¿Su trabajo secundario, trabajo independiente o pequeña empresa lo califica para reclamar la deducción de impuestos de la oficina en casa que le ahorrará dinero? Descubra cómo ahorrar dinero esta temporada de impuestos

5 minute read

Apuesto a que, en casi todas las cuadras de la ciudad o camino rural, alguien está operando un negocio desde su residencia. De acuerdo con la Administración de Pequeños Negocios de EE. UU [ENG], alrededor del 50% de las empresas tienen el negocio en su domicilio, y un porcentaje mayor (60%) trabaja de forma independiente sin empleados.

Tener un negocio en el hogar es una de las formas más fáciles y menos riesgosas de convertirse en emprendedor, poner a prueba sus ideas de negocios y aumentar sus ingresos. No importa si tiene un negocio a tiempo completo o como un trabajo secundario, reclamar la deducción de la oficina en casa puede reducir significativamente sus impuestos.

Recibí un correo electrónico de John, que dice: “La resolución de mi año nuevo es ganar más dinero trabajando durante mis horas libres y los fines de semana. Dado que el trabajo probablemente implicará realizar entregas para diferentes aplicaciones móviles, no estoy seguro de si califico para la deducción de impuestos de la oficina en casa. ¿Puede explicar más al respecto?”

¡Gracias por su gran pregunta, John! En esta publicación, daré una descripción general de la deducción de la oficina en casa. Aprenderá quién califica, qué gastos son deducibles y cómo reclamar legítimamente esta exención de impuestos para ahorrar dinero, sin importar qué tipo de negocio tenga.

Quién puede reclamar la deducción de impuestos de la oficina en casa

Si trabaja para usted en cualquier tipo de comercio o negocio, ya sea a tiempo completo o parcial, y la ubicación de su oficina principal es su hogar, tiene un negocio en casa. La designación se aplica sin importar si vende bienes y servicios, es un profesional independiente, consultor, diseñador, inventor, conductor de Uber o paseador de perros.

Puede tener un negocio en el hogar incluso si es como John y, en su mayoría, obtiene ingresos fuera de casa. Esto es común para muchos oficios y emprendedores independientes, como músicos, representantes de ventas y aquellos que trabajan por un periodo específico de tiempo. Si trabaja por cuenta propia y realiza tareas administrativas como programación, facturación, comunicación y mantenimiento de registros en su hogar, tiene un negocio en casa.

Tenga en cuenta que los empleados que trabajan desde casa no pueden reclamar una deducción de la oficina en casa. Los trabajadores W-2 solían incluir ciertos gastos si detallaban las deducciones. Pero la reforma fiscal [ENG] eliminó ese beneficio a partir del año fiscal 2018.

La deducción de la oficina en el hogar está disponible para cualquier persona que trabaje por cuenta propia, independientemente de si posee o alquila su casa, con los siguientes dos requisitos:

  1. El espacio de su oficina en casa se usa regularmente y exclusivamente para negocios
  2. Su oficina en casa es el lugar principal utilizado para los negocios

Debe utilizar regularmente parte de su hogar exclusivamente para realizar negocios. Por ejemplo, si usa una habitación de invitados en su casa o un rincón en su apartamento tipo estudio para manejar su negocio, puede tomar una deducción de oficina en el hogar por el espacio.

No necesita paredes para separar su oficina, pero debe ser un área distinta dentro de su hogar. La única excepción a esta regla de “uso exclusivo” es cuando usa parte de su hogar para almacenamiento comercial o como guardería. En estas situaciones, puede considerar todo el espacio como una oficina a efectos fiscales.

Además, su hogar debe ser el lugar principal donde realiza sus negocios, incluso si solo realiza el trabajo administrativo. Por ejemplo, si se reúne con clientes o trabaja para clientes fuera de su hogar, aún puede considerar el área de su hogar utilizada exclusivamente para negocios como su oficina en casa.

También podría considerar una estructura separada en su hogar, como un garaje o estudio, como su oficina en casa si la usa regularmente para negocios. Además, tenga en cuenta que su hogar no tiene que ser el único lugar donde trabaja para calificar para la deducción. También puede trabajar de vez en cuando en una cafetería o en un espacio de trabajo compartido (co-working, en inglés).

Gastos elegibles para la deducción de impuestos de la oficina en casa

Si maneja un negocio desde su casa, dos tipos de gastos son elegibles para la deducción de la oficina en casa: gastos directos y gastos indirectos.

Gastos directos son los costos para establecer y mantener su oficina. Por ejemplo, si trabaja en una habitación libre, puede decidir instalar tratamientos de alfombras y ventanas. Estos gastos son 100% deducibles, sin importar el tamaño de la oficina.

Gastos indirectos son costos relacionados con su oficina que afectan a toda su casa. Son parcialmente deducibles según el tamaño de su oficina como porcentaje de su hogar.

Para los inquilinos, su renta, seguro de inquilinos [ENG] y servicios públicos son ejemplos de gastos indirectos. Tendría estos gastos incluso si no tuviera una oficina en casa.

Para los propietarios de viviendas [ENG], no puede deducir la parte principal del pago de su hipoteca, que es la cantidad prestada por la vivienda. En cambio, se le permite recuperar una parte del costo cada año a través de deducciones de depreciación, utilizando fórmulas creadas por el IRS.

Otros gastos indirectos generalmente incluyen intereses hipotecarios, impuestos a la propiedad, seguros de hogar, servicios públicos y mantenimiento. Los gastos indirectos permitidos en realidad convierten algunos de sus gastos personales en deducciones comerciales de la oficina en el hogar, ¡lo cual es fantástico!

Sin embargo, los gastos que no tienen ninguna relación con la oficina de su hogar, como la remodelación en otras partes de su hogar o la jardinería, nunca son deducibles. Entonces, su capacidad para deducir un gasto cuando trabaja por cuenta propia depende de si beneficia solo a su oficina (como alfombras y pintura de paredes) o a toda su casa (como electricidad y agua).

Además, recuerde que los gastos comerciales no relacionados con su oficina en el hogar, como marketing, equipo, software, suministros de oficina y seguro comercial, son totalmente deducibles sin importar dónde trabaje.

Cómo reclamar la deducción de impuestos de la oficina en casa

Si califica para la deducción de la oficina en casa, hay dos formas de calcularla: el método estándar o el método simplificado.

El método estándar requiere que determine el porcentaje de su hogar utilizado para negocios. Divide los pies cuadrados del área utilizada para los negocios por los pies cuadrados de toda su casa.

Por ejemplo, si su oficina en casa mide 12 pies por 10 pies, eso es 120 pies cuadrados. Si toda su casa tiene 1,200 pies cuadrados, entonces la relación de 120 por 1,200 le da un espacio de oficina en casa que es el 10% de su hogar. Eso significa que 10% de los gastos calificados de su hogar pueden atribuirse al uso comercial, y 90% restante es para uso personal. Si su factura de energía mensual es de $100 y 10% de su hogar califica para uso comercial, puede considerar que $10 de la factura es un gasto comercial.

Para reclamar la deducción estándar, use el Formulario 8829, Gastos por el uso comercial de su hogar [ENG], para calcular los gastos que puede deducir y luego presentarlo en el Anexo C, Ganancia o pérdida de la empresa [ENG].

El método simplificado  le permite reclamar $5 por pie cuadrado del área de su oficina, hasta un máximo de 300 pies cuadrados. Entonces, eso limita su deducción a $1,500 (300 pies cuadrados x $5) por año.

El método simplificado es realmente simple porque no tiene que hacer ningún registro, solo mida el espacio e inclúyalo en el Anexo C. Funciona mejor para oficinas domésticas pequeñas, mientras que el método estándar es mejor cuando su oficina es más grande que 300 pies cuadrados. Puede elegir el método que le brinde la mayor exención fiscal de cualquier año.

Pero no importa qué método elija para calcular la deducción de impuestos de la oficina en casa, no puede deducir más que la ganancia neta de su empresa. Sin embargo, puede llevarlos a futuros años fiscales.

Como puede ver, reclamar deducciones de impuestos para su oficina en casa puede ser complicado. Recomiendo que todas las personas que trabajan por cuenta propia utilicen un consejero fiscal calificado para maximizar las deducciones fiscales tanto de la oficina en el hogar como de las empresas.

Sí, la consejería profesional cuesta dinero. Pero vale la pena, y generalmente ahorra dinero a largo plazo cuando sabe cómo aprovechar cada deducción fiscal legítima.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams es una autora galardonada de varios libros, incluidos “Smart Moves to Grow Rich de Money Girl”. Su título más reciente, Plan para estar Libre de Deudas: “Cómo salir de las deudas y construir la vida financiera que usted ama”, es una nueva versión de Amazon No. 1.

Publicado por Debt.com, LLC