Pedir dinero a un prestamista depredador puede atraparlo en un ciclo destructivo de deudas

minutos de lectura

5

6 Red Flags of a Predatory Lender
Atstock Productions / Shutterstock.com

6 señales de advertencia sobre un préstamo abusivo

Si tiene un crédito entre bueno y excelente y un trabajo decente, es más probable que consiga un préstamo para automóviles, una hipoteca o un préstamo personal con condiciones favorables y un tipo de interés más bajo. Sin embargo, si su crédito no es tan bueno, podría encontrarse en el punto de mira de un prestamista depredador que está ansioso por explotar el hecho de que no puede obtener un préstamo de su banco o de otro prestamista de confianza.

En términos sencillos, un prestamista abusivo lo atrae hacia un préstamo basado en tácticas fraudulentas, engañosas y desleales.

Las prácticas de los préstamos abusivos pueden incluir comisiones ocultas, tipos de interés muy elevados e incluso un pago enorme que no puede permitirse al final del plazo del préstamo.

Descubra a continuación las 6 señales de alarma de un préstamo abusivo y cómo evitar pedir uno del que pueda arrepentirse.

Haga clic aquí para inscribirse en nuestro curso gratuito de educación financiera por correo electrónico.

1. Sin verificación de crédito

Si está tratando de obtener un préstamo personal, hipotecario o para automóviles y el prestamista anuncia que “no hay verificación de crédito” como uno de los beneficios del préstamo, tenga cuidado.

Los prestamistas creíbles realizan una comprobación de crédito para conocer su puntaje de crédito, su historial de pagos y la cantidad de deuda que ya posee antes de prestarle dinero. Por otro lado, un prestamista abusivo, como una tienda de préstamos sobre títulos, no exigirá una comprobación de crédito porque usted pondrá el título de su auto como garantía.

Por lo tanto, si no puede pagar el préstamo o deja de pagar, el prestamista se queda con su auto.

Descubra: Cómo obtener un préstamo personal con mal crédito

2. Ofertas no solicitadas

No todas las ofertas de préstamos no solicitadas que recibe por correo son de un prestamista depredador, pero debe tener cuidado al solicitar préstamos de una fuente no solicitada. También hay que tener cuidado con las ofertas no solicitadas para refinanciar su hipoteca u otro préstamo, advierte el Departamento de Instituciones Financieras de Kentucky (KFI, por sus siglas en inglés) [1].

“Tenga cuidado con las solicitudes de préstamos por parte de telemarketers y vendedores a domicilio, así como con las ofertas de préstamos sobre el valor neto de la vivienda relacionadas con contratos de mejora de la vivienda no solicitados. Tenga cuidado con las ofertas no solicitadas para refinanciar su préstamo. Asegúrese de que el nuevo préstamo le proporciona un beneficio, como una reducción del tipo de interés o del plazo, y no sólo una nueva comisión para el prestamista”, dice el KFI.

Infórmese: 4 cosas que pueden reducir su puntaje de crédito temporalmente 

High interest rates
Pressmaster / Shutterstock.com

3. Tipos de interés elevados

No todo el mundo puede optar a los tipos de interés más bajos disponibles, pero eso no significa que deba pagar tipos de interés injustos dirigidos a los consumidores con bajos ingresos y/o con mal crédito.

Uno de los tipos más conocidos de prestamistas abusivos son las empresas de préstamos de día de pago, que cobran comisiones y a menudo tipos de interés de tres dígitos.

También hay muchos prestamistas hipotecarios depredadores que ofrecen tipos de interés irrazonablemente altos en los préstamos a personas que no pueden ser aprobadas por prestamistas que ofrecen tipos de interés justos. Así que, aunque tenga mal crédito, no firme con el primer prestamista que le ofrezca un préstamo a un tipo de interés excesivamente alto. En su lugar, busque condiciones más favorables.

Mejor aún, busque consejería de crédito en una agencia sin ánimo de lucro que pueda ayudarle a reparar y mejorar su crédito, a pagar las deudas que están reduciendo su puntaje crediticio y a aprender a manejar mejor el dinero para poder obtener buenas condiciones de préstamo en el futuro.

Infórmese: ¿Qué es la consejería de crédito y por qué la necesito?

4. Pagos globales

Algunos prestamistas depredadores centran su atención en la baja cuota mensual del préstamo, que puede parecer una cantidad que puede permitirse. Sin embargo, cuando está listo para cerrar el préstamo, de repente se entera de que el préstamo es en realidad un préstamo a corto plazo con un gran pago al final del plazo.

“A los prestamistas depredadores les gustan los pagos globales porque pueden decirle que su pago mensual es bajo”, según la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos [2] . “El problema es que es posible que no pueda hacer el pago y tenga que refinanciar”. Entonces se verá obligado a pedir un nuevo préstamo con todas las nuevas tasas y costos.

5. Refinanciación de préstamos

Si un prestamista hipotecario lo presiona para que refinancie su préstamo una y otra vez, eso se llama “loan flipping”. Refinanciar puede ser una buena jugada si acaba obteniendo un tipo de interés más bajo. Sin embargo, refinanciar una y otra vez puede mantenerlo endeudado durante más tiempo y por encima de sus posibilidades.

“Antes de refinanciar, asegúrese de que el nuevo préstamo lo haga mejorar. Por ejemplo, no refinancie un préstamo con un interés bajo en uno con un tipo de interés más alto”, aconseja la Oficina del Fiscal del Estado, que sugiere reunirse con un consejero de vivienda si su hipoteca es con un prestamista que hace cambios en el préstamo.

Bait and switch schemes
Daniel Pieterson / Shutterstock.com

6. Esquemas de cebo y cambio

Los prestamistas depredadores suelen prometer un tipo de préstamo o un tipo de interés determinado, pero luego le dan un préstamo diferente o un tipo de interés más alto. A veces, el tipo de interés más alto no entra en vigor hasta que ya han pasado unos meses del préstamo, según el Departamento de Instituciones Financieras del Estado de Washington (DFI, por sus siglas en inglés) [3].

Revise siempre los documentos del préstamo con detenimiento, y si el tipo de interés, las comisiones u otras condiciones difieren de lo que le prometieron, no firme.

Este artículo de Deb Hipp se publicó originalmente en Debt.com.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.


Fuente:
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC