Casi todos piensan que la universidad vale la pena, pero eso no significa que tenga que endeudarse para obtener un título.

Si comete estos errores en la universidad, podría estar pagándolos mucho después de la graduación.

Según una encuesta de Barnes & Noble [1 ENG], más de la mitad (56 por ciento) de los estudiantes subestiman lo caro que es la universidad. Ahora están demasiado metidos con los préstamos estudiantiles, y algunos pueden incluso no saber cuánto es el costo. Pero la mayoría de las personas todavía piensan que la universidad vale la inversión, según Sallie Mae [2 ENG].

Entonces, si va a ir a la universidad y está considerando pedir un préstamo, aquí hay algunos errores comunes y la forma de evitarlos.

1. Obtener préstamos estudiantiles en primer lugar

Demasiados estudiantes y padres no están buscando diligentemente otros medios para ayudarlos a pagar la educación superior. Lo primero que debe hacer es llenar una Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes. Pueden ser difíciles de entender, pero podría dar buenos resultados.

Los padres y futuros estudiantes deben investigar las cuentas de ahorro 529, las organizaciones cívicas locales que brindan ayuda a los buenos estudiantes, las opciones del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva (ROTC, por sus siglas en inglés) y más. Diríjase al consejero de orientación de su escuela secundaria, explore la web y visite la biblioteca local para obtener bases de datos basadas en becas. También hay algunas becas muy extrañas que casi cualquiera puede solicitar.

El punto es que hay varias formas de ayudar a pagar la universidad. No solo confíe en los préstamos universitarios, porque podría terminar uniéndose a los estadounidenses que deben $ 1.5 billones en préstamos estudiantiles.

2. No saber cuál será su pago mensual

Es una locura, pero los estudiantes y los padres aceptan préstamos sin preguntar nunca [ENG] cuánto será el total de sus pagos mensuales. ¿Compraría un automóvil y simplemente saldría de la sala de exposición sin saber su pago mensual? No es de extrañar que tantos graduados se sientan sorprendidos por la cantidad que deben cada mes.

Use una de estas calculadoras [ENG] para determinar lo que debe, porque nos guste o no, tendrá que pagar su préstamo a menos que califique para un programa de condonación de préstamos estudiantiles. Pero eso no es algo con lo que deba contar.

3. No pagar intereses mientras está en la escuela

Si obtiene un préstamo no subsidiado [3 ENG], el interés comienza a sumarse en el momento en que se desembolsa su préstamo. Ese interés no dejará de acumularse hasta que usted cancele el préstamo. ¿A dónde va el interés? Se agrega a su capital, que es el saldo total que debe.

Ese no es el caso de los préstamos subsidiados, que se basan en la necesidad financiera y no comienzan a acumular intereses hasta que haya terminado con sus estudios. Obtenga todo lo que pueda de estos, antes de recurrir a préstamos no subsidiados, y no tendrá que preocuparse por los intereses hasta más tarde.

Pero cuando ignora sus préstamos sin subsidio por cuatro o más años, el saldo crece silenciosamente. Un préstamo de $ 10,000 podría terminar siendo de $ 12,000 después de la graduación, así que asegúrese de averiguar la tasa de interés de su préstamo antes de inscribirse para obtener uno. Si por alguna razón no puede hacer pagos de intereses mientras asiste a la escuela, al menos sabrá cuánto dinero deberá, aunque eso no es un gran consuelo.

4. Negarse a trabajar mientras está en la escuela

Una forma de resolver el problema de interés es obtener un trabajo de medio tiempo. Los restaurantes siempre están buscando ayuda a tiempo parcial. Muchas universidades también tienen juntas de trabajo. Pregúntele a su consejero universitario sobre la disponibilidad de empleos dentro y fuera del campus. Una vez que tenga un trabajo, puede pagar los intereses de su préstamo cada mes y construir crédito.

Los estudiantes que trabajan a tiempo parcial y pagan deudas, comenzarán a establecer un historial de crédito. Ese historial crediticio es lo que observan los acreedores cuando deciden si usted califica o no para un préstamo o tarjeta de crédito después de la universidad. Es realmente una ventaja. Obtiene un título y, al mismo tiempo, desarrolla un sólido crédito, junto con mejores habilidades de administración del tiempo.

5. Ignorar los conceptos básicos de préstamos estudiantiles

Los estudiantes deben comprender por completo lo que implican estos préstamos, por ejemplo, cuánto piden prestados cada año, los tipo de préstamos, las tasas de interés, cuándo contactar al administrador de préstamos y los tipos de planes de pago. Es muy molesto. Pero es necesario.

Una vez que el estudiante se gradúa y comienza el proceso de pago, muchos actúan aturdidos y enojados. Pagar un préstamo es el costo del préstamo. Es lo mismo que un préstamo de automóvil, hipoteca o préstamo privado. Usted paga lo que pide prestado, con intereses. No ignore lo básico.

6. No ahorrar para la universidad antes de tiempo

La mejor manera de ahorrar para la universidad es comenzar temprano. Los padres pueden comenzar a contribuir a los planes 529 [4 ENG] que aumentan sus ahorros libres de impuestos mientras sus hijos aún son jóvenes.

Pero los jóvenes también pueden ahorrar para su propia universidad. Según el Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados (AICPA, por sus siglas en ingles), los millennials son la generación más propensa a decir que demorarán el inicio de la universidad para poder ahorrar más y obtener menos préstamos. Vivir en casa durante algunos años adicionales, y trabajar antes o durante la universidad es una opción para mantener bajos los costos.

¿Ir a la universidad es la única opción?

Un error que cometen los estudiantes fuera de los préstamos estudiantiles, podría ser su elección para ir a la universidad, cuando no es la única opción.

Aplaudimos al 43 por ciento de los participantes de la encuesta de AICPA que dijeron que elegirían una escuela de oficios para una profesión específica. Saber lo que quiere hacer ahorra tiempo y dinero. El Departamento de Educación de los EE.UU. tiene un sitio web donde puede comparar los costos de diferentes escuelas privadas, escuelas públicas y escuelas comerciales [5 ENG].

Pero si elige una escuela comercial o técnica, aconsejamos no elegir una universidad con fines de lucro. El Departamento de Educación ha amenazado con cerrar algunas de estas escuelas por tener algunas de las tasas de incumplimiento de préstamos más altas del país. En su gran mayoría, tienden a ser escuelas de belleza, escuelas de diseño o escuelas de estilismo.

Otra alternativa rentable es la universidad comunitaria. Incluyen que usted asiste, por lo menos, medio tiempo, mantiene un promedio de calificaciones de 2.5 y está trabajando para obtener un título o para transferirse a una universidad de cuatro años.

Pero si ya se ha metido profundamente en préstamos estudiantiles, visite la guía de Debt.com Cómo salir de la deuda de préstamos estudiantiles.
[Cameren Boatner contribuyó a este informe.]

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Debt.com

Debt.com

Los escritores de Debt.com son periodistas, expertos en finanzas personales y consejeros de crédito certificados. Sus consejos sobre dinero (cómo hacerlo, cómo ahorrarlo y cómo gastarlo) es basado en la experiencia financiera de todo el equipo. Ellos han aparecido en medios de comunicación que van desde The New York Times hasta USA Today, desde Forbes hasta FOX News, y desde MSN hasta CBS.

Publicado por Debt.com, LLC