Un lector que trabaja desde casa quiere mudarse a donde los impuestos son más bajos

3 minute read

Pregunta: Desde que empezó la pandemia, no sólo he estado trabajando en casa, sino que mi jefe lo ha convertido en algo permanente. Así que ahora puedo vivir en cualquier lugar y que me paguen. Quiero mudarme de California, que tiene el impuesto sobre la renta más alto del país. Pero también he encontrado varios estados que no cobran impuestos sobre las ventas. Eso suena genial, pero me pregunto cómo pueden hacerlo, y cuánto me ahorraré si me mudo a uno de esos estados. ¿Qué opina?

Stephen de San Diego

Howard Dvorkin, contador público y presidente de Debt.com responde…

Me gusta esta pregunta porque vivo en Florida, que es uno de los siete estados que no cobran impuestos sobre la renta. Los otros son Alaska, Nevada, Dakota del Sur, Texas, Washington y Wyoming.

Sólo cinco estados no cobran impuestos sobre las ventas: Alaska, Delaware, Montana, New Hampshire y Oregon.

Como pueden ver, Alaska es el único estado que no tiene impuesto sobre la renta ni sobre las ventas. Esto significa que si Stephen realmente quiere ahorrar en sus impuestos, tendrá que moverse 3.600 millas al norte – y vestirse abrigadamente.

También tiene que tener cuidado con la ciudad que elija en Alaska. Mientras que el estado no cobra impuestos sobre las ventas, la capital del estado, Juneau, sí lo hace, es 5%. Otras grandes ciudades de Alaska como Fairbanks o Anchorage no cobran nada. Algunos municipios más pequeños lo hacen.

Esta amplia gama de impuestos puede ser confusa. Stephen no es el único americano que se pregunta cómo estos estados pueden ser tan diferentes en cuanto a impuestos. Echemos un vistazo más de cerca.

El impuesto sobre las ventas es un impuesto confuso

Stephen vive en California, que cobra el impuesto de ventas más alto de la nación: 7,25%. Pero incluso los estados que no tienen impuestos sobre las ventas encuentran maneras de conseguirlo. ¿New Hampshire? Pagará 9% de las comidas preparadas en restaurantes y en automóviles de alquiler. ¿Montana? Si va de camping, pagará un “impuesto de alojamiento y uso” de hasta 7%.

Los impuestos sobre las ventas son diferentes de los impuestos sobre la renta en un gran sentido: Mientras que la mayoría de los estados y el gobierno federal cobran impuestos sobre la renta, el gobierno federal está totalmente fuera del juego de los impuestos sobre las ventas. Lo que esto significa: Los gobiernos estatales se acercan bastante a los estándares establecidos en los impuestos federales sobre la renta. Hay menos variedad en las reglas porque es más fácil ajustar las reglas que ya existen.

Los impuestos sobre las ventas, por otro lado, son el salvaje oeste de los impuestos. Sin ninguna guía federal, los impuestos estatales sobre las ventas cambian en un centavo, cuestan muchos dólares, y requieren profundos buceos en detalles mundanos para resolverlos todos. Por ejemplo, Arizona tiene algo llamado “impuesto de privilegio de transacción”, Florida tiene un “impuesto de ventas discrecional”, e Illinois tiene un “impuesto de ocupación de minoristas”.

Créame, no querrá que le explique todo eso ahora mismo. De hecho, tengo una teoría: Los estados hacen que estos impuestos sobre las ventas sean confusos a propósito porque es más fácil ocultar cuánto nos están quitando. Es difícil dirigir una revuelta fiscal si no entiende los impuestos en primer lugar.

Los impuestos son sólo la mitad de la batalla

Digamos que Stephen se muda a Alaska para librarse de los impuestos sobre la renta y las ventas. Ahorrará mucho, pero también gastará mucho. Eso se debe a que, según el USA Today, el costo de la vida de Alaska es casi un 6% más alto que la media nacional [1]. Es el octavo más alto de los 50 estados.

Por supuesto, puede que no quiera vivir en Alaska. O en Mississippi, que tiene el costo de vida más bajo de la nación. Por otra parte, Mississippi es también, según WalletHub, el estado menos educado.[2]

Entonces, ¿cuál es la conclusión aquí? Los estados que cobran menos impuestos también pueden ofrecer menos servicios. Hay que mirar todo el panorama – y no sólo los impuestos sobre las ventas – cuando se elige el lugar más económico y agradable para vivir.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Fuente:
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC