Un plan para ahorrar dinero y al mismo tiempo obtener todo lo que necesita y desea

Un presupuesto digno, debe garantizar que usted pague sus facturas a tiempo y nada más. Pero un presupuesto exitoso, significa que usted tiene una idea acerca de en qué está gastando su dinero y en qué está ahorrando.

El presupuesto 50/30/20 (en inglés) es una opción popular para hacer que eso suceda.

¿Qué es el presupuesto 50/30/20?

La senadora Elizabeth Warren de Massachusetts, una experta en bancarrota que enseñó en Harvard, fue quien originalmente acuñó el término “presupuesto 50/30/20” en un libro que escribió con su hija, Amelia Warren Tyagi, titulado: “All Your Worth: The Ultimate Lifetime Money Plan.” (“Todo su valor: El plan para el dinero de por vida.”)

El presupuesto es similar al de otros presupuestos basados en porcentajes: Reserva un 50% de sus ingresos para sus necesidades, un 30% para sus deseos u objetivos y un 20% para sus ahorros.

Antes de presupuestar: Cálculo de los ingresos después de impuestos

Antes de sentarse con una hoja de Excel terriblemente en blanco para planificar su presupuesto, debe tener una idea real de cuánto dinero tiene para manejar. Ponga sus manos en sus comprobantes de pago más recientes (o si tiene depósito directo con su empleador, simplemente inicie sesión en su cuenta bancaria y vea cuánto lleva a su casa cada mes).

El número mágico es su ingreso después de impuestos: Debe hacer un presupuesto con un ingreso mensual del que ya se haya deducido los impuestos, Medicare y el Seguro Social. Sin embargo, si contribuye a una cuenta de ahorro de salud (HSA, por sus siglas en inglés), o a una cuenta de jubilación, y las primas de atención médica salen de su cheque de pago, sume esas cantidades nuevamente a su total. Se ocupará de ellas más tarde.

Las cosas están un poco más borrosas si trabaja por cuenta propia (lo digo como un escritor independiente que hace todo lo posible por ajustarse a su presupuesto). Los ingresos que utiliza para su presupuesto deben ser sus ingresos brutos, sin todos los gastos comerciales y el dinero que reserva para los impuestos estimados trimestrales. Aunque los impuestos de cada persona varían ligeramente, reservo el 35% en una cuenta separada, por lo que siempre estoy cubierto.

Una vez que sepa su ingreso actual después de impuestos, puede comenzar a diseñar su presupuesto 50/30/20. Para el propósito de este artículo, supongamos que usted tiene un ingreso mensual después de impuestos de $4,000.

Reserve el 50% para sus necesidades

Sus necesidades son gastos mensuales que debe pagar para sobrevivir o existir razonablemente en la sociedad actual.

Los gastos comunes en esta categoría incluyen vivienda, pagos de automóviles, seguros (recuerde, agregamos los costos del seguro de salud a su pago mensual para que pueda aplicarlos aquí), facturas de comestibles, servicios públicos, Internet, teléfono celular y préstamos pendientes (el pago mínimo en su tarjeta de crédito, o préstamos estudiantiles, por ejemplo).

La regla de presupuesto 50/30/20 establece que debe dedicar el 50% de sus ingresos a esta categoría. Supongamos que usted, con su ingreso de $4,000, tiene los siguientes gastos:

  • Hipoteca: $800
  • Pago del auto: $200
  • Seguro de automóvil: $100
  • Comestibles: $300
  • Gasolina: $50
  • Seguro de salud: $100
  • Costos de la mascota: $100
  • Gastos de servicios públicos (agua, electricidad, etc.): $100
  • Teléfono e internet: $100
  • Pago mínimo de tarjeta de crédito: $20

Esa cantidad totaliza $1,870. Pero según el presupuesto de 50/30/20, puede gastar hasta $2,000 (50% de $ 4,000) en necesidades. Los $130 restantes podrían reservarse para necesidades inesperadas, como el mantenimiento del vehículo, un viaje al médico o ropa de trabajo nueva.

Presupuesto del 30% para sus deseos

A nadie le gusta pagar por cosas como el alquiler o comestibles, pero estos gastos son inevitables. Los deseos, por otro lado, son las cosas que mantienen la vida emocionante y hacen que su esfuerzo valga la pena. Y con el presupuesto 50/30/20, puede gastar su dinero en estas cosas sin sentirse culpable, hasta cierto punto.

Ya sea dinero para cerveza, regalos para miembros de la familia, un nuevo juego de mesa, una taza de café o un viaje de fin de semana a las montañas, su presupuesto le permite gastar hasta el 30% de sus ingresos en las cosas que desee, sin importar, tal vez, lo innecesarias que sean. En el escenario de ingresos mensuales después de impuestos de $4,000, puede gastar $ 1,200 en las cosas que le gustan.

Reserve aparte un 20% para sus ahorros

El 20% final de su ingreso mensual, debe ir hacia su seguridad financiera. Esto significa ahorros, así como a los pagos de deudas.

Los ahorros típicos incluyen contribuciones a un fondo de emergencia o cuenta de ahorros e inversiones en su jubilación con cuentas 401 (k) o contribuciones IRA (recuerde que las hemos agregado a sus ingresos, para que podamos aplicarlas aquí). Algunos que elaboran un presupuesto, pueden tener objetivos de ahorro específicos, como vacaciones europeas o pagos iniciales para una casa; estos ahorros también deberían provenir de este 20%.

Pero esta cantidad también es responsable de sus deudas. Si bien el pago mínimo en su tarjeta de crédito se considera obligatorio y sale de la categoría de “50% de necesidades”, cualquier pago adicional (como efectuar el pago total cada mes) proviene de este 20%. Si paga extra para el principal (o capital) de su hipoteca o al pago de su automóvil, este 20% también aplica.

En el ejemplo de $4,000, tendría $800 al mes para presupuestar y ahorrar.

¿Quiere más consejos para elaborar un presupuesto? ¡Mire esto!

Aprenda más

Manteniéndolo flexible

La belleza de un presupuesto basado en porcentajes, es que puede ajustarse según sus necesidades y objetivos. La asignación 50/30/20 funciona para la mayoría de las personas, pero no para todas.

Tal vez usted esté bien recortando los deseos porque disfruta de los atracones de Netflix mientras toma sopa de fideos, todo en un esfuerzo por ahorrar más dinero para un mes de vacaciones y pagar las deudas de las tarjetas de crédito. Si es su caso, usted podría estar necesitando un desglose porcentual diferente, para que funcionara mejor para usted.

Dicho esto, los expertos financieros lo instan a que cree un 50% como máximo para sus necesidades, si es posible. Esto puede significar recortar los gastos de comestibles, obtener un compañero de cuarto o cambiar por un automóvil de modelo más antiguo.

No “configurarlo y luego olvidarlo”

El consejo más importante para cualquier presupuesto, es mantenerlo al día. Si sus metas de ahorro cambian, si obtiene un aumento, o si sus facturas de servicios públicos aumentan en el invierno, debe ajustar su presupuesto para asegurarse de que sus gastos y hábitos de ahorro estén en línea con el dinero que gana, y las facturas que debe pagar.

Si la falta de un presupuesto como este lo llevó a tener deuda de tarjetas de crédito, en Debt.com podemos ayudarle. Llámenos al 1-844-669-4596 y uno de nuestros consejeros de crédito certificado le ayudará a mejorar sus finanzas en poco tiempo. ¡La consulta es gratis!

Timothy Moore es editor y escritor independiente que cubre actividades de las finanzas personales, automotriz, carreras y otros temas. Sus prácticas presupuestarias lo han ayudado a comprar y renovar una casa, viajar por el mundo, y cuidar de dos cachorros de rescate muy necesitados, todo esto, logrado antes de cumplir los 30 años de edad. Actualmente vive en Ohio con su pareja.

análisis de deuda 855-654-9191

manejo del dinero, presupuesto

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Noviembre 12, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: ¿Qué es un presupuesto 50/30/20? - AMP.