Análisis Gratuito de Deuda

Contact us at 1-888-503-5563

Tómelo de mí, ya que aprendí de la manera más difícil posible

3 minute read

Vender comida como un trabajo extra no es para todos

Hay momentos en los que bromeo, sobre que he trabajado en cada ocupación a tiempo parcial que existe bajo el sol. He trabajado como embajadora de una marca, en el centro de convenciones local, e incluso he hecho un montón de grupos focales.

No soy ajena al trabajo a tiempo parcial.

Cuando vi un listado para trabajar en el estadio de béisbol local de mi ciudad y con pago semanal, ¡estaba interesada! La contratación fue bastante sencilla, y pronto me encontré organizándome para trabajar en mi primer turno como ayudante en una tienda de comida.

Habiendo trabajado en locales de comida rápida en “otra vida”, no me preocupaba trabajar con comida. Pero, esta vez, estaba preocupada porque no sabía qué esperar y nada me fue comunicado acerca de lo que se esperaría de mí durante mi turno inicial, aparte de llegar a tiempo.

Se les dijo a los empleados que fueran a la parte posterior del estadio y se reunieran con un representante de la compañía. Los detalles del turno nos serían compartidos.

Hacía más de 90 grados, y estábamos esperando en largas filas de personas vestidas de negro charlando entre nosotros. Luego nos dieron un brazalete para usar con un código de barras, que se utilizaba para registrar el ingreso y salida del estadio. Y, por si tuviéramos el tiempo, fue precargado con dinero para comprar alimentos de uno de los puestos concesionados durante nuestro turno.

Aunque encontré la pulsera un poco rara y poco atractiva en muchos niveles, aprecié la comida gratis.

Pronto estuve en las entrañas del estadio y me dirigí hacia donde me asignaron mi primer turno. Parecía bastante fácil, ayudando a hacer nachos.

¿Qué tan difícil podría llegar a ser?

Como descubrí, es bastante difícil trabajar con una persona que no debería ser un supervisor. La persona a la que asistía era un supervisor por defecto, y me encontré trabajando en círculos a su alrededor. ¿Qué terminé haciendo ese día? Llené cientos de recipientes de plástico con nachos. En serio, cientos de ellos y luego agregué queso nacho, jalapeños y alguna que otra cucharada de salsa al recipiente también.

No fue un trabajo difícil, pero solo éramos dos, y más tarde descubrí que normalmente debería haber habido, tres o cuatro personas en esa área. Al final de mi primer turno, sentí que me había atropellado un automóvil y quería gritar.

¡Nunca más!

Pero, decidí que mi mayor problema era cómo me supervisaban, así que decidí darle otra oportunidad. Debería haber escuchado a mi instinto. Este tipo de trabajo no era para mí. Un par de semanas más tarde me registré para otro turno y esta vez trabajé con un supervisor que estaba siendo evaluado para un puesto de sargento de instrucción.

Lo que aprendí de esta experiencia

  • Elija el trabajo de medio tiempo decuado para su personalidad: yo no disfruté ni siquiera de mi entrada al edificio, y me disgustó específicamente usar las pulseras de código de barras. Fue un poco demasiado “Gran Hermano” para mí.
  • El trabajo debe coincidir con el pago: el pago fue de $ 11 a $ 13 por hora, según el evento. Después de los impuestos, no valía la pena por lo loca que me volvía.
  • Obtenga la certificación “Capacitación para procedimientos de intervención“(TIPS, por sus siglas en inglés): una certificación TIPS le permite servir alcohol. Afortunadamente, obtuve la certificación TIPS, así que pude servir cerveza y recibir propinas durante mi segundo turno.
  • Comprenda la cultura de trabajo organizacional y cómo le afecta. Hablé con personas que trabajaban en las secciones del club del estadio, y les encantó. Pero, también informaron sistemáticamente una experiencia laboral completamente diferente a la que yo estaba teniendo fuera del nivel del club.

Lo que me gustó de eso

Hubo tres cosas que inicialmente me parecieron atractivas sobre este trabajo extra.

  • La frecuencia de los eventos en este estadio: si hubiera disfrutado del trabajo, habría tenido la oportunidad de trabajar en una gran cantidad de eventos. El estadio siempre está necesitando ayuda.
  • ¡Los fanáticos! Fueron entretenidos para hablar durante los turnos, especialmente porque soy fanática del mismo equipo.
  • Depósitos automáticos semanales: no hay nada como un período de pago rápido, especialmente si necesita el dinero lo antes posible.

Si necesita ganar dinero extra rápidamente y se siente cómodo moviéndose durante horas en un espacio reducido donde se sirven comidas y bebidas, puede considerar visitar los departamentos de concesiones en los estadios locales.

¡Siempre están necesitando ayuda!

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No
Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

About the Author

Michelle Jackson

Michelle Jackson

Michelle Jackson is a personal finance writer who has learned everything about money the hard way. She has paid off thousands of dollars in debt and is excited to help educate others on how to grow their money, stay debt-free, and live their best financial life. When she's not geeking out about money, you can find Michelle hiking in her home state of Colorado.

Publicado por Debt.com, LLC Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Vender comida como un trabajo extra no es para todos - AMP.