Este proceso le ayudará a decidir cómo usar ese dinero sabiamente para alcanzar sus metas financieras

Maya pregunta:

“¿Es mejor pagar primero los préstamos estudiantiles o una hipoteca? Pregunto por mi hermano, que sacó $80,000 en préstamos estudiantiles hace 20 años y sólo ha pagado unos $10,000. Recientemente compró una casa en el sur de California y sacó una hipoteca a 30 años que puede llegar a ser de hasta $400,000. No sé los tipos de interés que está pagando por estas deudas. Creo que debería pagar primero sus préstamos estudiantiles porque la deuda total es más pequeña, más vieja y no se puede cancelar en una bancarrota. ¿Qué opina?”

¡Gracias por su pregunta, Maya! Este dilema es común, especialmente ahora que la mayoría de los préstamos estudiantiles federales están en indulgencia automática desde el 13 de marzo al 30 de septiembre de 2020, debido al alivio económico relacionado con el coronavirus. Esto significa que millones de prestatarios de préstamos estudiantiles de repente tienen la opción de dejar de hacer pagos sin consecuencias financieras adversas, como dañar su crédito o que se les cobre un interés o una cuota adicional.

Si usted tiene préstamos estudiantiles que califican y está lidiando con dificultades financieras debido a la pandemia u otro desafío, puede estar agradecido de que se suspendan sus pagos. Pero si sus finanzas están en buen estado y no tiene deudas peligrosas, como tarjetas de crédito o préstamos de alta tasa de interés, tal vez se pregunte qué hacer con el dinero extra. ¿Debería enviarlo a sus préstamos estudiantiles a pesar de la indulgencia, a su hipoteca o a alguna otra cuenta?

6 pasos para decidir si pagar primero los préstamos estudiantiles o la hipoteca

Echemos un vistazo a cómo priorizar sus finanzas y utilizar sus recursos sabiamente durante la pandemia. Este plan de seis pasos le ayudará a tomar decisiones inteligentes y a alcanzar sus objetivos financieros lo más rápido posible.

1. Revise sus ahorros para emergencias

Aunque mucha gente empieza preguntando qué deuda debe pagarse primero, esa no es necesariamente la pregunta correcta. En su lugar, aleje la vista y considere el panorama general de su vida financiera. Un excelente lugar para empezar es revisar sus ahorros para emergencias.

Si ha sufrido la pérdida de un trabajo o de un ingreso comercial durante la pandemia, probablemente esté muy familiarizado con la cantidad o la escasez de sus ahorros. Pero si no ha pensado en su reserva de efectivo últimamente, es hora de reevaluarla.

Tener dinero de emergencia es tan importante porque evita endeudarse en primer lugar. Lo mantiene a salvo durante una mala racha financiera o si tiene un gasto inesperado significativo, como una reparación de auto o una factura médica.

La cantidad de ahorros para emergencias que necesita es diferente para cada persona. Si es el único sostén de una familia numerosa, es posible que necesite un colchón financiero más grande que el de una persona soltera sin dependientes y con muchas oportunidades de trabajo. Una buena regla general es acumular al menos el 10% de sus ingresos brutos anuales como reserva de efectivo. Por ejemplo, si gana $50,000, póngase la meta de mantener al menos $5,000 en su fondo de emergencia.

Puede usar otra fórmula estándar basada en los gastos mensuales promedio de subsistencia: Sume sus gastos esenciales, como la comida, la vivienda, el seguro y el transporte, y multiplique el total por un período razonable, como de tres a seis meses. Por ejemplo, si sus gastos de subsistencia son de $3,000 al mes y quiere una reserva para tres meses, necesita un colchón de efectivo de $9,000.

Si no tiene ahorros, empiece con una meta pequeña, como ahorrar del 1 al 2% de sus ingresos cada año. O podría empezar con un objetivo pequeño como $500 o $1,000 y aumentarlo cada año hasta que tenga una cantidad saludable de dinero de emergencia. En otras palabras, podría llevar años acumular suficientes ahorros, y eso está bien, ¡sólo comience!

A menos que el hermano de Maya tenga suficiente dinero en el banco para mantenerse a sí mismo y a los miembros de su familia que dependan de él durante una crisis financiera que dure varios meses, no recomendaría que se paguen los préstamos estudiantiles o una hipoteca antes de tiempo. Su bienestar financiero depende de tener dinero en efectivo para cubrir sus gastos cómodamente, no de pagar a un prestamista antes de lo previsto.

Si tiene suficientes ahorros para emergencias para sentirse seguro en su situación, siga leyendo. Los siguientes cuatro pasos le ayudarán a decidir si debe pagar primero los préstamos estudiantiles o la hipoteca.

2. Alcance sus metas de jubilación

Además de ahorrar para posibles emergencias, es fundamental ahorrar regularmente para su jubilación antes de pagar un préstamo estudiantil o una hipoteca [ENG] antes de tiempo. Así que, si el hermano de Maya no contribuye regularmente para cumplir con un objetivo de jubilación, esa es la siguiente prioridad que le recomendaría.

Considere esto: Si invierte $500 al mes durante 35 años y tiene un promedio del 8% de retorno, terminará con una impresionante reserva de fondos para la jubilación de más de $1.2 millones. Pero si espera hasta 10 años antes de la jubilación para empezar a ahorrar, tendría que invertir más de $5,000 al mes para tener 1 millón de dólares en el banco. Cuando se trata de sus ahorros para la jubilación, el aplazamiento puede marcar la diferencia entre sobrevivir o tener un estilo de vida cómodo en el futuro.

Una buena regla general es invertir al menos entre el 10% y el 15% de sus ingresos brutos para la jubilación. Por ejemplo, si gana $50,000, haga una meta de contribuir al menos $5,000 por año a una cuenta de jubilación con ventajas fiscales, como una IRA o un plan de jubilación en el trabajo, como un 401(k) o 403(b).

Para el año 2020, puede aportar hasta $19,500, o $26,000 si tiene más de 50 años, a una cuenta de jubilación en el lugar de trabajo. Cualquier persona con ingresos ganados (incluso los trabajadores autónomos [ENG]) puede contribuir hasta $6,000 (o $7,000 si tiene más de 50 años) a una cuenta IRA.

Cuanto antes logre realizar los ahorros para la jubilación como un hábito, mejor. Comenzar antes no sólo le da más tiempo para contribuir con dinero, sino que también aprovecha el poder de la capitalización, lo que permite que el crecimiento de su cuenta gane un interés adicional. Es entonces cuando verá que el valor de su cuenta de jubilación se dispara.

3. Tener el seguro adecuado

Además de construir un fondo de emergencia y ahorrar para la jubilación, una parte esencial para tomar el control de sus finanzas es tener un seguro adecuado. Muchas personas se endeudan en primer lugar porque no tienen suficiente cobertura o no tienen ningún tipo de seguro.

A medida que su carrera progresa y su patrimonio neto aumenta, tendrá más ingresos y activos para protegerse de eventos inesperados. Sin suficiente seguro, un evento catastrófico podría acabar con todo lo que ha trabajado tan duro para ganar.

Asegúrese de tener suficiente seguro médico para protegerse a usted mismo y a sus seres queridos de una enfermedad o accidente que ponga en peligro su seguridad financiera. Además, revise su cobertura de seguro de automóvil y vivienda o de inquilino. Y por cierto, si alquila y no tiene seguro de alquiler, lo necesita. Es una ganga por la protección que obtiene; sólo cuesta $185 por año en promedio.

Y si tiene familia que se vería afectada financieramente si muriera, necesita un seguro de vida para protegerlos. Si tiene una salud relativamente buena, un seguro de vida a término con una póliza de seguro de $500,000 podría costar sólo un par de cientos de dólares al año. Puede obtener cotizaciones gratuitas para muchos tipos de seguros diferentes usando sitios como Bankrate.com [ENG] o Policygenius.com [ENG].

Si al hermano de Maya le faltan tipos de seguros críticos para su estilo de vida y situación familiar, conseguirlos debería ser antes de pagar un préstamo estudiantil o una hipoteca antes de tiempo. Siempre es una buena idea revisar sus necesidades de seguro con un agente de confianza o un consejero financiero que pueda asegurarse de que no se exponga a un riesgo financiero excesivo.

4. Establezca otras metas financieras

¿Pero qué hay de otros objetivos que pueda tener, como ahorrar para la educación de un niño, empezar un negocio o comprar una casa? Estos son maravillosos si puede pagarlos una vez que haya contabilizado sus ahorros de emergencia, la jubilación y las necesidades de seguro.

Haga una lista de sus sueños financieros, lo que cuestan y cuánto puede permitirse gastar en ellos cada mes. Si son más importantes para usted que pagar los préstamos estudiantiles o una hipoteca antes de tiempo, entonces debe financiarlos. Pero si está más decidido a estar completamente libre de deudas, ¡hágalo!

5. Considere sus costos de oportunidad

Una vez que haya alcanzado los objetivos financieros que hemos cubierto hasta ahora, y tenga dinero de sobra, es hora de considerar los costos de oportunidad de usarlo para pagar sus préstamos estudiantiles o la hipoteca. El costo de oportunidad es la ganancia potencial que perdería si usara su dinero para otro propósito, como invertirlo.

Un par de beneficios tanto de los préstamos estudiantiles como de las hipotecas es que vienen con bajas tasas de interés y deducciones fiscales, lo que los hace relativamente baratos. Es por eso que otras deudas de alto interés, como las tarjetas de crédito, los préstamos personales y los préstamos para automóviles, siempre deben pagarse primero. Esas deudas cuestan más en intereses y no vienen con ninguna deducción de impuestos para ahorrar dinero.

Pero mucha gente pasa por alto la capacidad de invertir dinero extra y obtener un mayor rendimiento. Por ejemplo, si paga la hipoteca, recibirá un 4% de rendimiento garantizado. Pero si puede obtener un 6% en una cartera de inversiones, puede salir adelante.

Especialmente en el entorno actual de tasas de interés bajas, es posible obtener un rendimiento significativamente mayor incluso con una cartera de inversiones razonablemente conservadora. La desventaja de invertir dinero extra, en lugar de usarlo para pagar de un préstamo estudiantil o una hipoteca, es que los rendimientos de la inversión no están garantizados.

Si decide que un pago anticipado es adecuado para usted, siga leyendo. Revisaremos varios factores para ayudarlo a saber en qué tipo de préstamo debe concentrarse primero.

6. Compare sus préstamos estudiantiles e hipotecas

Una vez que tenga sólo préstamos estudiantiles y una hipoteca y haya decidido pagar uno de ellos por adelantado, considere estos factores.

Los tipos de interés de sus préstamos. Como mencioné, puede ser elegible para reclamar una deducción de impuestos por intereses de la hipoteca y una deducción de intereses por préstamos estudiantiles. La cantidad de ahorros que estas deducciones le dan depende de sus ingresos y de si utiliza el Anexo A para detallar las deducciones en su declaración de impuestos. Si reclama cualquiera de los dos tipos de deducción, podría reducir su tasa de interés después de impuestos en aproximadamente un 1%. La deuda con la tasa de interés más alta después de impuestos es normalmente la mejor para pagar primero.

Las cantidades que debe. Si debe mucho menos en sus préstamos estudiantiles que en su hipoteca, eliminar primero la deuda más pequeña podría parecer genial. Entonces sólo le quedaría una deuda por pagar en lugar de dos.

Tiene una hipoteca de interés solamente ajustable (ARM, por sus siglas en inglés). Con este tipo de hipoteca, sólo se requiere que pague intereses por un período (como varios meses o hasta varios años). Luego, sus pagos mensuales aumentan significativamente en función de las condiciones del mercado. Incluso si la tasa de interés de la ARM es más baja que la de los préstamos estudiantiles, podría aumentar en el futuro. Es posible que desee pagarla lo suficiente como para refinanciar a una hipoteca de tasa fija.

Usted tiene un cosignatario del préstamo. Si tiene un familiar que ha firmado sus préstamos estudiantiles o un cónyuge que ha firmado su hipoteca, ellos pueden influir en el préstamo que usted aborde primero. Por ejemplo, si la eliminación de un préstamo estudiantil en el que sus padres son cosignatarios, ayudaría a mejorar su crédito o su situación financiera en general, podría dar prioridad a esa deuda.

Usted califica para la condonación de préstamos estudiantiles. Si tiene un préstamo federal que puede ser perdonado después de un cierto período (por ejemplo, 10 o 20 años), pagarlo por adelantado significa que se le perdonará menos. Pagar más por su hipoteca le ahorrará más.

Como puede ver, la decisión de eliminar la deuda y en qué orden, no está clara. Las hipotecas y los préstamos estudiantiles son algunos de los mejores tipos de deuda que se pueden tener, le permiten crear riqueza acumulando capital en una casa, consiguiendo trabajos mejor pagados y liberando ingresos que puede ahorrar e invertir.

En otras palabras, si el hermano de Maya usa su exceso de dinero para pagar por adelantado una hipoteca de baja tasa o un préstamo estudiantil, puede hacer más daño que bien. Así que, antes de apresurarse a pagar por adelantado este tipo de deudas, asegúrese de que no hay un mejor uso para su dinero.

Estar completamente libre de deudas es un objetivo estupendo, pero mantener una deuda barata e invertir su exceso de dinero en efectivo para obtener mayores beneficios puede hacerle más rico al final. Sólo usted puede decidir si pagar una hipoteca o un préstamo estudiantil es la decisión financiera correcta para usted.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams es una autora galardonada de varios libros, incluidos “Smart Moves to Grow Rich de Money Girl”. Su título más reciente, Plan para estar Libre de Deudas: “Cómo salir de las deudas y construir la vida financiera que usted ama”, es una nueva versión de Amazon No. 1.

Publicado por Debt.com, LLC