Si pensaba que el aumento de los precios que hemos visto en el último año ha sido demasiado, no es nada en comparación al aumento del costo de la educación universitaria. De hecho, los costos universitarios han aumentado a un ritmo cinco veces superior al de la inflación[1].

Pero, aunque el costo de la educación universitaria es elevado, el potencial de ingresos que ofrece indica que vale la pena. Según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, el graduado universitario promedio con una licenciatura gana casi $78,000, en comparación con los $45,000 del trabajador promedio con un diploma de secundaria [2]. Así que, en lugar de reflexionar sobre si ir a la universidad o no, veamos cómo reducir los costos universitarios.
La mayoría de los consejos que leerá a continuación le servirán independientemente de la etapa de su vida en la que se encuentre. Por lo tanto, si su caso es del padre que intenta reducir el costo de la educación de sus hijos o si es un estudiante que quiere volver a estudiar y que está avanzando en su propia carrera, puede seguir la mayoría de los consejos que le ofrecemos a continuación.

Para entender mejor las cosas, los hemos dividido por grupos.

Tabla de contenidos:

Consejos que ayudan a cualquier estudiante, aunque sea mayor

Solicitar becas

Cuando se trata de solicitar becas, sabemos que el tiempo que requiere la búsqueda, llenar las solicitudes y redactar el ensayo no es tiempo perdido, es tiempo que vale la pena, porque cada beca que gana es menos dinero que paga de su bolsillo. Así que solicite todas las becas que encuentre, incluso las más pequeñas, porque pueden sumar.

Encuentre todas las becas que pueda: Busque en su centro de estudios, en becas para empresas o, becas si tiene algún talento o interés especial. Puede utilizar bases de datos de búsqueda en línea como fastweb.com [ENG] o preguntar a su orientador escolar.

Además, tenga en cuenta que puede solicitar becas mientras está estudiando. Por lo tanto, no deje de solicitarlas una vez que comience su primer semestre. Si quiere volver a estudiar para obtener un título, también puede encontrar becas para ello. En otras palabras, no importa en qué punto de su vida o de su educación se encuentre, esta idea puede ayudarle.

Tómese su tiempo para leer detenidamente los requisitos y asegúrese de marcar todas las casillas. Sea cuidadoso en sus respuestas con los ensayos de solicitud y presente cualquier cosa adicional que requiera cada beca con prontitud. ¡Siga cuidadosamente las instrucciones!

Tenga cuidado con las estafas de las becas que mas bien se quedarán con su dinero en lugar de darle la financiación. Nunca debe pagar por solicitar una beca. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de que reciba ayuda y no al revés.

Explore todas sus opciones de ayuda, no sólo la federal

La ayuda financiera es una herramienta que hace posible la educación superior para los estudiantes que no pueden pagar de su bolsillo. Puede permitirle continuar sus estudios cuando de otro modo no habría podido hacerlo. O puede significar poder asistir a esa universidad más costosa en otro estado o a la institución privada a la que siempre ha soñando asistir. Aquí tiene varias opciones que considerar antes de decidir qué ayuda financiera se adapta mejor a sus necesidades.

Ayuda federal

La ayuda federal se presenta en tres formas:

  1. Becas
  2. Programas de estudio y trabajo
  3. Préstamos

Las dos primeras le ayudan a reducir los gastos universitarios de su bolsillo y las explicaremos con más detalle en este artículo. La última, por supuesto, es la que trata de evitar. Pero es importante que solicite la ayuda federal para ver qué puede utilizar potencialmente.

Para solicitarla, complete el formulario FAFSA (las siglas en inglés de “Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes”) disponible en StudentAid.gov. Si prefiere las solicitudes en papel, están disponibles en cualquier campus universitario en el departamento de ayuda financiera. Usted deberá proporcionar información para calcular su Contribución Familiar Esperada (EFC, por sus siglas en inglés), que es la cantidad que usted o su familia deben contribuir al costo de la educación.

Los fondos se conceden por orden de llegada, asi que es importante presentar la solicitud lo antes posible. Una vez procesada su solicitud FAFSA, el Departamento de Educación le enviará un “Informe de Ayuda Estudiantil”. Las escuelas a las que le interesa asistir también recibirán una copia, que utilizarán para preparar un paquete de ayuda financiera y lo que están dispuestos a ofrecerle.

Aunque la mayor parte de la ayuda financiera proviene de fuentes federales, la escuela a la que piensa asistir también puede ofrecer “ayuda institucional”. Asegúrese de programar una reunión con la oficina de ayuda financiera para conocer las ayudas adicionales que pueden estar disponibles.

Ayuda estatal

Muchos estados ofrecen ayuda a los residentes y a veces incluso a los no residentes que estudian en una universidad de su estado. Algunos estados tienen solicitudes específicas que debe completar antes de que lo consideren un candidato para la ayuda estatal. Consulte con su oficina de ayuda financiera para ver a qué programas de ayuda financiera estatal puede optar.

Consiga todos los subsidios que pueda

Los subsidios son posiblemente la mejor herramienta de ayuda federal cuando se trata de reducir los costos universitarios. Al igual que las becas, los subsidios no requieren reembolso, pero dependen de la necesidad financiera. Hay subsidios federales disponibles para los estudiantes que asisten a colegios comunitarios, escuelas de comercio e instituciones de cuatro años a través del Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Beca Pell Grants

La beca Pell Grant es el programa de subsidios más grande del Departamento de Educación, orientado a ayudar a los estudiantes con necesidades financieras significativas. La financiación de la beca Pell Grant cambia cada año. En 2021-2022, el monto máximo de la beca Pell Grant es de $6,495 [3] y el monto que puede recibir depende de:

  • Estado de la inscripción
  • Costo de asistencia
  • Constribución familiar esperada (EFC)
  • Duración de los estudios

También hay que tener en cuenta que el hecho de recibir otras formas de ayuda no influye en la posibilidad de obtener una beca Pell Grant. Por lo tanto, obtener subsidios no significará que pierda la oportunidad de obtener una beca Pell Grant. Sin embargo, estas becas suelen concederse en combinación con otras ayudas financieras federales, como los programas de trabajo-estudio.

Beca Federal Complementaria para la Oportunidad Educativa (FSEOG, por sus siglas en inglés)

La Beca Federal Complementaria para la Oportunidad Educativa (FSEOG, por sus siglas en inglés) es otro tipo de subvención para los estudiantes que tienen una necesidad financiera excepcional. Las becas individuales se calculan en función de:

  • La necesidad económica general
  • El momento en que presenta la solicitud
  • La ayuda financiera total
  • La disponibilidad dentro de su universidad

Aunque el Departamento de Educación financia el FSEOG, las escuelas participantes administran el programa. Lamentablemente, no todas las universidades o colegios participan. Póngase en contacto con el departamento de ayuda financiera de su universidad para saber si el FSEOG es una opción para usted.

Becas para el servicio en Irak y Afganistán

Si su padre, madre o tutor falleció mientras prestaba servicio en las fuerzas armadas estadounidenses en Irak o Afganistán después del 11 de septiembre, puede optar a una beca de servicio. Sin embargo, este fallecimiento debe producirse antes de que usted cumpla 24 años o antes de que se matricule en la universidad. La financiación de la beca es igual al monto máximo de la beca Pell. Por lo tanto, para la temporada 2021-2022, las subvenciones pueden ser de hasta $6,495. Pero la cantidad variará en función de su necesidad económica y del costo de asistencia.

Becas TEACH

Si quiere hacr una carrera de enseñanza, el programa de becas TEACH (las siglas en inglés de “Teacher Education Assistance for College and Higher Education”) ofrece becas de hasta $4,000 por año académico. Pero tenga en cuenta que las becas TEACH tienen requisitos más estrictos.

Para poder optar a una beca TEACH, debe asistir a un centro educativo participante y mantener un alto nivel académico (un promedio o GPA por su siglas en inglés de 3.25 o una puntuación en las pruebas de admisión de la universidad superior al 75%). También debe participar en las sesiones de consejería y firmar un Acuerdo de Servicio de la Beca TEACH.

Los beneficiarios también deben cumplir con una obligación de servicio de enseñanza en un área de alta necesidad en una escuela o agencia de servicios educativos durante al menos cuatro años académicos. Esto debe completarse dentro de los ocho años siguientes a la finalización de los estudios financiados con la beca TEACH.

De lo contrario, la beca TEACH se convierte en un préstamo directo no subvencionado que debe pagarse en su totalidad, junto con un interés acumulado desde la fecha inicial de la concesión de la beca.

Comience en un colegio comunitario

Nunca es mala idea empezar en un colegio comunitario antes de trasladarse a una institución de estudio de cuatro años. Tiene sentido si se tiene en cuenta que los dos primeros años de universidad suelen cubrir los cursos universitarios básicos necesarios.

Puede tomar cursos de la universidad comunitaria para clases de educación general como escritura o historia. Sólo tiene que ponerse en contacto con el secretario de la escuela a la que quiere transferirse, para asegurarse de que los créditos de sus cursos serán transferidos.

Si es joven, esto también le dará tiempo para decidirse por una especialidad antes de que empiece a hacer los curso requeridos para este grado en particular y también se ahorrará miles de dólares si pasa sus dos primeros años en un colegio comunitario.

Realice las pruebas de nivel de la universidad

Cuando se matricule en una universidad, realice todos los exámenes de nivel universitario que pueda. ¿Por qué? Porque muchas universidades ofrecen exámenes de nivel en materias como lengua, matemáticas y escritura. Si puede superar algunos requisitos, estará en mejor posición para graduarse antes.

A diferencia de cosas como los programas AP e IB que explicaremos más adelante, los cuales están restringidos a los estudiantes de secundaria, los exámenes de nivel universitario están disponibles para todo el mundo. Y la puntuación que obtenga en el examen determinará si necesita cursos adicionales de desarrollo, o si puede adelantarse y empezar en una clase de nivel superior.

Evite comprar nuevos libros de texto

A todos nos gusta el olor y lo nítido de los libros nuevos, pero guarde ese sentimiento para cuando lea con tranquilidad. Cuando se trata de libros de texto, suelen tener un precio excesivo y no cambian mucho de un año a otro. Para evitar gastar demasiado en libros nuevos, hay algunas opciones que puede probar:

  • Encontrar copias usadas en línea o intentar alquilar libros de texto en sitios web como Chegg.com [ENG]
  • Utilizar un sitio web como Scribd.com para obtener copias digitales de los libros
  • Buscar libros de texto en formato PDF en Internet
  • Ir a la biblioteca para ver si puede encontrar el libro de texto y luego imprimirlo o escanearlo
  • Pedir a un compañero de clase que imprima o escanee los suyos, o consultar con amigos que hayan cursado la misma asignatura el semestre anterior

Consejos para los que regresan a estudiar y avanzan en su carrera

Ayuda con el pago de la matrícula por parte de su empleador

A veces, las empresas ofrecen el reembolso de la matrícula si los cursos universitarios se ajustan a su trayectoria profesional. Consulte con el departamento de recursos humanos de su empresa para saber más sobre el reembolso de la matrícula.

Por ejemplo, Amazon ofrece beneficios de matrícula a los empleados que tienen un año completo de empleo continuo en su cargo. Puede estudiar para obtener certificados o un título de asociado en los mejores campos, como la enfermería o la ingeniería.

Starbucks también ofrece un programa de matrícula llamado “Starbucks College Achievement Plan”. Este programa cubre el costo total de una licenciatura para los empleados que hayan trabajado al menos 240 horas. Pero hay que seguir trabajando al menos 20 horas a la semana mientras se estudia. Sin embargo, este programa sólo cubre un título del programa en línea de la Universidad Estatal de Arizona.

Por lo tanto, asegúrese de consultar con su empleador actual o con cualquier empleador futuro sobre su ayuda para la matrícula. E incluso si trabaja para un empleador más pequeño que no tiene un programa establecido de ayuda, no está de más preguntar. La próxima vez que tenga una reunión, saque a relucir su objetivo de seguir estudiando y compruebe si están dispuestos a negociar. Pagar la matrícula para su universidad es posiblemente más lucrativo que un aumento de sueldo directo.

Aprovechar las asociaciones entre empleador y escuela

Aunque su empresa no ofrezca el reembolso de la matrícula, es posible que tenga vías que le ayuden a reducir los costos universitarios. Algunos empleadores están asociados con escuelas locales. Puede obtener un descuento por tomar clases y obtener créditos de una escuela específica. Seguirá pagando de su bolsillo, pero al menos no pagará el precio completo.

Trabajar en la universidad

La mayoría de las universidades ofrecen a sus empleados matrícula gratuita para los estudios universitarios. Así que, dependiendo de sus habilidades actuales y de su futura trayectoria profesional, puede ser contratado por una universidad y luego obtener su educación de forma gratuita. Esto funcionará independientemente de lo costosa que sea la universidad e incluso para las escuelas privadas. Algunas escuelas también le permiten obtener títulos de posgrado de forma gratuita.

Este consejo también funciona para los padres y las personas que mantienen a sus dependientes. Sus hijos o dependientes pueden disfrutar de la matrícula gratuita también si es un empleado de la escuela.

Considerar la posibilidad de obtener préstamos estudiantiles privados para obtener un título de posgrado si tiene un puntaje de crédito excelente

Normalmente, no recomendamos el uso de préstamos estudiantiles privados. No ofrecen las mismas protecciones y opciones de condonación que los préstamos federales. Sin embargo, dependiendo de su puntaje de crédito, los préstamos estudiantiles privados pueden ser una opción más económica que los federales.

Como estudiante que vuelve a estudiar, puede tener un puntaje de crédito que le permita obtener un tipo de interés más bajo que el que obtendría con los préstamos federales. Todos los préstamos federales tienen el mismo tipo de interés. Se fija cada año y se basa en el índice del Tesoro a 10 años. Por ejemplo, en 2021-22, el tipo de interés de un préstamo no subvencionado para graduados es del 5.28%. Esa es la tasa que paga tanto si su puntaje de crédito es de 500 como de 800. Las tasas de interés de los préstamos privados se sitúan actualmente entre el 3.25 y el 3.5% si tiene un crédito excelente.

Por lo tanto, es una tasa de interés mucho más baja. Eso significa que los pagos son más bajos mientras está matriculado en la escuela, ya que los pagos son generalmente sólo de intereses. También significa que puede pagar cualquier deuda más rápido una vez que se gradúe o con dinero extra de cosas como reembolsos de impuestos mientras está estudiando.

Esto no funciona tan bien para las carreras universitarias, donde la tasa de préstamo federal se sitúa en el 3.73% para el año académico 2021-22. Pero, si tiene uno de esos puntajes de crédito excelentes, pida cotizaciones y mire lo que los prestamistas están dispuestos a ofrecer. Si la tasa es más baja que la federal, podría ser una buena idea.

Sólo asegúrese de utilizar este consejo si:

  • Tiene estabilidad financiera y seguridad laboral, por lo que no necesitará aplazamiento, indulgencia o un plan de pago basado en los ingresos
  • Trabaja en el sector privado, es decir, en una empresa con ánimo de lucro, y no puede optar a la condonación de los préstamos estudiantiles

Encuentre soluciones para mejorar su crédito y así poder aumentar su capacidad de endeudamiento.

Evaluación gratuitaCall To Action Link

Consejos para los padres y los jóvenes adultos que quieren vivir la experiencia universitaria completa

AP/IB/Inscripción doble

Si todavía está en la escuela secundaria, una de las mejores maneras de reducir los gastos es cursar la Colocación Avanzada (AP, por sus siglas en inglés), inscribirse en el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional (IB, por sus siglas en inglés), o considerar la Inscripción Doble.

Una organización sin ánimo de lucro, conocida como College Board [ENG], gestiona la Colocación Avanzada (AP, por sus siglas en inglés). Los cursos AP ayudan a los estudiantes de secundaria a estar mejor preparados para las exigencias del trabajo de nivel universitario.

También puede hacer un examen AP sin haber tomado una clase si se educa en casa o si su escuela no ofrece el curso AP que necesita. Siempre que obtenga una buena puntuación, obtendrá créditos por el examen. Sólo tenga en cuenta que le costará $119 por examen, pero se ahorrará miles en el futuro si consigue aprobarlo.

El Programa del Diploma del Bachillerato Internacional (IB, por sus siglas en inglés) es un diploma reconocido internacionalmente como símbolo de un alto nivel académico. El Diploma del IB es reconocido como credencial de admisión en universidades de más de 100 países. Pero el principal beneficio es que sus altas calificaciones en los exámenes del IB (con un precio de $93 cada uno) son transferibles para obtener créditos universitarios.

La Inscripción Doble le permite obtener créditos de una universidad local a través de una clase de bachillerato especialmente diseñada, en lugar de obtener créditos a través de un sistema de créditos estandarizados. Los cursos de doble crédito son también mucho más baratos que los cursos universitarios.

La Inscripción Doble puede costar entre $0 y $400 por clase, y hay que tener en cuenta los costos de los libros de texto, así como el desplazamiento a las clases y su regreso. Y puede costarle $96 hacer los exámenes AP. Sin embargo, dependiendo de la universidad, es posible que pueda tomar cursos de Inscripción Dual de forma gratuita.

Por ejemplo, el Broward College, un colegio comunitario de Florida, ofrece la Inscripción Doble a los estudiantes y ofrece eximirse de las tasas de solicitud, la matrícula y  tarifas de laboratorio.

Trabajar más, graduarse antes

Una carga universitaria normal es de cuatro clases por semestre, lo que significa que tendrá ocho clases por año. Para adelantarse un año, necesitará adquirir ocho clases por valor de créditos.

Si puede, tome un curso adicional cada semestre para poder adelantarse. Por lo general, 12 créditos por semestre le otorgan el estatus de tiempo completo. Pero si quiere graduarse antes, necesitará una cantidad de cursos ligeramente superior, de 15 créditos por semestre. Este consejo es especialmente útil para los estudiantes que no están trabajando mientras estudian porque tienen tiempo para tomar un número mayor de cursos y tener el semestre más cargado. Si está trabajando, puede ser difícil manejar un trabajo y una carga de cursos más pesada.

Otra opción es tomar clases de verano para ayudarle a cumplir antes con todos sus requisitos académicos.

La elección de la universidad es importante

A menudo, la gente se pierde en la idea de cómo debe ser la vida de estudiante y qué ofrece la educación de mayor calidad. Y para muchos, ir a una universidad de élite puede ser el sueño porque un miembro de la familia, un mentor o un modelo a seguir puede haberse graduado en dicha universidad. Pero un título, al fin y al cabo, es lo que usted hace de él. Así que elija bien su universidad y ahorre.

Es obvio que asistir a una universidad menos costosa significa menos deuda estudiantil. Y el error más caro que puede cometer es pagar demasiado por su educación. Considere esto como una regla básica: Su deuda total al graduarse debe ser menor que su salario inicial previsto. Por lo tanto, si no cree que podrá pagar $100,000 después de graduarse, no se endeude tanto.

Comparar las opciones de alojamiento fuera y dentro del campus universitario

Antes de decidirse por vivir en el campus o fuera de él, compare las opciones. En general, puede ser más económico vivir en el campus que alquilar un apartamento por su cuenta. ¿Por qué? Porque no tiene que pagar los servicios públicos, siempre tendrá acceso a Wi-Fi y no hay depósitos de seguridad. Sin embargo, si elige estudiar en el estado y está cerca de su casa, puede ser mejor que se desplace desde su casa, aunque sea tentador mudarse.

Incluso puede que quieras explorar las viviendas afiliadas al campus. A veces puede encontrar opciones de alojamiento más baratas a través de este tipo de programas. Muchas universidades proporcionan a los estudiantes recursos para ayudarlos, ya sea ofreciendo una base de datos de viviendas disponibles o proporcionando un foro de compañeros de cuarto. Diríjase a la Oficina de Asuntos Residenciales de su universidad para obtener más información.

Si tienes amigos que van a la misma universidad, pueden alquilar un lugar juntos fuera del campus y eso puede ser más barato que conseguir una residencia. Y si no conoce a nadie, ya conocerá a la gente a su debido tiempo. Si están en el mismo barco que usted, considere la posibilidad de plantear la idea de ser compañeros de habitación para ayudarse mutuamente a ahorrar un poco más.

Explorar los planes de comidas de la universidad

A menudo, los planes de comidas del campus son mucho más cómodos y económicos que comprar alimentos y cocinar. Y como su plan de comidas se conecta a sus otras cuentas universitarias, no tendrá que preocuparse de pagar cada vez que coma. Por lo tanto, explore los distintos planes de comidas que ofrece su institución para averiguar cuál tiene la mejor relación calidad-precio.
Y sí, somos conscientes de que los planes de comidas universitarios cuestan dinero. De hecho, puede esperar pagar entre $3,000 y $5,500 dólares por año académico [3]. Sin embargo, tenga en cuenta que el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés) publica directrices sobre lo que puede pagar por la comida según su edad y lo ahorrador que sea. Incluso la persona más ahorradora de entre 20 y 50 años paga $274.60 al mes por alimentos. Eso supone un gasto anual de $3,288.

Tenga en cuenta que eso es para una persona ahorradora. Un plan de alimentación moderado cuesta $4,110 anuales y un plan “libre” cuesta $5,030. Con los planes de alimentación de la universidad, puede comer todo lo que quiera sin aumentar el costo.

Por lo tanto, compruebe lo que cuestan los planes de comidas a través de su escuela y considere si sería más barato o más caro que cubrir los costos de la comida por usted mismo.

Además, si vive en el campus, aproveche los eventos para residentes de dormitorios que su consejero residente (RA, por sus siglas en inglés) pueda estar organizando. Suelen ofrecer comida y bebida gratis. Además, es una gran manera de hacer nuevos amigos.

Trabajar en la universidad

Sin tener en cuenta las tasas de matrícula, la vida universitaria puede ser bastante cara. A menudo, los estudiantes dependen de los préstamos estudiantiles y las becas para llegar a fin de mes. Pero eso no tiene por qué ser así. Puede trabajar mientras estudia para conseguir algo de dinero de bolsillo [2]. Aquí tiene algunas opciones que puede considerar.

Cuando envíe su FAFSA (las siglas en inglés de “Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes”), puede ser elegible para un puesto de trabajo en el campus. Se trata de un trabajo a tiempo parcial financiado por el gobierno y diseñado para darle tiempo para trabajar e ir a la escuela al mismo tiempo. Los trabajos típicos incluyen trabajar en la recepción de un dormitorio o hacer trabajo administrativo en la unión de estudiantes.

Si le ofrecen un trabajo-estudio, acéptelo. No es algo que se ofrezca a todo el mundo. Es una buena oportunidad para reducir la cantidad de dinero que tendrá que pedir prestado, así que vale la pena el tiempo extra que dedicará al campus.

Los consejeros de residencias (RA, por sus siglas en inglés), están ahí para crear un ambiente de vida positivo y proporcionar apoyo emocional y liderazgo a los residentes del campus. También están ahí para educar a sus compañeros sobre las políticas de la residencia, así como para asegurarse de que los problemas de mantenimiento se reporten y se manejan con prontitud. La ventaja de este puesto es que, en la mayoría de los casos, el alojamiento y la comida son gratuitos.
Como la mayoría de las universidades tienen centros de ocio donde contratan a estudiantes, puede probar suerte allí. Si le apasiona el fitness, puede empezar en el centro recreativo dando clases de fitness, trabajando en la recepción o incluso siendo socorrista en la piscina. Si le gusta cocinar, puede conseguir un trabajo en el comedor del campus.
Aunque la mayoría de las escuelas reservan los puestos de ayudante de enseñanza para los estudiantes de posgrado, algunas universidades hacen excepciones para los estudiantes de grado en su tercer o último año. Los ayudantes asisten a los profesores en la calificación de los trabajos, supervisar los exámenes, dar clases particulares a los estudiantes y, a veces, incluso dar clases.

Pero si ya se ha graduado, puede considerar un puesto de ayudante de investigación. Por ejemplo, ayudará a recoger datos en un laboratorio para un profesor. Hable con un profesor o consejero para saber más sobre estas oportunidades.

Es posible que algunas carreras requieran que haga prácticas, pero incluso si no es así, nunca es una mala idea. Las prácticas le ayudarán a cultivar sus habilidades y a obtener experiencia en el mundo real, lo que le dará una ventaja competitiva sobre sus compañeros cuando se gradúe. Y nunca se sabe, esas prácticas podrían conducir a un puesto permanente.
Si destaca en una asignatura concreta, considere la posibilidad de dar clases particulares a sus compañeros a cambio de algo de dinero. Puede informarse en la oficina de empleo de su universidad o incluso en otras escuelas locales para ver si hay oportunidades. También puede utilizar sitios web, como HelpHub [ENG], para registrarse y convertirse en tutor, donde puede establecer sus propias tarifas y condiciones.
Si se relaciona bien con los niños, puede apuntarse como cuidador. Puede anunciar sus servicios en sitios web como Care.com [ENG] y ayudar a las familias cercanas. Puede hacerlo antes o después de la escuela, dependiendo de su horario de clases y su carga de trabajo.
Si le gustan los animales, puede convertir esa pasión en un trabajo extra, ya sea cuidando mascotas o paseando perros. Puede ponerse en contacto con dueños de mascotas en sitios web como Wag [ENG] y Rover [ENG].
Si tiene acceso a un carro, puede apuntarse como conductor en aplicaciones como Lyft y Uber. Puede establecer su horario y trabajar las horas que quiera al día, ya que es su propio jefe. Si no tiene acceso a un auto, puede conseguir un alquiler con la ayuda de dichas aplicaciones. A veces tienen programas especiales que pueden acabar siendo un beneficio para todos, ya que tendrá un nuevo trabajo y un auto para acompañarlo.
Con la aparición de aplicaciones como DoorDash, Postmates e Instacart, el reparto de comida se ha vuelto más popular que nunca. Puede inscribirse fácilmente para trabajar en estos servicios en línea y hacer su propio horario a su gusto.

Uso responsable de los préstamos estudiantiles

Una vez que tome todas las medidas que pueda para reducir los costos de la universidad, todo lo que quede recaerá en los préstamos estudiantiles. Pero incluso cuando pide un préstamo, hay formas de reducir los costos totales. Tome estas medidas para pedir préstamos de forma responsable mientras va a la universidad:

  • Calcular la cantidad de deuda que puede pagar: Utilice las calculadoras de pago para averiguar a cuánto ascenderán las cuotas mensuales de su préstamo una vez que se haya graduado.
  • Planificar con antelación: Al principio de cada trimestre, reevalúe su presupuesto y pida préstamos estudiantiles sólo para pagar los gastos relacionados con los estudios. No pida préstamos para vivir más cómodamente.
  • Realizar los pagos mientras esté estudiando: Los préstamos estudiantiles suelen estar aplazados mientras asiste a la universidad. Pero si puede permitirse hacer los pagos, aunque sólo esté pagando los intereses acumulados, mantendrá su deuda al mínimo
  • Aprovechar las beneficios fiscales: Los intereses de los préstamos estudiantiles son deducibles de los impuestos. Así que, si sigue el consejo anterior y al menos paga los intereses de sus préstamos, asegúrese de reclamarlos. Obtendrá un mayor reembolso que podrá utilizar para pagar otra parte de sus préstamos estudiantiles.

Encuentre soluciones prácticas para pagar los préstamos estudiantiles más rápido.

Evaluación gratuitaCall To Action Link

Fuentes
[1] Fox Business – College costs have risen at nearly 5x the rate of inflation

[1] Liberty Street Economics – Despite Rising Costs, College Is Still a Good Investment

[2] CFNC – 13 Stress-free ways to Make Extra Money in College

[3] FSApartners.ed.gov – 2021-2022 Federal Pell Grant Payment and Disbursement Schedules

[4] StudentAid.gov – Grants

[5] StudentAid.gov – FSEOG (Grants)

[6] StudentAid.gov – Iraq and Afghanistan Service Grants

[7] StudentAid.gov – TEACH Grants

[8] StudentAid.gov – Receiving Financial Aid

[9] StudentAid.gov – Finding and Applying for Scholarships

[10] StudentAid.gov – Federal Interest Rates and Fees

[11] College for Adults – Placement Tests

[12] Harvard Extension School – 10 Tips for Responsibly Borrowing Via Student Loans

[13] Sallie Mae – Student Aid Report – How to Review Your SAR for FAFSA?

[14] Pearson Accelerated Pathways – 9 Dual Credit Options for Homeschoolers

[15] Broward.edu – Dual Enrollment

[16] US News – Paying for Meals at College: What to Know About Costs

[17] USDA – Cost of Food at Home at Three Levels, February 2022

[18] CFNC – 13 Stress-free ways to Make Extra Money in College

Artículo modificado por última vez el Octubre 31, 2022. Publicado por Debt.com, LLC