Una lectora tiene dinero en este momento, pero no tiene idea de qué hacer con él

Pregunta: Tenemos unos $22,000 en el banco. ¿Debemos pagar todas las deudas de las tarjetas de crédito (aproximadamente de $21,000) y quedarnos sin deudas? ¿O deberíamos guardarlo para la hipoteca y un fondo de emergencia? Me ha afectado el COVID-19, y ahora mi sueldo se ha reducido. Nuestros ingresos combinados son inferiores a $100,000, y a veces tenemos dificultades para pagar la hipoteca.

– Lolita de Georgia

Howard Dvorkin CPA responde…

En cualquier otro año, esta es una respuesta fácil – porque es simplemente un problema matemático. Digamos que sus $21,000 en saldos de tarjetas de crédito le están cobrando un 15% de interés. (WalletHub y CreditCards.com dicen que el promedio nacional es de alrededor del 16% en este momento, pero cambia todo el tiempo).

Al 15%, eso significa que está pagando $3,150 al mes en intereses. No dice cuál es el tipo de interés de su hipoteca, pero antes de la pandemia, el tipo promedio rondaba el 5%. Por lo tanto, tiene sentido pagar esas tarjetas de crédito tan pronto como sea posible, y luego invertir esos ahorros en otras deudas e incluso en un fondo de emergencia.

Por supuesto, este es cualquier cosa menos un año típico, así que el consejo estándar no siempre se aplica. El COVID-19 ya ha reducido sus ingresos, y tiene que planificar seriamente lo que ocurriría si eso empeora. ¿Qué hará si pierde más o incluso todos sus ingresos?

Debido a que la pandemia es tan grave, en realidad hay oportunidades para retrasar el pago de algunas facturas, ya que tanto el gobierno como el sector privado tratan de evitar que sus ciudadanos y clientes se arruinen. Así que antes de decidir qué hacer con sus $21,000 inesperados, explore primero estas opciones.

Ayuda con la deuda de las tarjetas de crédito

Al principio de la pandemia, los emisores de tarjetas de crédito ofrecían generosos programas que eximían de los cargos por retraso, reducían los tipos de interés e incluso permitían saltarse los pagos. Estos programas eran siempre temporales, y cada tarjeta ofrecía diferentes ventajas. Algunas se han reducido mucho, mientras que otras han sido constantes durante la pandemia.

Así que lo primero que debe hacer es sacar sus tarjetas de crédito, darles la vuelta y llamar al número que aparece en el reverso. Explique que ha perdido ingresos y que necesita conocer las opciones de pago. Esta es una de las ocasiones en que una llamada telefónica funciona mejor que una búsqueda en Internet, ya que los emisores de tarjetas de crédito no comparten muchos detalles en línea.

Ayuda hipotecaria

Si tiene problemas para hacer los pagos de su hipoteca, es probable que su prestamista intente ayudarlo, porque, en cierto modo, no tienen otra opción. Por ejemplo, en marzo, Bank of America [ENG] anunció que “los clientes pueden solicitar el aplazamiento de los pagos, con pagos añadidos al final del plazo del préstamo”. Por supuesto, lo único que ha hecho es retrasar lo inevitable, pero aun así puede ayudarlo a salir de un apuro en este momento.

Y lo que es mejor, la ley federal CARES -que se aprobó en marzo- todavía tiene algunas disposiciones en vigor que pueden ayudar. Si tiene una hipoteca respaldada por el gobierno federal o por la GSE, “tiene derecho a solicitar y obtener una indulgencia de hasta 180 días”, explica la Oficina de Protección Financiera del Consumidor. “También tiene derecho a solicitar y obtener una prórroga de hasta otros 180 días (para un total de hasta 360 días)”.

Esta es la trampa: “Algunas hipotecas con respaldo federal tienen una fecha límite del 31 de diciembre de 2020 para solicitar una indulgencia inicial. Si está enfrentando dificultades financieras, debe pedir la indulgencia inmediatamente, para no perder ese derecho.”

Lo que debe hacer

Es imposible decir qué ayuda adicional o programas de alivio puede ofrecer el gobierno federal en 2021. Sin embargo, puede llamar a Debt.com al 1-844-669-4596 y obtener el consejo gratuito de un experto que podría responder a preguntas como las planteadas por Lolita más arriba.

Por ejemplo, Debt.com puede presentarle a un consejero crediticio certificado que puede hacerle un análisis gratuito de la deuda. Con eso, será más fácil determinar exactamente lo que debe hacer con el dinero extra.

Sin embargo, sin esos detalles, no puedo tomar una decisión definitiva. Mi esperanza es que pueda pagar una gran parte de sus tarjetas de crédito -obviamente, primero las de mayor interés- y que aún tenga suficiente para reservar algo para un fondo de emergencia. Entonces, tal vez, pueda ponerse en contacto con sus prestamistas para conseguir una rebaja en el resto de lo que debe. Con un poco de suerte, saldrá de esta terrible pandemia con una salud y unas finanzas prósperas.

Contáctese con un consejero de crédito certificado para una evaluación gratuita de la deuda.

Obtenga ayuda ahoraCall To Action Link
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC