Haga frente a sus intereses en primer lugar para ahorrar tiempo y dinero.

Si desea iniciar una pelea arrolladora entre un grupo de expertos en finanzas personales, simplemente pregunte: “¿Cuál es la mejor manera de pagar mis tarjetas de crédito: primero, la del saldo más bajo, o la de la tasa de interés más alta, primero?”

Luego retroceda y mire la piel volar.

Se han dedicado miles de palabras al tema. Sin embargo, las únicas diferencias reales entre los dos enfoques son leves. Por un lado, el método de tasa más alta reduce la cantidad de dinero que necesita para pagar el mínimo absoluto. Por otro lado, el método de bajo saldo puede mantener a las personas motivadas a largo plazo para reducir sus deudas.

Y, al final, cuando hace los cálculos, no existe mucha diferencia. Ambos enfoques comienzan con los mismos movimientos básicos.

Deje de agregar a los saldos de su tarjeta y congele su pago mensual, al monto mínimo actual que le corresponde. Usted paga la misma cantidad cada mes. Como su principal (o capital de la deuda), se reduce con el tiempo, su pago pasa a ser más, que la cantidad mínima. De esta forma, su pago, en comparación con su saldo, en realidad aumenta cada mes. Simplemente tomar estas medidas acelerará su tiempo para pagar la deuda, tan solo un poco.

Puede agregar efectivo extra a su pago para pagar la deuda más rápido. Ahora, aquí es donde comienza el debate. ¿Cuál es más efectivo? ¿Poniendo dinero extra a la tarjeta que cobra la tasa de interés más alta o la que tiene el saldo más bajo?

El enfoque clásico es la “bola de nieve de la deuda”. Aquí es donde se apunta el dinero extra, a la tarjeta con el saldo más bajo. Pague esa tarjeta, luego tome el dinero que ha estado pagando a esa tarjeta mensualmente y diríjala a su próxima tarjeta con el saldo más pequeño.

Termina entonces de pagar su tarjeta con el saldo más bajo. Luego, aplique ese pago mensual a su tarjeta con el segundo saldo más bajo. La idea es obtener una tarjeta con un saldo de $ 0. Teóricamente, estará más motivado para seguir con su plan de pago de deuda, al hacerlo así.

La alternativa, es poner el dinero extra para pagar la tarjeta con la tasa de interés más alta. Algunos argumentan que cuanto antes pague la deuda más cara, más dinero ahorrará. Una vez que su deuda con la tasa más alta es eliminada, usted toma el dinero que ha estado enviando a la tarjeta ahora cancelada, y lo agrega al pago mensual de su tarjeta de mayor tasa restante. Siga haciéndolo hasta que todas sus tarjetas sean pagadas.

¿Cómo resultan estos enfoques? Miremos los números.

Supongamos que tiene deudas en tres tarjetas de crédito: una carga del 18.9 por ciento sobre un saldo de $ 5,000; otro con un 15,9 por ciento en un saldo de $ 3,000; y el tercero con una tasa de interés del 11.9 por ciento sobre $ 2,000. Pagar el mínimo significa que tardará más de 8 años y $ 17,600 en intereses para obtener todos esos saldos en cero.

Ahora, digamos que revisa su presupuesto, y encuentra $ 50 que puede depositar en uno de esos saldos de tarjetas. ¿A dónde debería ir? Si se dirige a su tarjeta de tasa más alta, la pagará en menos de cinco años y reducirá sus pagos de intereses en más de $ 3,100. Si se dirige primero a su saldo más pequeño, ese enfoque tarda tres meses más. Y a pesar de que le ahorra casi $ 2,600 en intereses, eso es $ 541 menos de lo que ahorraría con el enfoque de mayor tasa.

Más de $ 500 no es poco dinero, por lo que nadie querría endeudarse más de lo necesario. En ese sentido, vale la pena ejercer cierta disciplina para seguir el enfoque de mayor tasa. Eso es solo si puedes mantenerlo, sin embargo.

Pero el plan de pago de deuda más efectivo es el que pueda mantener con el tiempo, mientras desarrolla buenos hábitos financieros. Desanimarse porque no siente que está logrando un progreso significativo, le puede inducir a que renuncie, y termine pagando aún más por su deuda. Si ese es su caso, eliminar primero el saldo más pequeño de la tarjeta, es el camino a seguir.

En lo que debe enfocarse es en el hecho que, con cualquiera de los dos métodos, está recortando el tiempo de pago en más de la mitad y ahorrando miles de dólares. Y cada vez que pague su deuda, tendrá más dinero para sus prioridades financieras y no para su deuda, y ese es su verdadero objetivo.

Brian J. O’Connor es el autor del galardonado libro de presupuesto “El reto de $ 1,000 (The $1,000 Challenge: por su nombre original en inglés): “Cómo una familia recortó su presupuesto sin mudarse bajo un puente o viviendo con queso del gobierno”.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Brian O'Connor

Brian O'Connor

Contribuyente

Brian O'Connor is a contributing writer for Debt.com. O'Connor is a journalist, writer and consultant. He's a syndicated personal finance columnist and author of "The $1,000 Challenge."

credit card debt, eliminate debt

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Agosto 14, 2018. Publicado por Debt.com, LLC .