¡LLAME AHORA! (844)-856-2052

Vender comida como un trabajo extra no es para todos

Get Debt and Credit Help Now

Find solutions to overcome debt and fix your credit so you can achieve stability.

Vender comida como un trabajo extra no es para todos

Hay momentos en los que bromeo, sobre que he trabajado en cada ocupación a tiempo parcial que existe bajo el sol. He trabajado como embajadora de una marca, en el centro de convenciones local, e incluso he hecho un montón de grupos focales.

No soy ajena al trabajo a tiempo parcial.

Cuando vi un listado para trabajar en el estadio de béisbol local de mi ciudad y con pago semanal, ¡estaba interesada! La contratación fue bastante sencilla, y pronto me encontré organizándome para trabajar en mi primer turno como ayudante en una tienda de comida.

Habiendo trabajado en locales de comida rápida en “otra vida”, no me preocupaba trabajar con comida. Pero, esta vez, estaba preocupada porque no sabía qué esperar y nada me fue comunicado acerca de lo que se esperaría de mí durante mi turno inicial, aparte de llegar a tiempo.

Se les dijo a los empleados que fueran a la parte posterior del estadio y se reunieran con un representante de la compañía. Los detalles del turno nos serían compartidos.

Hacía más de 90 grados, y estábamos esperando en largas filas de personas vestidas de negro charlando entre nosotros. Luego nos dieron un brazalete para usar con un código de barras, que se utilizaba para registrar el ingreso y salida del estadio. Y, por si tuviéramos el tiempo, fue precargado con dinero para comprar alimentos de uno de los puestos concesionados durante nuestro turno.

Aunque encontré la pulsera un poco rara y poco atractiva en muchos niveles, aprecié la comida gratis.

Pronto estuve en las entrañas del estadio y me dirigí hacia donde me asignaron mi primer turno. Parecía bastante fácil, ayudando a hacer nachos.

¿Qué tan difícil podría llegar a ser?

Como descubrí, es bastante difícil trabajar con una persona que no debería ser un supervisor. La persona a la que asistía era un supervisor por defecto, y me encontré trabajando en círculos a su alrededor. ¿Qué terminé haciendo ese día? Llené cientos de recipientes de plástico con nachos. En serio, cientos de ellos y luego agregué queso nacho, jalapeños y alguna que otra cucharada de salsa al recipiente también.

No fue un trabajo difícil, pero solo éramos dos, y más tarde descubrí que normalmente debería haber habido, tres o cuatro personas en esa área. Al final de mi primer turno, sentí que me había atropellado un automóvil y quería gritar.

¡Nunca más!

Pero, decidí que mi mayor problema era cómo me supervisaban, así que decidí darle otra oportunidad. Debería haber escuchado a mi instinto. Este tipo de trabajo no era para mí. Un par de semanas más tarde me registré para otro turno y esta vez trabajé con un supervisor que estaba siendo evaluado para un puesto de sargento de instrucción.

Lo que aprendí de esta experiencia

Lo que me gustó de eso

Hubo tres cosas que inicialmente me parecieron atractivas sobre este trabajo extra.

Si necesita ganar dinero extra rápidamente y se siente cómodo moviéndose durante horas en un espacio reducido donde se sirven comidas y bebidas, puede considerar visitar los departamentos de concesiones en los estadios locales.

¡Siempre están necesitando ayuda!

FREE DEBT ANALYSIS

CONTACT US AT (844) 430-8479