Puede parecer injusto que, una vez cancelada una deuda, ésta vuelva a perseguirlo. Pero así es como funciona el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés). Clasifican la deuda cancelada a través de cosas como la bancarrota o la liquidación de deudas como ingresos imponibles porque es un crédito que recibió, pero no pagó.

La buena noticia es que hay maneras de evitar el aumento de la responsabilidad fiscal que podría enfrentar en el año en que se le perdona una deuda. Siga leyendo para saber cómo trata el IRS los impuestos sobre la deuda cancelada y qué puede hacer al respecto.

¿Qué es la cancelación de la deuda (COD, por sus siglas en inglés)?

La mayoría de los contribuyentes son conscientes de que tienen que pagar el impuesto sobre la renta sobre sus salarios, o si venden acciones, o venden una casa. Pero muchos desconocen que el IRS también espera que los contribuyentes paguen impuestos sobre la renta por las deudas canceladas.

En términos formales, una “cancelación de deuda (COD, por sus siglas en inglés)” significa que un prestamista ha perdonado, cancelado o descargado su obligación de pagar una deuda o una parte de ella.

Hay 5 escenarios en los que esto puede suceder:

  1. Un acreedor no puede cobrar una deuda, por lo que la cancela.
  2. Usted se declara en bancarrota y se le condonan las deudas.
  3. Ha negociado un acuerdo con el acreedor o prestamista.
  4. Ha completado un plan de pago de préstamos estudiantiles basado en los ingresos y todavía le queda un saldo.
  5. Usted califica para la condonación del préstamo estudiantil.

Pronto definiremos cada una de ellas con más detalle, pero en cualquiera de estas situaciones, el saldo cancelado o descargado se convierte en un ingreso imponible. El prestamista o acreedor le proporcionará el formulario 1099-C del IRS, que debe presentar con sus declaraciones de impuestos anuales.

¿Cómo afecta la deuda cancelada a los impuestos?

Cuando usted pide dinero prestado por primera vez, no paga impuestos sobre el dinero porque está obligado por un contrato a devolverlo. Pero si su deuda se cancela, entonces a los ojos del IRS está recibiendo dinero gratis. Básicamente, la cancelación de su obligación de devolver el préstamo se convierte en un ingreso imponible.

Si tiene $600 o más en deuda cancelada, se considera una cantidad imponible. Su prestamista está obligado a enviarle un formulario de impuestos 1099-C. Si su deuda perdonada o cancelada es inferior a $600, es posible que no reciba un 1099-C. Sin embargo, todavía se le exigirá que declare la cantidad cancelada en sus declaraciones de impuestos.

El acreedor o prestamista también enviará una copia del 1099-C al IRS. Por lo tanto, si usted no reconoce el formulario y los ingresos en su declaración anual de impuestos para ese año, levantaría una enorme alerta. Podría dar lugar a que le hicieran una auditoría.

Métodos de cancelación de la deuda

Hay muchos métodos diferentes para que usted pueda cancelar algunas o todas sus deudas. Lo mejor para usted depende de sus circunstancias y de lo que pueda pagar. Además, siempre es inteligente buscar asesoramiento legal antes de proceder.

Negociar con los acreedores

Esto es bastante sencillo. Un prestatario se pone en contacto con su prestamista y le pide que le perdone una parte o la totalidad de su deuda. También puede negociar el pago de una cantidad menor por adelantado. La negociación de la deuda puede ser una buena forma de evitar el pago de al menos una parte de la deuda, pero para ello se necesita una buena cantidad de dinero.

Los que no tienen ahorros a los que recurrir están a merced de un prestamista. Y conseguir que los prestamistas eliminen las penalizaciones o los cargos por demora puede ser difícil porque esa es su principal fuente de ingresos. Pero, en la mayoría de los casos, éste sigue siendo el método más sencillo y barato de hacer frente al endeudamiento.

Programas de alivio de la deuda

Hay una multitud de programas de alivio de la deuda disponibles en todo el país, incluidos los programas de liquidación de la deuda que la resuelven por menos de lo que el prestatario debe.

Las empresas de liquidación de deudas negocian directamente con los acreedores del prestatario para que acepten un porcentaje de la cantidad adeudada. Una vez que se llega a un acuerdo, el acreedor recibe el pago acordado y el saldo restante se perdona.

Esa cantidad condonada se convierte entonces en una renta imponible.

Programas de pago y condonación de préstamos estudiantiles

Las opciones de condonación de los préstamos estudiantiles dependen de factores como los ingresos, el tipo de trabajo que se realiza y la cantidad que se debe.

Los programas que condonan o cancelan directamente las deudas de los préstamos estudiantiles pueden ser difíciles de encontrar y aún más difíciles de calificar. Sin embargo, estos programas condonan la totalidad o parte de los saldos restantes de los préstamos estudiantiles federales una vez que se cumplen los criterios de calificación.

Sin embargo, también hay planes de pago en función de los ingresos [ING] que perdonan los saldos restantes una vez que se completa el plazo de pago. Con estos programas, usted realiza pagos durante 20 a 30 años, pero una vez que haya completado todos los pagos, los saldos restantes adeudados son condonados.

Sólo algunos tipos de condonación de la deuda de los préstamos estudiantiles se contarán como ingresos imponibles. Para ayudar a simplificar las cosas, hicimos una tabla que desglosa la elegibilidad y si usted debe o no impuestos:

Programa Elegibilidad ¿Debo pagar impuestos?
Condonación de Préstamos por Servicio Público Si ha trabajado para el gobierno, o para una organización sin ánimo de lucro que reúna los requisitos, y ha realizado 120 pagos mientras estaba empleado allí. No
Pago revisado según sus ingresos Si tiene un saldo restante después de estar en un plan de pregrado de 20 años o un plan de postgrado de 25 años.
Pago según lo que gana Si tiene un saldo restante después de estar en un plan de 20 años.
Pago basado en los ingresos Si tiene un saldo restante después de estar en un plan de 20 años para los nuevos prestatarios a partir del 1 de julio de 2014; o de 25 años si no era un nuevo prestatario en ese momento.
Pago contingente a los ingresos Si tiene un saldo restante después de estar en un plan durante 25 años.
Condonación de Préstamos para Maestros Si ha enseñado durante cinco años académicos completos y consecutivos en un área de bajos ingresos, puede ser elegible para una condonación de hasta $17,500. No
Asistencia para el pago de préstamos estudiantiles Si recibió ayuda para pagar los préstamos debido a su participación en el Programa de Pago de Préstamos del Cuerpo Nacional de Servicios de Salud, o en un programa estatal relacionado con la prestación de servicios de salud en zonas desatendidas. No

Bancarrota

La bancarrota es un proceso legal que puede eximir al prestatario de pagar la mayoría de sus deudas. Algunas excepciones son los impuestos atrasados, los pagos por orden judicial y la mayoría de los préstamos estudiantiles. También le concede una suspensión automática que impide a los prestamistas realizar cualquier otro esfuerzo de cobro.

Independientemente del capítulo de bancarrota que presente, la mayoría de sus deudas serán canceladas una vez que cumpla con los requisitos de su bancarrota.

Excepciones a los ingresos por cancelación de deuda

En su mayor parte, las deudas canceladas se consideran imponibles. Sin embargo, hay algunas excepciones a la regla. Si se encuentra en una de las siguientes situaciones, es posible que aún tenga que informar sobre su deuda, pero ésta no se contabilizará en sus ingresos brutos.

En algunos casos, tendrá que presentar un formulario adicional para reclamar una exclusión. En otros, no es necesario ningún trámite fiscal adicional.

Reclamar una exclusión con el formulario 982 del IRS

Si usted es un agricultor (que ha obtenido al menos la mitad de sus ingresos de la granja en los últimos tres años fiscales anteriores al año fiscal actual) y tiene una deuda condonada relacionada con la granja, no se le exigirá que incluya su deuda cancelada en sus ingresos.

Si se le cancela la deuda de los bienes inmuebles de la empresa, tampoco deberá pagar impuestos.

En ambos casos, tendrá que presentar un formulario 982 [ING], la Reducción de impuestos debido a la cancelación de la deuda para reclamar esta exclusión.

Bancarrota

Si su deuda fue descargada en una bancarrota del Título 11 (como el Capítulo 7 o el Capítulo 13), usted no sería responsable de los impuestos sobre esa deuda. Sin embargo, puede ser mejor consultar con su abogado de bancarrota para averiguar si usted necesita reclamar ingresos 1099-C pertinentes a su cargo de bancarrota.

Insolvencia

Las deudas condonadas a través de la liquidación de la deuda o de un programa de alivio de la deuda también puede calificar para una exclusión. Sin embargo, debe poder demostrar que era “insolvente” en el momento de la condonación de la deuda.

Si el importe total de sus deudas (incluida cualquier deuda condonada) es superior a su patrimonio total, no tendrá que pagar impuestos por la deuda cancelada hasta el importe insolvente.

Tendrá que presentar un formulario 982 para poder acogerse a la exclusión.

Regalos

Si un amigo o familiar le presta dinero y le dice que no se preocupe por devolverlo, entonces el IRS considerará este tipo de cancelación de deuda como un regalo. Porque la suma global de dinero se da sin esperar que se devuelva parcial o totalmente. Por lo tanto, su benefactor no está obligado a emitir un formulario 1099-C, y usted no está obligado a declararlo como ingreso.

Intereses deducibles

Si le han cancelado préstamos comerciales o hipotecarios, no tendrá que declarar la cantidad condonada siempre que los intereses se consideren deducibles de impuestos. Sin embargo, seguirá teniendo que pagar el importe principal cancelado.

Algunos préstamos para estudiantes

La deuda condonada a través de los programas de condonación de préstamos estudiantiles suele tratarse como un ingreso. Por lo tanto, es posible que siga debiendo impuestos sobre la deuda condonada. Por ejemplo, si el saldo de su préstamo estudiantil federal se perdona mientras está en un plan de pago basado en los ingresos, es posible que siga debiendo impuestos sobre la cantidad condonada, a menos que reúna los requisitos para una excepción diferente.

Sin embargo, si los saldos de sus préstamos estudiantiles son condonados como parte del programa de condonación de préstamos para el servicio público, no se le exigirá que declare esa deuda condonada como ingreso.

Además, debido a los cambios de la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos, si sus préstamos estudiantiles federales son cancelados porque usted ha quedado incapacitado, su deuda cancelada no necesita ser incluida como ingreso.

P:¿Por qué la deuda cancelada está sujeta a impuestos?

500
R: Si un acreedor decide perdonar un saldo vencido de la tarjeta de crédito, si recupera un vehículo para satisfacer parcialmente un préstamo de vehículo asegurado, o si una compañía hipotecaria perdona una deuda hipotecaria después de una ejecución hipotecaria, el contribuyente queda a cargo del impuesto sobre la renta de la cantidad perdonada. Básicamente es tratado como si fuera un ingreso regular, porque es dinero prestado que ya no está obligado a devolver.

Si liquida grandes cantidades de deuda, la factura de impuestos puede fácilmente acumularse en miles o decenas de miles de dólares en impuestos adicionales. Podría perder su reembolso o, lo que es peor, podría endeudarse con el IRS, y enfrentar nuevos desafíos con la deuda tributaria.

El impuesto a las ganancias sobre las deudas canceladas a menudo opera como una “doble penalidad”. Las dificultades financieras son típicamente la causa principal de la deuda de tarjetas de crédito, la recuperación o reposesión y la ejecución hipotecaria. Entonces, una factura de impuestos adicional sobre cualquier deuda perdonada agregará una carga financiera a alguien que ya está pasando por dificultades. Pero hay algunas buenas noticias: el IRS les permite a los contribuyentes excluir los ingresos cancelados de sus deudas (es decir, no tener cargos por impuestos adicionales sobre la deuda cancelada), bajo ciertas condiciones.

1

¿Se puede optar a una exclusión de la deuda cancelada?

Release your finances from being tied up in back taxes by cutting out a tax debt forgiveness planEl IRS excluirá la deuda cancelada si la descarga se produce por:

  • Un caso de bancarrota.
  • Endeudamiento calificado de la vivienda principal.
  • Contribuyentes insolventes en la medida en que lo sean.
  • Endeudamiento calificado de la explotación agrícola.
  • Endeudamiento calificado de una empresa inmobiliaria.

Las dos situaciones más comunes son cuando el contribuyente es insolvente y para el endeudamiento calificado de la residencia principal. El IRS considera que un contribuyente es insolvente cuando su pasivo total supera su activo total.

Solicitar la exclusión por cancelación de la deuda por insolvencia

Para solicitar la exclusión por insolvencia hay que rellenar un formulario en el que se detallan todos los pasivos y activos del contribuyente (ver la publicación 4681 del IRS [ING]). El IRS permite a los contribuyentes excluir la deuda cancelada en una cantidad igual a la que sus pasivos superen a sus activos.

Por ejemplo, si un contribuyente tiene $10,000 en pasivos y $7,000 en activos, ese contribuyente puede excluir la diferencia; tiene derecho a la condonación de hasta $3,000 en deuda cancelada. El impuesto sobre $3,000 podría ascender a casi $1,200. Por lo tanto, reclamar esta exclusión puede suponer una gran diferencia en el resultado de la declaración de impuestos.

Reclamar una exclusión por endeudamiento de la residencia principal

La segunda exclusión de deuda cancelada más común es para el endeudamiento calificado de la residencia principal. Una residencia principal calificada es la “vivienda principal” en la que se vive la mayor parte del tiempo. Este tipo de cancelación ocurre más comúnmente cuando el prestamista acuerda una venta al descubierto o inicia una acción de ejecución hipotecaria.

Hasta 2016, el IRS permitía una exclusión de hasta $2,000,000 en deudas hipotecarias canceladas derivadas de ejecuciones hipotecarias o ventas al descubierto de las residencias principales de los contribuyentes. Esta exclusión permitía a la gran mayoría de los contribuyentes forzados a la ejecución hipotecaria o a las ventas en descubierto escapar de la “doble penalización” de una factura de impuestos por cualquier deuda hipotecaria no pagada.

Sin embargo, a partir de 2017 el IRS redujo la exclusión. Ahora, el IRS sólo permite la exclusión si la descarga fue “sujeta a un acuerdo que se celebró y la evidencia por escrito antes del 1 de enero de 2018” (Ver Instrucciones del formulario 982 [ING]). Así que, aunque esta disposición ha proporcionado un alivio inconmensurable en los últimos 10 años, puede que no exista mucho más.

Merece la pena trabajar con un experto fiscal cuando se trata de deudas canceladas

Tax debt consolidation offers faster reliefLa gente suele pensar que la condonación de los préstamos o de las deudas de las tarjetas de crédito es el fin de sus problemas. Ha pagado lo acordado, así que puede respirar tranquilo. Pero una vez que ha saldado la deuda y ésta ha sido cancelada por el acreedor, el prestamista o el cobrador, su trabajo no ha terminado.

El impuesto sobre la renta que se cobra por la deuda cancelada puede ser una grave carga para los contribuyentes que ya están en apuros económicos. Usted no estaría cancelando la deuda y perjudicando su puntaje de crédito si tuviera los medios para pagar. Por lo tanto, es fundamental presentar sus impuestos correctamente para cualquier año en el que liquide una deuda.

Conociendo los tipos de ingresos por deudas canceladas que puede excluir y declarándolos correctamente en su declaración de impuestos, puede reducir o eliminar la “doble penalización”. Sin embargo, debe saber cómo presentar la deuda cancelada en los formularios de la declaración de impuestos para evitar la responsabilidad.

La clave es contar con un preparador de impuestos con experiencia de su lado. Necesita a alguien que le guíe a través del proceso y se asegure de que no está pagando de más. Sin orientación, es fácil caer presa de la “doble penalidad” del impuesto sobre la deuda cancelada.

¿Problemas fiscales? Póngase en contacto con nosotros hoy mismo.

EmpezarCall To Action Link

Respuestas de los expertos a las preguntas sobre la deuda cancelada

Impuestos sobre la deuda cancelada de la tarjeta de crédito

Pregunta: Tuve una mala racha en mi vida y logré que me “cancelaran” algunas deudas de tarjetas de crédito. Pensé que esto significaba que no tenía que pagar nada.

¡Pero ahora he recibido una carta del IRS diciendo que tengo que pagar el impuesto sobre la renta! ¡Sobre la deuda cancelada! ¿Cómo es que la DEUDA se considera un ingreso? ¡Si tuviera ingresos, no estaría en deuda!

Esto es ridículo. ¿Pueden explicarme esta situación? ¿Es siquiera legítimo? ¿O me están estafando? Si es cierto, ¿qué puedo hacer? Ya estoy casi en la bancarrota, y de hecho estaba pensando en presentar la bancarrota. ¿Ayudaría eso?

– Moisés de California

Jacob Dayan responde…

Esa es una gran pregunta, y entiendo completamente su frustración. Sé que puede parecer casi una broma cruel que le están gastando. Pero, lamentablemente, no se trata de una estafa. La condonación de la deuda de la tarjeta de crédito no suele ser un proceso sencillo. Aquí tiene un rápido vídeo explicativo:

Hola, soy Jacob Dayan, director general y cofundador de Community Tax. Es una gran pregunta, la respuesta a su pregunta es relativamente sencilla, pero como siempre, tengo que advertir que las circunstancias fiscales de cada persona son diferentes. Por ello, a menudo es aconsejable hablar con un profesional de los impuestos antes de tomar una decisión relacionada con esto. Antes de desglosar la respuesta, repasemos algunos aspectos básicos sobre cobros e impuestos.

La respuesta corta es que una compañía de tarjetas de crédito cancelará el saldo de un deudor después de meses, sino años, de esfuerzos de cobro. La compañía de tarjetas de crédito emitirá al deudor un formulario 1099 de cancelación de deuda. Lo que esto significa es que el deudor (usted) está obligado a pagar el impuesto sobre la renta en la cantidad que fue cancelada o perdonada.

El IRS esencialmente trata cualquier deuda no pagada y perdonada como un ingreso. Y definitivamente no querrá ignorar al IRS. Si quiere saber más sobre lo que ocurre si lo hace, lea el informe “Entender el proceso de cobro del IRS”, disponible en Debt.com. Hay, sin embargo, una excepción a la obligación de pagar impuestos sobre cualquier deuda de tarjeta de crédito cancelada.

El contribuyente no será responsable del pago de impuestos si puede demostrar que es insolvente en el momento de la cancelación de la deuda, o antes. Insolvente significa que no tiene activos o que su situación financiera está básicamente al revés. Las compañías de tarjetas de crédito suelen esperar tres años antes de emitir un 1099 de cancelación de deuda. ¿Por qué? Porque deben demostrar un intento constante de cobrar el saldo impago. Las compañías de tarjetas de crédito no están en el negocio de los litigios. Por lo tanto, tienden a vender las cuentas vencidas a bufetes de abogados que cobrarán la deuda pendiente.

Si una compañía de tarjetas de crédito no consigue cobrar después de unos seis meses, puede contratar a un bufete de abogados de cobros para que se haga cargo de los mismos. El bufete de abogados tratará de llegar a un acuerdo de pago de la deuda antes de presentar una demanda en un tribunal civil. Después de tres años de intentar cobrar, la compañía de tarjetas de crédito finalmente cancelará la deuda y emitirá un 1099 de cancelación de deuda. Espero que esto haya ayudado a aclarar las cosas. Si tiene alguna otra pregunta, no dude en llamarme a mí o a mi equipo, o visite Debt.com

Ahora vamos a profundizar en los detalles de Moisés.

Sí, las deudas pueden ser imponibles

Según las directrices del IRS, las deudas canceladas cuentan como ingresos imponibles. En circunstancias ordinarias, recibir un préstamo no se considera un ingreso, y devolverlo no es una deducción. Pero cuando un prestamista cancela la deuda, el IRS trata el importe de la deuda cancelada como si fuera efectivamente un ingreso imponible.

Hay excepciones

Esta es una de las disposiciones más duras del código tributario porque castiga a personas que ya tienen dificultades. Pero puede haber ayuda. Hay algunos casos en los que estos “ingresos por deudas canceladas” pueden excluirse de la renta, y usted puede eludir el pago de impuestos sobre ellos.

Por ejemplo, si la deuda cancelada de la tarjeta de crédito era de una bancarrota, o si usted puede probar al IRS que usted debía más deuda total que el valor de sus activos (casa, auto, cuentas de jubilación, etc.) en el momento de la condonación, usted puede ser capaz de evitar el impuesto sobre los ingresos de la deuda cancelada.

Programas de resolución

El IRS también tiene programas de resolución específicamente diseñados para aquellos con dificultades financieras (como un plan de pago, el estado de dificultad “actualmente no cobrable”, o un acuerdo si usted califica). Si desea más información, tenemos profesionales de impuestos en el personal que puede llevar a cabo una investigación sobre su situación fiscal y determinar si usted podría calificar para algún alivio.

Jacob Dayan es cofundador de Community Tax LLC, una empresa de servicios fiscales completos que ayuda a los clientes de todo el país con la resolución de impuestos, la preparación de impuestos, la teneduría de libros y la contabilidad.

Permítanos conectarlo con la solución correcta para su deuda tributaria.

Más informaciónCall To Action Link

Impuestos después de la modificación del préstamo

Pregunta: Hace cinco años hice una modificación de préstamo bajo el programa HARP. La modificación no fue respetada por mi prestamista, y tuve que demandar. El resultado de la demanda fue que mi prestamista redujo el capital de mi préstamo en $115,000, y me enviaron un formulario

William de California

Howard Dvorkin, presidente de Debt.com y contador público, responde:

HARP son las siglas en inglés de Programa de Refinanciación Asequible de Viviendas, y desde su lanzamiento en 2009, ha sido el programa más popular del gobierno para la refinanciación de hipotecas. ¿Por qué? Porque HARP está diseñado para los propietarios de viviendas que están “bajo el agua”, es decir, que deben más en sus hipotecas de lo que valen sus casas.

Hay un montón de reglas para calificar: la relación préstamo-valor debe ser del 80%, etc. pero lo que es importante que William y otros participantes en el programa HARP sepan es esto: Sí, los impuestos pueden convertirse en un problema.

La deuda cancelada se considera un ingreso

Como cualquier otro programa gubernamental, las complicaciones abundan. Así que he consultado a otros dos expertos financieros que tienen una visión aguda de la pregunta de William:

“En muchos casos, cuando un prestamista cancela una parte (o la totalidad) de un saldo pendiente, normalmente hay que considerar esa deuda cancelada como un ingreso y declararla en la declaración de la renta del año en que se canceló la deuda. Sin embargo, hay casos en los que la deuda cancelada puede excluirse de sus ingresos imponibles. Una de esas posibles exclusiones es una modificación del préstamo de su vivienda principal. Dado que el saldo principal de su hipoteca se ha reducido, usted puede calificar para excluir los $115,000 de su ingreso gravable”, dice Crissinda Ponder, redactora de LendingTree [ING].

Así que, como puede ver, la respuesta es: Sí, debe pagar impuestos, excepto cuando no lo hace.

Cuando lo hace, necesita el formulario de impuestos que William mencionó. El IRS lo llama 1099-C. Si la deuda cancelada es de al menos $600, debe rellenar uno. Este formulario contiene información importante sobre la deuda cancelada, incluyendo la cantidad que se debe y la fecha de cancelación.

Más información sobre el formulario 1099-C

Para más información sobre el 1099-C, he consultado a Jacob Dayan. Es el cofundador de Community Tax, una de las mejores consultoras fiscales con las que he trabajado.

Dayan dice que, si la propiedad es su residencia principal, y el saldo principal del préstamo perdonado fue parte de un “acuerdo celebrado antes del 1 de enero de 2018, o previo a eso”, es probable que no tenga que pagar impuestos sobre los $115,000. Pero, dice…

“Si la casa no era su residencia principal, o el acuerdo para perdonar parte del saldo principal del préstamo se celebró en 2018 o 2019, entonces es probable que deba pagar el impuesto sobre la renta sobre la totalidad de los $115,000. En general, no hay consecuencias fiscales para un préstamo. El prestatario no declara los fondos prestados como ingresos y no declara una deducción cuando los fondos prestados se devuelven. Sin embargo, cuando se condona un préstamo las consecuencias fiscales cambian y el importe de la deuda condonada es imponible para el prestatario”.

¿Por qué es tan complicado?

Hay una razón para todas estas idas y venidas. Cuando la crisis hipotecaria se apoderó del país a partir de 2007, el Congreso promulgó una disposición que permitía a los propietarios de viviendas excluir la deuda cancelada como ingreso (es decir, sin impuestos) siempre que la deuda cancelada fuera para su residencia principal.

Pero a partir de 2018, el gobierno redujo significativamente esa disposición. Para los años fiscales 2018 y posteriores, Dayan dice lo siguiente:

“Para ser excluible, la deuda cancelada debe, en primer lugar, cubrir una hipoteca sobre su residencia principal y, en segundo lugar, el acuerdo para el saldo principal del préstamo perdonado debe estar por escrito y fechado antes del 1 de enero de 2018”.

Continúa: “Si el préstamo cubría su residencia principal y el acuerdo de condonación del saldo principal se produjo antes del 1 de enero de 2018, podrá excluir los $115,000 en el 1099-C y no pagará impuestos. Pero si se trataba de una propiedad de alquiler o de una segunda vivienda, y el acuerdo de condonación del saldo principal del préstamo se produjo el 1 de enero de 2018 o después, estarás atascado pagando impuestos sobre la totalidad de los $115,000”.

Consulte con un experto fiscal

Si esto lo confunde y desconcierta, mi consejo de experto es el siguiente: Consulte con un experto fiscal como Jacob Dayan. En casi todos los casos, se ahorrará mucho más en sus impuestos de lo que pagará por el consejo del experto. Como puede ver, las cuestiones fiscales pueden complicarse fácilmente. A menudo se necesita un experto para desenredar los detalles (y encontrar el ahorro).

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Artículo modificado por última vez el Agosto 5, 2022. Publicado por Debt.com, LLC