LLAMA AHORA:

(844)-669-4596

Inicio » 6 formas donde sus finanzas pueden ser afectadas cuando sus padres envejecen

6 formas donde sus finanzas pueden ser afectadas cuando sus padres envejecen


Actualizado

Publicado


A medida que los años pasan y sus padres envejecen, deberá decidir de qué forma podrá contribuir a sus cuidados, ya sea de forma práctica o con aportes económicos. No se preocupe que no es el único que debe pasar por esa situación.

Según un informe de Merrill Lynch Wealth Management y Age Wave, «El viaje de brindar cuidados: Honor, responsabilidad y complejidad financiera”[1], alrededor del 68% de las personas que cuidan de algún progenitor mayor u otro adulto contribuyen directamente a los gastos de esa persona o le prestan ayuda económica.

De hecho, el 53% de las mujeres y el 48% de los hombres encuestados en el informe afirmaron que creen que es responsabilidad del hijo adulto costear los gastos de los cuidados de sus padres mayores. Sin embargo, esa responsabilidad puede tener un alto precio.

Según el informe, muchos cuidadores informan de los costos significativos en términos de sus finanzas, salud, tiempo y ocio, trabajo y otras relaciones.

1. Ingresos reducidos cuando sus padres envejecen

Tener que llevar a su padre o madre a las citas con el médico o salir del trabajo antes de tiempo para atender urgencias médicas puede reducir su salario y disminuir el número de horas disponibles de tiempo libre remunerado (PTO, por sus siglas en inglés), vacaciones y baja por enfermedad.

Según «Proveer cuidados en los Estados Unidos.» [2], un informe elaborado por AARP y la National Alliance for Caregiving, 6 de cada 10 cuidadores de adultos declararon haber realizado alguna adaptación en el lugar de trabajo debido a sus responsabilidades como cuidadores familiares.

Estas adaptaciones incluyeron reducir las horas de trabajo (49%), pedir una licencia (15%) o recibir una advertencia sobre el rendimiento o la asistencia (7%).

Más información: Gastos sorpresa en la Jubilación

2. Ascensos perdidos

Un dato interesante es que alrededor del 5% de los encuestados declararon haber rechazado un ascenso debido a sus responsabilidades como cuidadores. Su empleador puede incluso resentirse por el tiempo que pasa fuera del trabajo debido a las tareas de cuidado, disminuyendo sus posibilidades de que le ofrezcan un ascenso y un salario más alto.

Además, dos de cada cinco cuidadores (40%) creen que el hecho de cuidar de sus padres ha tensado su relación con el empleador, y el 8% no fue ascendido como consecuencia de sus obligaciones como cuidador, según «Las muchas caras de los cuidadores: Una mirada cercana al cuidado y su impacto», un informe del Transamerica Institute [3].

3. Sacrificios para sus finanzas

Según el informe «El viaje de brindar cuidados: Honor, responsabilidad y complejidad financiera”, el 71% de los encuestados afirman que ser cuidador conlleva algunos sacrificios, sobre todo en lo que se refiere a tiempo y energía, dinero y trabajo. Las personas que contribuyen a los gastos de sus padres o suegros también afirman que «hicieron concesiones» para pagar los cuidados, siendo la más común recortar sus propios gastos.

4. Cambiar los planes de jubilación

Según el informe del Transamerica Institute [3], existen implicaciones financieras por tener que prestar cuidados a largo plazo cuando sus padres envejecen, pudiendo repercutir negativamente en su futura jubilación. A una edad en la que la mayoría de las personas se acercan a la jubilación o intentan ahorrar más, casi uno de cada cinco (18%) cuidadores declararon haber tenido que solicitar un préstamo, un retiro de dinero por dificultades económicas y/o un retiro anticipado de sus cuentas de jubilación.

Incluso, las responsabilidades de los cuidadores pueden obligarlos a abandonar la vida laboral antes de tiempo. Alrededor del 8% de los encuestados en el estudio de Transamerica afirmaron haberse jubilado anticipadamente, y el 7% renunció a un trabajo como consecuencia de convertirse en cuidador.

5. Gastos fuera del presupuesto

Las personas que cuidan de sus padres mayores, en promedio, incurren en más de $7.200 por año en gastos extras, según Cuidado familiar y costo de bolsillo, un estudio de AARP. Los encuestados que compaginan el cuidado de la familia con el trabajo gastan $10.525 al año, afectando sus fianzas.

Estos costos pueden incluir gastos domésticos, modificación del hogar, pagos de la hipoteca, copagos médicos, recetas, gastos de cuidado personal e incluso cuidado de mascotas.

6. Tarjeta de crédito u otras deudas

En la encuesta de Transamerica, casi la mitad de los cuidadores (49%) citó las deudas como una prioridad financiera. Más del 40% informó de que en la actualidad «se las arreglan», mientras que el 26% todavía está pagando una hipoteca y el 13% todavía tiene deudas por préstamos estudiantiles. Sin embargo, los gastos de bolsillo relacionados con la prestación de cuidados pueden aumentar aún más la deuda actual de un cuidador.

Por ejemplo, los cuidadores pueden tener que cargar el costo de recetas, visitas al médico, alimentos y otros gastos a una tarjeta de crédito o tener que hacer pagos más pequeños a la deuda que ya poseen. Los cuidadores a distancia quizás deban utilizar tarjetas de crédito para pagar billetes de avión, hoteles y otros gastos de viaje.

¿Tiene problemas con las deudas? Encuentre la mejor solución para saldarlas más rápidamente.

Evaluación gratuitaCall To Action Link

Source:

ANÁLISIS GRATUITO DE DEUDA

Contáctenos al (844)-669-4596

¡Mira cuánto podrías ahorrar!

Sólo dinos cuánto debes en total y estimaremos tu nuevo pago mensual consolidado.