Un lector está contemplando su mortalidad y su dinero

2 minute read

Pregunta: “Tengo una deuda de crédito, pero mi esposa no es usuaria de la tarjeta. ¿Qué pasa con mi deuda cuando muero? ¿Será ella responsable?” Siento que eso es más conversable y aún se ajusta al KW.

— Bill de Oklahoma

Howard Dvorkin responde…

Primero, espero que esta sea una pregunta general y no algo serio. Si es serio, espero que se recupere y lo aplaudo por pensar en los demás en un momento así.

En segundo lugar, la respuesta a su pregunta depende de dónde viva y de otros detalles también. Vamos a verlo punto por punto.

Dónde vive

Nueve de los 50 estados son estados de propiedad comunitaria. Arizona, California, Idaho, Louisiana, Nevada, Nuevo México, Texas, Washington y Wisconsin consideran que todas las propiedades y deudas adquiridas en el matrimonio pertenecen a ambos socios. Eso es así, incluso si solo un cónyuge hizo dinero o perdió dinero.

Afortunadamente, Bill, vive en Oklahoma. Así que ese es un problema menos al que debe enfrentarse.

Qué deudas tiene

Supongo que cuando dice “deuda crediticia“, se refiere solo a las tarjetas de crédito y nada más. Es una distinción importante, porque algunas deudas son diferentes después de la muerte. Por ejemplo, una esposa sobreviviente podría ser responsable de los préstamos privados para estudiantes, de su esposo fallecido, incluso si no viven en uno de esos estados de propiedad comunitaria.

¿Cómo se configura esa deuda?

Si su cónyuge ha firmado conjuntamente un préstamo, es responsable de esa deuda. Eso va para cualquiera, no solo para las parejas casadas. Usted menciona que su esposa no es una “usuaria” de su tarjeta de crédito, pero la pregunta más importante es: ¿es una tarjeta conjunta? Incluso si ella no la utiliza, si su nombre está en la cuenta, ella está comprometida con el saldo adeudado.

En general

Si todo esto suena un tanto vago, es intencional. Cuando se trata de la muerte y la deuda, hay lagunas y excepciones en todos los puntos. En términos generales, un cónyuge sobreviviente no está obligado a pagar las deudas del cónyuge fallecido.

Qué hacer ahora

Siempre que me hacen preguntas como esta (y eso es a menudo), siempre me alegro cuando no está relacionado con una enfermedad grave. Eso significa que todavía hay tiempo para tomar medidas antes de que todos enfrentemos lo inevitable. Si bien la planificación de nuestras propias muertes, ciertamente no es divertida, es definitivamente importante.

[Para obtener más información, consulte ¿Qué sucede con su deuda cuando muere?[ENG]]

Recuerde, si tiene problemas de deudas nosotros podemos ayudarle. Llámenos al 1-844-669-4596 y obtenga una consulta gratis con un experto en deudas. ¡Llámenos!

¿Tiene una pregunta sobre la deuda?

Envíe su pregunta por correo electrónico a editor@debt.com y Howard Dvorkin la revisará. Dvorkin es contador público, presidente de Debt.com y autor de dos libros de finanzas personales, Credit Hell: Cómo salir de la deuda y Power Up: hacerse cargo de su destino financiero.

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

I’m a certified public accountant who has authored two books on getting out of debt, Credit Hell and Power Up, and I am one of the personal finance experts for Debt.com. I have focused my professional endeavors in the consumer finance, technology, media and real estate industries creating not only Debt.com, but also Financial Apps and Start Fresh Today, among others. My personal finance advice has been included in countless articles, and has appeared in the New York Times, the Washington Post, Forbes and Entrepreneur as well as virtually every national and local newspaper in the country. Everyone should have a reason for living that’s bigger than themselves, and besides my family, mine is this: Teaching Americans how to live happily within their means. To me, money is not the root of all evil. Poor money management is. Money cannot buy happiness, but going into debt always buys misery. That’s why I launched Debt.com. I’m glad you’re here.

Published by Debt.com, LLC