¿Quiere ahorrar dinero y pagar las deudas? Intente vivir como la abuela.

4 minute read

[Columnista de finanzas personales Deb Hipp]

Hola, soy Deb Hipp, y escribo sobre todo tipo de formas de aprovechar cada dólar. Mire mi columna, 7 cosas que aprendí de la abuela sobre la vida frugal.

Mi abuela creció en la pobreza. Así que me dio muchos buenos consejos, muchos de ellos sobre el dinero. He aquí algunos consejos:

  1. Comer frijoles. Son baratos, sabrosos y una fuente saludable de proteínas.
  2. Leer el periódico. Leer realmente los anuncios, en concreto, las ofertas de la tienda de comestibles: así me ahorro 120 a la semana.
  3. Buscar en el estante de rebajas. Seguro que la mayor parte es inútil, pero se puede conseguir una que otra oferta allí.

Aprendí muchas más lecciones de la abuela. Léelas en Debt.com

Fui una de esas niñas afortunadas cuyos abuelos estaban siempre presentes en mi vida. Mis hermanos y yo los visitábamos al menos una vez a la semana, y a menudo pasábamos la noche. No sabía entonces que mi cerebro de niña estaba absorbiendo sutiles mensajes sobre el dinero de los que me beneficiarían más adelante.

Había muchas mañanas en casa de la abuela en las que me despertaba con el canto de los pájaros de los árboles cercanos a la ventana abierta de la habitación. Era un despertar tranquilo, a diferencia de los zumbidos y las alarmas que me sacuden del sueño cuando ahora que soy adulta.

Una de esas mañanas, caminé descalza por el pasillo hasta la cocina, donde mi abuela preparaba tazones de avena para mí y mis dos hermanos. Nuestra comida venía de un gran bote de cartón, no de costosos paquetes de una sola porción. Aquel día no pensé en el precio de la avena, pues no tenía ni idea de que el grano que mezclaba con mantequilla, leche y azúcar para mi desayuno no costaba casi nada.

Probablemente sea la sensación de seguridad y amor que sentí aquella mañana lo que hace que el recuerdo sea tan vívido décadas después. Sin embargo, la lección de la avena tampoco se me escapó del todo. Cuando el dinero es escaso, los copos de avena siguen siendo uno de mis alimentos preferidos para el desayuno.

Quizá haya aprendido algunos consejos sobre la vida frugal de sus propios abuelos, pero también puede beneficiarse de la sabiduría de mi abuela.

¿Quiere estar al día con más noticias financieras? Haga clic aquí [ENG] para inscribirse en nuestro boletín gratuito.

1. Los frijoles rinden mucho

Mi abuela, que creció en la pobreza en el Sur y tuvo que usar cupones de racionamiento de alimentos durante la Segunda Guerra Mundial, sabía cómo hacer que la comida rindiera. Siempre tenía a mano una gran olla de sopa de frijoles y pan de maíz, que puede ayudarle a pasar una semana de escasez sin sacrificar las proteínas. Cada vez que lo haga, separe porciones para congelarlas para luego.

2. Busque en los especiales semanales de la tienda de alimentos

La abuela siempre buscaba una buena oferta. Por eso ojeaba regularmente la sección de alimentos del periódico. Ahora hago lo mismo, y ahorro al menos $20 a la semana en mi factura de alimentos gracias a las rebajas de carne y productos agrícolas y a los cupones.

No todo el mundo lee el periódico hoy día. Para ahorrar dinero en sus compras, consulte la sección de cupones [ENG] de Debt.com.

3. Gane dinero con un negocio paralelo

Mi abuela tenía un negocio paralelo antes de que estuvieran de moda. Mi abuelo trabajaba, pero la abuela colgaba folletos de niñera en los tablones de anuncios de los supermercados y lavanderías para ganar algo de dinero. A lo largo de los años, ahorró el dinero que ganaba como niñera para los regalos de las fiestas, los electrodomésticos más caros, las vacaciones y cualquier otra cosa que necesitara.

4. Busque en el estante de rebajas

La abuela trabajaba mucho para conseguir ese dinero como niñera, y sabía que llegaría mucho más lejos si esperaba a que la ropa u otros artículos estuvieran en oferta. Ahora ese rasgo está arraigado tanto en mí como en mi madre, que me compró una de mis camisas favoritas por un dólar en la mesa de liquidación de unos grandes almacenes.

5. Averiguar lo que hay en esa tienda de mala muerte

A la abuela le encantaba ir de compras a una pequeña tienda que vendía carga no reclamada, un montón de cosas que se rechazaban o se perdían y se desparramaban por los pasillos de un local familiar en el lado más inseguro de la ciudad. Puede encontrar artículos para el hogar como artículos de aseo, electrodomésticos, juguetes e incluso comida a precios reducidos en pequeños lugares apartados.

6. Cultive sus propias verduras

Tal vez sean las raíces sureñas, pero los dos grupos de abuelos tenían huertos donde cultivaban judías verdes, tomates, maíz, pepinos, fresas, de todo. Luego la abuela envasaba y congelaba gran parte de los productos para su uso futuro. ¿Yo hago todo eso? No. Pero sí tengo dos plantas de tomates cherry que compré en oferta esta primavera, que prosperan en mi patio este verano para ayudar a ahorrar dinero en las ensaladas.

7. Preparar la comida semanalmente es inteligente

El refrigerador de mis abuelos estaba siempre repleto de comida. Siempre podía coger un trozo de pollo, un poco de ensalada o ensalada de col, un huevo cocido o incluso un trozo de carne para el almuerzo. Dedicar tiempo a preparar la comida de una semana para tenerla a mano evita que se gaste el dinero en comida rápida y para llevar cuando no tiene tiempo de cocinar. La preparación de comidas también reduce el desperdicio de alimentos.

Llámela como quiera, abuela, nana, abuelita o mamita, la anciana que lo mimó sabe un par de cosas sobre cómo aprovechar el dinero. Así que póngase en plan de nostalgia y compre como la abuela. Eso sí, no retrase la cola del cajero escribiendo un cheque.

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp is a full-time freelance writer based in Kansas City, Mo. Deb went from being unable to get approved for a credit card or loan 20 years ago to having excellent credit today and becoming a homeowner. Deb learned her lessons about money the hard way. Now she wants to share them to help you pay down debt, fix your credit and quit being broke all the time. Deb's personal finance and credit articles have been published at Credit Karma and The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC