Un lector puede necesitar declararse en bancarrota, pero le preocupa lo que dirán sus amigos y familiares

5 minute read

Pregunta: Antes de la pandemia del COVID-19, ya estaba muy endeudado. Debía 24.000 dólares en seis tarjetas de crédito porque tenía una novia (ahora ex-novia) que insistía en que viajáramos todo el tiempo. También tengo un préstamo de 84 meses para un Land Rover que no debería haber comprado en primer lugar, y no tengo ni un tercio de eso.

Luego quedan 19.000 dólares en mis préstamos estudiantiles y 14.000 dólares en un tiempo compartido que lamento haber comprado con una familia. Apenas estaba haciendo los pagos. Luego, en mayo, me despidieron.

Ya he aprovechado todos los pagos atrasados que mis prestamistas y el gobierno ofrecían, pero eso no va a durar. No sé cuándo voy a volver a trabajar, y a diferencia de otras personas, mi desempleo no es más de lo que estaba haciendo antes.

Quiero explorar la bancarrota, pero mi familia y mi nueva novia me advierten que no lo haga. Dicen que mis finanzas estarán arruinadas durante una década y que nadie querrá contratarme cuando descubran que me he declarado en bancarrota. Dicen que hay un “estigma social” que todo el mundo, especialmente los empleadores, tiene contra cualquiera que se declare en bancarrota.

¿Es esto cierto? Si es así, ¿cuáles son mis opciones?

Zach de Ohio

Steve Rhode, experto del portal en inglés  “getoutofdebt.org“, responde…

Sí, hay un gran estigma social sobre la bancarrota. Lo sé con certeza, porque yo mismo me declaré en bancarrota en 1990. Pero eso fue lo mejor que pude haber hecho, y no me ha hecho ningún daño. De hecho, me ayudó a tener éxito financiero, porque aprendí de mis errores y no los repetí.

Una gran parte del problema es lo que llamo los “seis mitos de la bancarrota” [ENG]. No voy a entrar en todos ellos ahora, pero aquí están los tres más importantes que causan ese estigma social:

  1. Se subirá a una rueda sin fin de declaraciones de bancarrota: La verdad es que la mayoría de los americanos que se declaran en bancarrota nunca vuelven a pasar por eso.
  2. La bancarrota arruinará su crédito por una década o más: En realidad, a los que se declaran en bancarrota les va mejor en ese período que a los que no lo hacen y se quedan con sus grandes problemas financieros.
  3. La bancarrota es un truco barato para los perdedores: La bancarrota se menciona tanto en la Constitución de los EE.UU. como en la Biblia – como opciones con reglas para ayudar a la gente.

Zach, parece que la bancarrota podría beneficiarle. No puedo decirlo con seguridad porque una decisión tan grande requiere mucha más investigación. Pero en general, la bancarrota es la mejor opción para la gente que está tan endeudada, que no hay una forma razonable y racional de salir adelante por su cuenta.

La bancarrota funciona tan bien que casi medio millón de estadounidenses lo hacen cada año. No sé ustedes, pero yo no veo a mucha gente caminando con una B escarlata en sus pechos.

Mientras estamos aquí, expliquemos cómo funciona realmente la bancarrota, porque si bien es una herramienta útil para las personas adecuadas, siempre es complicada. Usando su situación como ejemplo, Zach, repasemos lo complicado que es realmente…

La bancarrota cuesta dinero

Esto siempre deja a la gente en el suelo. ¿Cómo puede costar dinero ir oficialmente a la bancarrota? Aunque varía de un estado a otro (lo cual discutiremos en un momento), el costo total puede fácilmente exceder los $1,000.

El promedio nacional es de entre 310 y 335 dólares, dependiendo en el tipo de bancarrota que se declare. Aunque no tiene que contratar un abogado de bancarrota, probablemente debería hacerlo. Eso puede costar entre $500 y $5,000, dependiendo de donde viva – Manhattan, Kansas, será más barato que Manhattan en la ciudad de Nueva York.

Luego está el curso de consejería de crédito previo a la bancarrota y de manejo de finanzas personales, que puede sumar otros $100.

La bancarrota según los números

Probablemente ha escuchado los términos Capítulo 7 y Capítulo 13 cuando se trata de la bancarrota, pero ¿qué significan? En el caso de Zach, el Capítulo 7 probablemente funcione mejor. ¿Por qué? Porque el Capítulo 7 es conocido como “bancarrota directa”, y es mejor para gente como Zach que ya no tiene un ingreso estable.

El Capítulo 13 es a menudo llamado bancarrota de “plan de pago” porque en vez de borrar sus deudas, las reestructura. Sé lo que está pensando: ¿Por qué querría pagar mis deudas cuando puedo borrarlas?

Hay tantos pros y contras de cada tipo de bancarrota, que no voy a entrar en ellos aquí. Lea Elegir el camino y momento adecuado para la presentación de una bancarrota personal para saber más. Ahora mencionaré sólo un par.

Primero, una bancarrota del capítulo 7 permanece en su reporte de crédito durante una década, mientras que el capítulo 13 se elimina después de siete años. (Lea más: ¿Qué sucede con su puntaje de crédito después de la bancarrota? [ENG])

Segundo, a menudo puede conservar más bienes personales bajo el Capítulo 13 que bajo el Capítulo 7. Mientras que ninguno lo deja sin su casa, el tiempo compartido de Zach y el Land Rover están probablemente en riesgo. Pero no parece estar enamorado de ninguna de ellos ahora mismo, así que puede que le parezca bien.

Bancarrota por deudas

Otro tema complicado es el tipo de deudas que se pueden eliminar en la bancarrota. Aunque nunca haya pensado en el tema, probablemente sabe que la bancarrota no lo deja en la calle. Puede conservar su residencia principal y un vehículo para ir al trabajo, y a menudo otros bienes personales.

Puede que haya oído que los préstamos estudiantiles federales son imposibles de liquidar, pero eso no es realmente cierto. Ciertamente no es fácil, pero es otra razón para contratar un abogado de bancarrota. Zach no dice si sus préstamos son federales o privados, pero en cada caso, si puede probar una dificultad, puede obtener algún alivio. Una vez más, este es un tema enorme que hay que desentrañar.

Bancarrota por estado

Este es el último tema complejo que abordaré: Importa dónde se declara en bancarrota. Aunque hay una ley federal sobre la bancarrota, los estados tienen sus propias “leyes de exención” que dictan los tipos de propiedad que puede conservar.

En el caso de Zach en Ohio [ENG], por ejemplo, puede eximirse de “1.700 dólares de valor en joyas”. En Oregon [ENG], mientras tanto, “hasta 600 dólares en libros, cuadros e instrumentos musicales”. Y en el tercer estado que comienza con una O, Oklahoma [ENG] se puede eximir “hasta $2,000 en armas para uso doméstico”.

 ¿Qué hacer ahora?

Para Zach y cualquiera que esté pensando en la bancarrota, puede ver por lo que he escrito que es una decisión grande y complicada. Pero hay expertos que pueden desmenuzarla y explicarle cada parte de una forma comprensible, y lo harán gratis. Si llama a Debt.com al 1-844-669-4596 un consejero capacitado le dará un análisis gratuito de la deuda, si la bancarrota es realmente su mejor opción, le ayudarán en el siguiente paso.

Para Zach y cualquiera que se enfrente a una situación similar, terminaré con una declaración muy simple: Usted no es su dinero. No es una mala persona porque se ha metido en un terrible aprieto. La bancarrota no lo definirá.

Hable con un profesional certificado para decidir si la bancarrota es adecuada para usted.

Comenzar
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Steve Rhode

Steve Rhode

Rhode ha estado escribiendo desde la fundación de una organización sin fines de lucro en 1994 para ayudar a las personas a salir de sus deudas.

Publicado por Debt.com, LLC