperamos, nos culpamos.

La autora explica cinco pasos para afrontar el remordimiento y seguir adelante. Veamos sus cinco pasos en el contexto de los errores financieros.

1. Aceptar el remordimiento como parte de la vida

Nadie tomará siempre la decisión financiera perfecta. Mi padre solía decirme: “Si no cometes ningún error, entonces no debes estar haciendo nada”. No siempre puede comprar ese auto al precio más bajo posible u obtener esa hipoteca a la tasa de interés más baja. Tome la mejor decisión que pueda en ese momento. La vida consiste en aprender. Aprenda de su experiencia.

2. No hacer demasiado hincapié en lo malo de sus decisiones

No se castigue demasiado por una mala decisión financiera. Intente comprender cómo pagó de más por ese auto o cómo se endeudó con la tarjeta de crédito. Tomó esa decisión en el contexto de sus circunstancias en ese momento. Tal vez recibió un mal consejo. Utilice sus conocimientos para evitar futuros errores y para compartir con su familia y amigos la sabiduría que tanto le ha costado adquirir.

3. Reclamar el día de hoy como el mejor que tiene con lo que sabe ahora

Concéntrese en los aspectos positivos de su situación financiera actual. Aprecie las cosas que ya posee o las experiencias que se ha podido permitir. Busque oportunidades para mejorar su futuro financiero disfrutando de lo que tiene ahora y utilizando lo que ha aprendido. Encuentre formas sencillas de disfrutar su vida, como visitar a un amigo, hacer voluntariado, leer un buen libro, dar un paseo o ir a un museo.

4. Dedicar tiempo a reflexionar sobre lo que está agradecido

Agradezca sus éxitos económicos. Agradezca sus posesiones, sus experiencias, la crianza de sus hijos y las personas a las que ha podido ayudar en el camino. Tómese el tiempo para agradecer a las personas que le han ayudado a llegar a donde está hoy.

5. Si se lamenta, cambie algo

Hacer incluso un pequeño cambio financiero puede ayudar a superar el remordimiento financiero. Realice más que el pago mínimo de su tarjeta de crédito. Empiece a depositar una pequeña parte de su sueldo en una cuenta de ahorros. Los pequeños pasos pueden llevar a otros mayores. Tal vez pueda refinanciar esa hipoteca a una tasa de interés más baja o abrir esa cuenta de retiro.

La Sra. Reynolds señala en su artículo que la gente se arrepiente más de lo que “no hizo” que de “lo que hizo”. Tomar una acción positiva, aunque sea pequeña, puede cambiar su perspectiva y hacerle sentir más empoderamiento sobre sus finanzas.

Todo el mundo se arrepiente. Lo importante es aprender de ellos y seguir adelante, para poder disfrutar de una vida más feliz, saludable y satisfactoria.

Anuncio publicitario

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Jess Miller

Jess Miller

Jess is the former assistant editor at Debt.com and previously worked for National Journal and Scripps Howard. Her work spans from print to financial services to UX/UI design, and her expertise includes copywriting, social media, content marketing, design, and editing.

Publicado por Debt.com, LLC