Los americanos casados ​​tienen en promedio más deuda que aquellos que se mantienen solteros.

Los americanos casados ​​tienen en promedio más deuda que aquellos que se mantienen solteros. Esa podría ser la razón por la cual casi el 40 por ciento de ellos creen que sus cónyuges no le son enteramente fieles financieramente.

Si bien el gasto podría subir o bajar dependiendo de cómo se combinan las finanzas, un estudio reciente realizado por TD Ameritrade sobre los cambios financieros después del matrimonio, mostró que las personas tienden a preocuparse más por el dinero, de una forma u otra, después de la luna de miel.

Mientras que el 30 por ciento de las personas ahorró más después del matrimonio, el 18 por ciento comenzó a gastar más. Solo el 10 por ciento de las personas gastó menos. Otras estadísticas interesantes incluidas …

  • Un uno por ciento de los hombres y un 8 por ciento de las mujeres dejaron de trabajar después del matrimonio
  • 4 por ciento comenzó a trabajar y 3 por ciento dijo que lo hizo su cónyuge
  • El 22 por ciento dice que el matrimonio no cambió nada sobre cómo manejan las finanzas
  • El 30 por ciento dice que su cónyuge brinda apoyo moral para gastar con prudencia
  • El cuidado y el seguro compartido de salud resultaron ser mejores beneficios para el matrimonio de lo que las parejas esperaban antes de la boda

En la enfermedad y en la salud, y en deuda

La cuenta resultante del matrimonio en sí no es insignificante. Según Fortune.com, el costo promedio de la boda se elevó a más de $ 35,000 en 2016 para las parejas, un aumento con respecto al costo de 2015. No es de extrañar que las personas casadas tengan una deuda notablemente mayor que aquellos que no se han enganchado.

El americano soltero promedio tiene aproximadamente $ 40,000 en deuda, lo cual parece mucho. Al menos hasta que uno considere que la contraparte casado promedio, debe más de $ 86,000. Cuando se toma en cuenta a quienes no tienen deudas, la brecha se incrementa aún más: la persona promedio casada con deudas, tiene obligaciones por $ 120,000, en comparación con los $ 61,580 de la deuda contraída por los deudores individuales comunes.

Al igual que las cantidades adeudadas, los tipos de deuda que tienen las personas casadas y las no casadas, difieren; así como también las prioridades cambian. Mientras que los americanos solteros son más propensos a deber en préstamos estudiantiles y tarjetas de crédito, los cónyuges tienden a tener más préstamos para automóviles y deudas hipotecarias.

¿El matrimonio nos hace más responsables?

Las fuentes de ayuda que los americanos buscan para administrar su dinero podrían no ser de mucha ayuda. Las personas casadas tienen más probabilidades de depender de su cónyuge para obtener ayuda con los ahorros y las inversiones (30 por ciento de los encuestados) que de una herramienta financiera en línea, un contador de inversión registrado o un agente o corredor de bolsa comisionado.

Las personas solteras pueden no ser más responsables. Más de la mitad de las personas solteras no utilizan ninguno de los servicios anteriores para que le ayuden con sus asuntos financieros, en comparación con solo el 24 por ciento de las personas casadas que dijeron lo mismo.

E incluso, si muchas personas casadas confían en su cónyuge por asuntos financieros, la encuesta indicó que una cantidad significativa de parejas se engañan, al menos un poco, cuando se trata del manejo del dinero.

Casi el 30 por ciento de los encuestados indicó que son “por lo general” fieles financieramente, mientras que el tres por ciento respondió que no eran “financieramente fieles”, y otro dos por ciento admitió que no son “para nada” financieramente fieles. Eso combinó el cinco por ciento de los encuestados que parece que no ayudan mucho a la situación de la deuda de su hogar, y probablemente haya más personas, que simplemente no lo admitirán.

Los americanos casados ​​tenían más tendencia a creer que su cónyuge los estaba engañando, que admitir realmente que lo estaban haciendo, ya que el 39 por ciento de ellos informaron que su ser querido era menos que fiel financieramente, en comparación con el 34 por ciento de los encuestados casados ​​que dijeron que eran los menos fieles.

El cambio más común en los asuntos financieros para los americanos después de decir “Sí, quiero”, fue simplemente echar un vistazo más de cerca a su dinero, ya que el 37 por ciento de las personas indicaron que comenzaron a prestar más atención a sus finanzas después de casarse.

Lo que sucede después de tomar esa mirada, depende del matrimonio en cuestión, aunque ser financieramente consciente y honesto con el cónyuge parece ser una apuesta inteligente para cualquiera.

análisis de deuda 855-654-9191

budgeting, couples, marriage

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Enero 18, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: El casarse hace que los americanos se preocupen más por sus perspectivas financieras - AMP.