Ya no está en los titulares, pero aún está en nuestros pensamientos.

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Debt.com se esfuerza por brindarles a nuestros usuarios información útil sin dejar de ser imparcial y veraz. Hacemos que nuestros patrocinadores y socios cumplan con los más altos estándares de la industria. Una vez investigados, los patrocinadores pueden compensarnos por los clics y las transacciones que se producen desde un enlace dentro de esta página.

Rara vez escribo sobre la crisis de salud en Estados Unidos, no porque no sea importante, sino porque es demasiado importante.

Durante las últimas dos décadas, he luchado para convencer a los estadounidenses de que su deuda personal eventualmente los aplastará si no logran controlarla. En cambio, durante ese tiempo, tanto los préstamos estudiantiles como las deudas de las tarjetas de crédito superaron el billón de dólares. Sí, eso es con una B.

Aprendí que cuando combino el tema de la deuda con el tema de la salud, los estadounidenses a menudo se desconectan aún más. No es que sean tontos, ni mucho menos. Ellos saben que esto es importante. Es solo que los costos médicos son tan desalentadores y requieren tanta cantidad de tiempo para tratarlos, que nunca lo consiguen.

En algún momento, sin embargo, una situación se vuelve tan mala, que se ve obligado a moverla al primer lugar en su lista de prioridades. Creo que el tiempo es ahora mismo, para la salud.

Eso puede sonar extraño, ya que ha pasado poco más de un año desde que la atención médica llegó a los titulares. Fue en septiembre pasado cuando el Congreso no logró anular el Obamacare. Desde entonces, hemos tenido otras crisis nacionales que nos han sacado el foco de allí.

Sin embargo, he aprendido que a menudo se puede identificar una crisis mirando pequeños estudios y encuestas. Al igual que un pequeño temblor puede ser el signo de un futuro terremoto, los proyectos de investigación, que no son noticia, a menudo pueden ser el presagio de una gran noticia más adelante.
Si esto no tiene sentido, déjeme darle algunos ejemplos…

1. ¿Medicare para todos o para ninguno?

Ya en este ciclo electoral, ha habido algunos candidatos que hacen campaña a favor y en contra de un concepto llamado "Medicare para todos". No quiero profundizar en ese tema aquí, pero sí quiero señalar un estudio reciente de eHealth [ENG] que mostró: "El 37 por ciento de los encuestados dijo que había omitido, o bien retrasado la atención médica en el pasado para ahorrar dinero".

Peor aún, el 51 por ciento de estos beneficiarios de Medicare "se preocupa por su capacidad para pagar sus deducibles y copagos de Medicare". Por lo tanto, la conclusión aquí es: incluso si le da a todos Medicare, más de un tercio no recibirá tratamiento y más de la mitad podría no ser capaz de pagar el costo de todos modos.

2. Médico, cúrate a ti mismo.

Los problemas de dinero no solo lastiman a los pacientes. También lastimaron a los doctores.

Una organización sin fines de lucro llamada The Physicians Foundation [ENG] encuestó a 9,000 médicos, y descubrió que más de tres cuartas partes han "experimentado agotamiento en sus prácticas médicas". ¿Por qué? Sencillo. Necesitan ver a más pacientes en menos tiempo para ganarse la vida, mientras pagan sus elevadas facturas de la escuela de medicina.

También terrible: no sienten que puedan hacer nada para solucionar este sistema estresante. "Solo el 10 por ciento de los médicos sienten la capacidad de poder influir en el sistema de salud", reveló la encuesta. Eso es una mala noticia, porque si los médicos del sistema de salud no creen que puedan solucionarlo, ¿qué posibilidades tienen los políticos y el resto de nosotros?

3. Ahogándose con la medicina

¿Recuerda esas viejas historias que publicamos, sobre el Pentágono gastando $ 435 por un martillo y $ 640 por un inodoro? No tienen nada de lo que gastan los hospitales con la medicina.

"Casi uno de cada cinco hospitales aumenta los precios de los medicamentos en un 700 por ciento o más", dice un análisis reciente de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America [ENG]. Eso significa que un medicamento que debería costarle $ 150 podría sumar más de $ 1,000.

No voy a ahondar en la ética de si los hospitales deberían hacer esto, o incluso por qué lo hacen. (Los defensores dicen que es el sistema de salud defectuoso el que obliga a los hospitales a tratar a las personas sin seguro o con un seguro escaso, lo que les obliga a pasar los costos a los que sí pueden pagar).

En su lugar, solo quiero señalar, una vez más, que el sistema está tan deteriorado, que los pacientes, los médicos y los hospitales, son cínicos en cuanto a solucionarlo.

¿La solución? Si los tres se unen con un gobierno federal que los direccione, tal vez podamos resolverlo. Lamentablemente, eso significa superar el “hiper-partidismo” y evitar nuevas controversias que minan nuestra atención, motivación y dinero. Podemos hacerlo, simplemente no estoy seguro de que lo haremos a tiempo.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

CPA y Presidente

Dvorkin is the author of Credit Hell and Power Up and Chairman of Debt.com.

Dvorkin on Debt, health, insurance

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Noviembre 27, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: La crisis en el servicio de prestación médico conduce a la gente a endeudarse - AMP.