Una compañía de tarjetas de crédito me llevó a la corte. Así es como lidié con eso

3 minute read

Lo recuerdo como si fuera ayer. Alguien llamó a mi puerta, y un extraño estaba parado allí y sabía mi nombre. A pesar de mi extraño radar de peligro, abrí la puerta y me entregó rápidamente los documentos para que me presentara en el tribunal en una fecha futura. Las cosas se volvieron reales.

Recibiendo una citación por tarjetas de crédito

Nunca me había pasado esto antes, y cuando sucedió, estaba completamente desprevenida. La ironía era que había eliminado miles y miles de dólares de deuda cuando esto sucedió, y estaba muy cerca de salir de mis deudas.

Como nunca había experimentado algo como esto, me asusté.

Por lo general, recibirá una citación porque su acreedor ha estado tratando de comunicarse con usted y no ha respondido por algún motivo. Esta publicación no se trata de juzgar lo que hizo o no hizo, sino para situarlo en dónde está ahora.

Una vez que haya recibido su citación, léala detenidamente y asegúrese de que la información y lo que se demanden en su contra, tenga sentido. ¿Es esto realmente una factura que está debiendo? ¿La cantidad indicada coincide con lo que realmente debe?

[Para obtener información adicional, consulte Cómo responder a una citación civil por deudas de tarjetas de crédito (en inglés)].

Una vez que haya verificado dos veces todos los detalles, es hora de ir a la corte.

Tenga en cuenta que es probable que tenga una fecha de audiencia de varios meses a partir de la fecha en que recibió la notificación. Si ese es el caso, asegúrese de programar un recordatorio dos semanas antes de su cita en la corte, y luego un recordatorio adicional, para una semana después.

 ¿Quieres salir de las deudas?  Complete nuestro formulario y encuentre la solución a sus deudas gratis. 

Ayuda gratisCall To Action Link

La fecha de su cita en la corte

Cuando sea el momento de ir a la corte, planee llegar temprano. Si no está claro en qué sala del tribunal se tratará su caso, solo hable con las personas que trabajan en la recepción.

Una vez que llegue a la sala de espera inicial, notará que hay otros demandados y abogados esperando para comenzar.

Debe recordar que el abogado representa los mejores intereses de la empresa a la que le debe dinero. Asegúrese de hacer tantas preguntas como sea posible.

El juez, que instruyó al grupo de personas sentadas en la sala conmigo, se aseguró de pedirnos que hiciéramos todas las preguntas posibles, y sobre cuáles eran nuestros derechos durante los procedimientos.

En este punto, estará sintiendo los nervios, pero también puede estar un poco cansado mentalmente. Tuve que presentarme a las 8:00 a.m. y ya estaba agotada, porque me costó mucho dormir la noche anterior. Sí, estaba bastante nerviosa.

Una vez que llegó el momento de hablar con el abogado que representaba a la compañía de tarjetas de crédito a la que debía, la conversación fue bastante sencilla.

El objetivo era acordar un plan de beneficio mutuo, que fuera conveniente, tanto para mí como para la empresa demandante. Asegúrese de no estar de acuerdo con ningún plan de pago del que no pueda cumplir los términos que allí se establezcan, de manera realista.

Si sabe que no puede pagar $500 por mes, no acepte un pago mensual irrazonable con esa suma. También pregunté sobre las penalidades por pagos anticipados. Quería asegurarme de que no me penalizarían si terminara pagando más en la deuda que la cantidad acordada.

En lo que está de acuerdo

Finalmente, si es posible, intente obtener un acuerdo que congele sus pagos de intereses . Puede ser realmente frustrante pagar una factura, y aun así, seguir acumulando intereses. Tenga en cuenta que es posible que esta opción no esté disponible para usted.

Si se encuentra en esta situación, no se culpe ni se desanime. Ser duro consigo mismo no cambiará su situación actual. Aprenda de esta experiencia, para no tener que visitar la corte en el futuro.

He pasado muchos años pagando una gran cantidad de deuda. Una de las lecciones difíciles que aprendí, es que no puede ignorar sus deudas, o tener el “síndrome del avestruz”. Descubrí que cada vez que me abrumaban mis finanzas, a veces me cerraba mentalmente.

Hoy en día, paso mucho tiempo prestando atención a mi salud mental en lo que respecta a mis finanzas. Cuanto más me estreso, más probable es que me “bloquee mentalmente”.

Afortunadamente, estoy al final de un gran punto en mi viaje financiero y creo que he desarrollado mejores habilidades para enfrentar mi deuda y sobre las conversaciones que necesito tener con mis acreedores.

Si necesita ayuda con una negociación de liquidación de deudas, Debt.com puede conectarlo con abogados acreditados de liquidación de deudas. Llámenos al 1-844-669-4596.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Michelle Jackson

Michelle Jackson

Michelle Jackson es una escritora de finanzas personales que ha aprendido todo sobre el dinero de la manera más difícil y menos deseable. Ella ha pagado miles de dólares en deudas, y está emocionada de ayudar a educar a otros sobre cómo hacer crecer su dinero, mantenerse libre de deudas y vivir su mejor vida financiera. Cuando no está inmersa en el tema del manejo del dinero, puede encontrar a Michelle practicando caminatas y senderismo en su estado natal de Colorado.

Publicado por Debt.com, LLC