Un lector quiere renunciar a su vehículo, pero no a sus tarjetas de crédito. Puede que funcione, pero no para lo que él piensa

3 minute read

Si realizo una “reposesión voluntaria” de mi auto, ¿hará que mis otros prestamistas (como las compañías de tarjetas de crédito) cierren mis cuentas o cambien mis condiciones? ¿Y si mantengo mis tarjetas de crédito en buen estado? ¿Estarán contentos con eso?

– Davin de Texas

Howard Dvorkin, CPA responde…

“Reposesión voluntaria” suena como un oxímoron. Cuando usted piensa en un auto embargado, probablemente se imagina una grúa que aparece en medio de la noche y se lleva un auto sin que el propietario lo sepa, porque ese propietario se atrasó mucho en su préstamo de auto, y ahora el prestamista quiere recuperar el vehículo para poder revenderlo.

Algunos embargos no son tan ocultos. El propietario del auto sabe que no puede seguir pagando. Tal vez haya sido despedido o haya sufrido una enfermedad crónica. Tal vez se haya divorciado o haya sufrido una catástrofe natural. Hay muchas razones por las que alguien puede entregar su auto en lugar de esperar lo inevitable. Veamos las ventajas y las desventajas de esta situación:

Por qué la reposesión voluntaria puede ayudarle

Cuando entrega su vehículo y le ahorra a su prestamista el tiempo y las molestias, algunos de esos ahorros se trasladan a usted. Por ejemplo, no se le cobran los gastos de remolque. Es probable que su prestamista le cobre otras tasas que no tendría que pagar si devuelve el vehículo voluntariamente. (Consulte la letra pequeña de los documentos del préstamo para conocer los detalles).

Además, está su puntaje de crédito. No se equivoque, incluso una reposesión voluntaria es un gran golpe, pero es un poco menos que uno involuntario.

Como explica Experian [ING], una de las tres grandes agencias de crédito, “figurará como una reposesión voluntaria. Si el banco tiene que venir a llevarse el vehículo, informarán de la cuenta como una reposesión”. Eso significa que cualquier prestamista futuro verá esa anotación, y puede tenerlo en cuenta.

Cómo la reposesión voluntaria puede herirlo

El mayor inconveniente es lo que ocurre después. Su prestamista quiere su vehículo porque quiere venderlo, para recuperar el dinero que perdió cuando usted no pudo seguir haciendo sus pagos. Normalmente, un auto embargado se vende por menos de lo que debe. Esto se llama “saldo deficiente”.

Citando de nuevo a Experian [ING]:

“Es posible que la venta no cubra la totalidad del importe que debe, incluidas las nuevas tasas en las que haya incurrido. Cuando la venta de su propiedad no llega a cubrir la totalidad de su saldo, la deuda restante se convierte en un saldo deficiente”

Ese saldo se registra en su crédito y usted debe pagarlo. Si no lo hace, va a la oficina de cobros, que no es donde usted quiere estar, créame.

Por supuesto, en estos días, cualquier trozo de metal con ruedas es una suma considerable. Así que, si usted entrega su vehículo hoy, es muy probable que su prestamista obtenga el mejor precio por él. Si su prestamista realmente se beneficia de la venta, no le deberá nada a ese prestamista, pero sí al IRS. Cuando un prestamista perdona un saldo restante, el IRS considera que son ingresos. Tiene que pagar impuestos por ello al igual que por lo que gana en el trabajo.

Cómo afecta la reposesión voluntaria al resto de su crédito

Ahora que hemos explicado cómo funciona la reposesión, puede ver cómo afecta a sus prestamistas. Los emisores de tarjetas de crédito tienen derecho a cancelar su tarjeta en cualquier momento. Suelen hacerlo por motivos muy relacionados con la propia tarjeta: Ha dejado de usarla, ha dejado de hacer los pagos o se van a deshacer de la tarjeta por completo.

Sin embargo, también pueden cancelar su tarjeta porque su puntaje de crédito se ha desplomado. Una reposesión (voluntaria o no) puede hacer caer su puntaje en 100 puntos. Eso es suficiente para que algunas empresas de tarjetas de crédito se preocupen de que ya no sea un buen riesgo para ellas. No importa necesariamente que haya hecho los pagos a tiempo.

Si sabe que va a entregar su vehículo, debe llamar a los números que aparecen en el reverso de sus tarjetas de crédito y explicar su situación. Cada tarjeta tiene reglas diferentes, así que espere escuchar una variedad de respuestas.

Por supuesto, es posible que no tenga que hacer esto en absoluto. No, si antes toma otras medidas.

Alternativas a cualquier tipo de reposesión

Por lo tanto, he pintado un panorama bastante sombrío de ambos tipos de reposesión. Por suerte, es posible que nunca tenga que pasar por eso.

En primer lugar, llame a su prestamista y mantenga una conversación sincera. Puede que consiga un plan de pagos más favorable. Al fin y al cabo, su prestamista no quiere embargar su vehículo, sólo quiere cobrar.

Si esas nuevas condiciones no son suficientes, puede considerar la consolidación de deudas. Hay una pequeña posibilidad de obtener temporalmente un interés cero sobre lo que debe. Sin embargo, si ya está sumido en deudas, es posible que no pueda aprovechar este concepto.

La mejor opción es hacer otra llamada, esta vez a Debt.com. Si no puede hacer frente a los pagos de lo que suele ser el segundo artículo más caro que poseerá (después de una casa), entonces necesita ayuda profesional. Debt.com cuenta con consejeros financieros experimentados y capacitados que conocen todas las leyes y programas que pueden ayudarle. Así que empiece por llamar voluntariamente al 1-844-669-4596.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC