Una lectora está endeudada con su auto, debe impuestos atrasados y no puede pagar las facturas de sus tarjetas de crédito. Lo crea o no, todavía tiene opciones.

minutos de lectura

4

Pregunta: Según mi último reporte de crédito, tengo una deuda de $25,000. Ahora me siento completamente preocupada.

Llevo años pagando regularmente el préstamo de mi auto. Nunca había dejado de pagar hasta hace unos meses. Cambié de trabajo y de ubicación, y el nuevo trabajo apenas pagaba el alquiler. Por lo tanto, me atrasé en los pagos de mi tarjeta de crédito, así como el pago del auto.

Durante años, he dejado de pagar varias cuentas y mi puntaje de crédito ha bajado hasta los 500 puntos. No consigo ganar suficiente dinero para pagar las facturas diarias, y mucho menos los gastos adicionales. Vivo solo y he pedido préstamos a mi familia y amigos. 

Ahora, una vez dicho esto, mi próxima confesión es tan aterradora que me paraliza del miedo, incluso para contárselo a alguien. Oh Dios, aquí va: Debo impuestos atrasados, de los cuales no he declarado en al menos cinco años. ¿Por qué? Porque sé que deberé y no puedo pagar. Lo sé, lo sé, es una razón estúpida. Tampoco quiero ir a la cárcel porque no me queda bien el color naranja. Tomándolo con un poco de humor. 

Quiero saldar mi deuda. A partir de este mes, tengo un trabajo estatal, así como un trabajo a tiempo parcial. He pensado en la bancarrota, pero no estoy segura de que sea la solución para mí. ¿Por dónde empiezo? No puedo perder mi auto. 

— Jessella de Nueva York

Howard Dvorkin responde…

No suelo publicar cartas tan largas, sencillamente porque resultan abrumadoras (y emocionalmente agotadoras) para los lectores de Debt.com. Hago una excepción porque la historia de Jessella es importante, al igual que su tono exasperado.

Por desgracia, la historia de Jessella es muy común. Es posible que se vea enfrentando algunos de estos tipos de deudas complicadas. Así que vamos a analizar la situación de Jessella, y tal vez asi ayudamos a otros que se sienten abrumados por problemas de deudas que parecen insuperables…

Impuestos atrasados

Como le teme a los impuestos atrasados por encima de todas las demás deudas -como no podía ser de otra manera-, le he pedido a mi amigo Don Markland que la tranquilice. Markland es el director de ingresos de Tax Defense Network, que ayuda a más de 10,000 clientes al año a resolver sus problemas de deudas tributarias con el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés).

“No va a ir a la cárcel por impuestos a menos que evada o se niegue a pagar”, dice Markland. “Así que Jessella debería sentirse bien por esto.”

Por supuesto, todavía tiene que pagar sus impuestos. Le recomiendo que lea: Impuestos atrasados: Termine sus problemas con la deuda impositiva impaga. Tiene opciones, que van desde acuerdos de pago a plazos hasta algo llamado “oferta en compromiso”. Usted puede incluso ser capaz de calificar como “Actualmente No Cobrable” si su presupuesto está realmente abrumado por la deuda, al igual a como usted se siente. Esto detendrá cualquier acción de cobro del IRS hasta que su situación financiera mejore.

Quién puede ayudarlo: Mientras que usted pueda hacer frente a estas opciones por su cuenta, empresas como la de Markham son expertos en encontrar la mejor opción rápida y sin sufrimiento.

Deuda de tarjeta de crédito

Afortunadamente, usted no puede ir a la cárcel por no pagar sus tarjetas de crédito, pero sigue siendo un problema costoso. Con las tasas de interés rondando un promedio del 15% y las penalizaciones y comisiones que se añaden cada mes, se atrasa más, literalmente, cada día. Si no me cree, lea ¿Qué sucede si dejo de pagar mis tarjetas de crédito?

Aquí también tiene opciones. Una de las más eficientes es un programa de manejo de deudas. Puede reducir los pagos de su tarjeta de crédito hasta en un 30 o 50 por ciento, liberarse de penalizaciones y recargos por retraso.

Quién puede ayudarlo: No puede inscribirse en un programa de manejo de deudas por su cuenta. Primero debe consultar a una agencia de consejería de crédito.

¿Debe mucho al IRS y teme no poder ponerse al día? Eche un vistazo a nuestras soluciones.

Obtenga ayuda ahoraCall To Action Link

Bancarrota

Esta palabra asusta a muchas personas. Es un gran paso, pero existe por una razón. Aunque conlleva algunos obstáculos, es una forma legítima de recuperarse. Sin embargo, no resolverá todos sus problemas. Su puntaje de crédito tendrá un gran golpe. Luego está esto…

“La bancarrota no le ayudará para los impuestos, porque usted nunca los ha presentado”, dice Markland. “Así que usted necesita estar plenamente informada sobre eso.”

Y añade: “Si la razón por la que no puede pagar los impuestos son sus otras facturas, la bancarrota puede ser la respuesta para resolver sus otras facturas, entonces ella puede trabajar en sus problemas fiscales.”

Quién puede ayudarlo: Antes de pensar en la bancarrota, necesita consejería de crédito previa a la bancarrota. A partir de ahí, un experto determinará el mejor camino para usted.

¿Y ahora qué?

Como pudo notar,  he enumerado a los expertos que pueden ayudarle, pero no cómo llegar a cada uno de ellos. Afortunadamente, puede hacer todo eso con una llamada telefónica a Debt.com. Le ponemos en contacto con expertos de confianza como Markland, que pueden ayudarle. Llame al para un análisis gratuito de la deuda.

Ya sea que usted necesite declararse en bancarrota personal o bancarrota comercial para su negocio, Debt.com puede ayudarle a obtener el nuevo comienzo que usted necesita.

Encontrar una soluciónCall To Action Link
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC