Un lector cree que le han robado la identidad en un centro de atención de urgencias. ¿Y ahora qué?

Pregunta: En enero, acudí a un centro de atención de urgencias después de haberme caído de una escalera. Me trataron muy bien. Pero el mes pasado, empecé a recibir llamadas de un cobrador realmente odioso. Decía que debía $3,000 por el tratamiento de mi hijo por una fractura de brazo. La cuestión es que no tengo ningún hijo. Al menos no uno que yo conozca.

Le dije al tipo que se equivocó, pero él y otro tipo siguen llamándome. Me amenazan con todo tipo de problemas. Volví al centro de urgencias y me dijeron que no sabían nada de esto. Cuando les dije a los cobradores que el centro de atención de urgencias respondería por mí, no les importó. Quieren su dinero y llaman todos los días. ¿Qué hago?

— Paul en Colorado

Howard Dvorkin CPA responde…

Esto no lo va a tranquilizar, Paul, pero no es el único. Sólo el mes pasado, Debt.com informó dos veces sobre el creciente problema del robo de identidad médica.

En primer lugar, informamos que 44% de los adultos que viven en Estados Unidos (EE.UU.) temen esta forma particular de robo de identidad. Luego, señalamos que un tercio de todas las violaciones de datos provienen de los hospitales. Entonces, ¿qué puede hacer usted? La mayoría de los consejos sobre este tema -incluidos los de Debt.com- se refieren a cómo prevenir este tipo de robo tan repugnante.

Sin embargo, ¿qué pasa si ya se ha producido? Ese es su caso, Paul. Hay un nombre para lo que está enfrentando. Se llama acoso de los cobradores. Puede leerlo todo en Conceptos básicos sobre el acoso de los cobradores.

Afortunadamente, existe una ley que regula -y castiga- a los cobradores. Se llama Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas, o FDCPA por sus siglas en inglés. Por ejemplo, cuando usted dice que los cobradores lo llaman “todos los días”, la FDCPA dice que no pueden llamarle los domingos ni antes de las 8 de la mañana ni después de las 9 de la noche los demás días. También hay muchas otras restricciones:

  • No pueden utilizar un lenguaje obsceno.
  • No pueden amenazarlo con hacerle daño o detenerlo.
  • No pueden llamarlo sin identificarse.

Si las llamadas siguen llegando, puede obtener una consulta gratuita sobre su situación llamando al 1-844-669-4596. Debt.com en español lo pondrá en contacto con un especialista en el campo de acabar con este tipo de acoso. Para ayudarlo, estos especialistas le cobrarán una pequeña cuota, pero usted no paga por la consulta. Si no sigue con nosotros, Paul, consulte a alguien. Los cobradores rara vez se rinden por sí solos. Alguien tiene que detenerlos.

¿Tiene una pregunta sobre la deuda?

Envíe su pregunta por correo electrónico a [email protected] y Howard Dvorkin la revisará. Dvorkin es contador público, presidente de Debt.com y autor de dos libros de finanzas personales, Credit Hell: How to Dig Yourself Out of Debt y Power Up: Taking Charge of Your Financial Destiny.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC