No se deje engañar por los estafadores de entregas que se dirigen a compradores online ocupados y distraídos

minutos de lectura

4

Don’t Fall for These Sneaky Package Delivery Scams estafas de entrega de paquetes
SasinTipchai / Shutterstock.com

No caiga en estas estafas de entrega de paquetes

Ahora que llegan las fiestas, el Servicio Postal de Estados Unidos, UPS, FedEx y otras empresas de envío y entrega de paquetes están más ocupados que nunca. Es posible que usted también esté ocupado, haciendo la mayor parte de sus compras navideñas por Internet y esperando que lleguen muchos paquetes. Por eso, recibir un aviso o un mensaje de un servicio de entrega sobre un paquete que supuestamente tiene problemas para entregar puede no levantar sospechas inmediatamente, pero tenga cuidado.

Según el Better Business Bureau (BBB, por sus siglas en inglés)[1] los estafadores que se dedican a la entrega de paquetes se aprovechan del estrés y la distracción de las fiestas para robarle la identidad o descargar malware en su ordenador o dispositivo

A continuación vea las estafas de entrega de paquetes más comunes a las que debe prestar atención en estas fiestas.

Haga clic aquí para inscribirse en nuestro curso gratuito de educación financiera por correo electrónico.

1. Mensajes de texto y correos electrónicos de phishing

Los estafadores pueden enviar mensajes de texto o de correo electrónico de suplantación de identidad que parecen avisos oficiales de las empresas de reparto y que contienen un enlace de seguimiento que puede conducir a un robo de identidad o a un mal funcionamiento del ordenador u otro dispositivo si se hace clic en él.

El correo electrónico o el mensaje de texto falso pueden decir que el “transportista” está teniendo dificultades para entregar el paquete o pedirle que actualice sus preferencias de entrega. Una vez que haga clic en el enlace, es posible que se le dirija a una página en la que se le pida información personal confidencial que puede utilizarse para robar su identidad. O bien, al hacer clic en el enlace se abre la puerta a la descarga de software malicioso en su ordenador.

El BBB recomienda llevar un registro de los paquetes solicitados y de las fechas de entrega previstas para que, en caso de recibir una falsa “notificación oficial” de un estafador, se ponga en guardia.

Infórmese: ¿Podría ser un blanco para la extorsión en tiempos de Covid-19?

2. Llamadas telefónicas no solicitadas

Las empresas de reparto suelen dejar un aviso de entrega fallida en su puerta, así que si recibe una llamada de alguien que dice representar a una empresa de reparto y que afirma que el transportista no ha podido entregar un paquete, tenga cuidado. La persona que llama podría estar buscando su información personal sensible para robar su identidad o pedirle el número de su tarjeta de crédito para “reprogramar la entrega”.

Incluso si no ha pedido un paquete, un estafador telefónico puede intentar convencerlo de que proporcione información personal alegando que el paquete (inexistente) es de un amigo o familiar.

“Aunque la persona que llame sea amable, tenga siempre cuidado cuando le pidan información personal. Cuelgue, busque el número oficial de atención al cliente y contacte directamente con la empresa para confirmar su petición”, advierte la BBB.

Infórmese: 6 señales de alerta de estafa por rastreo de contactos del Covid-19 

Fake “missed delivery” notices
Sean Locke Photography / Shutterstock.com

3. Avisos falsos de “entrega perdida”

Todos hemos llegado a casa con avisos de entregas perdidas de vez en cuando, por lo que encontrar uno pegado a su puerta podría no levantar automáticamente ninguna sospecha. Sin embargo, el aviso podría provenir de estafadores que afirman falsamente que tienen problemas para entregar un paquete y le piden que llame para reprogramar la entrega. Si ese es el caso, el aviso de entrega fallida es en realidad una estrategia para obtener su información personal con fines de robo de identidad.

La BBB recomienda llevar un registro de todos los paquetes y entregas previstos con números de seguimiento para poder vigilar el proceso de entrega y la fecha de entrega prevista.

“Esto dificulta que los estafadores puedan engañar con el reclamo de una entrega de un paquete falso”, dice el BBB.

Infórmese: 6 advertencias sobre los estafadores en línea que hacen “descuentos por cierre” 

4. Paquetes robados

Los ladrones que roban paquetes en los porches [ING] son una forma más de ser estafado en torno a la entrega de paquetes. De hecho, en los últimos 12 meses, más de 35 millones de personas en EE.UU. y PR dicen haber sido víctimas de robos de paquetes y alrededor del 14% dicen haber sido víctimas de piratas de porches que roban paquetes, según una nueva encuesta de Finder, una empresa de servicios financieros.

Sin embargo, hay algunas formas de burlar a los “piratas del porche”. Haga que le entreguen los paquetes en su lugar de trabajo o en la dirección del trabajo de un amigo, o pida a un vecino de confianza que esté en casa durante el día que lleve los paquetes que deben ser entregados dentro de su casa. Pregunte a la empresa de reparto si puede recoger los paquetes en un lugar centralizado o guardarlos en una taquilla hasta que pueda recogerlos.


Fuente:
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC