Si las ganancias en el mercado accionario hacen felices a los consumidores americanos, ¿qué sucede después que se desploma un mercado histórico?

Los americanos que estaban operando con cifras récord en el mercado bursátil pueden llegar a sentirse diferentes en abril.

Eso se debe a que el Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados (American Institute of CPAs, en inglés), mide cuán satisfechos están los americanos con sus finanzas generales cada tres meses. El mes de enero muestra el nivel más alto en más de dos décadas, según una encuesta reciente del Instituto.

Luego de una caída de mercado de casi 1,200 puntos, aún no nos hemos recuperado, y con el impacto potencial de la nueva ley tributaria los americanos pueden opinar diferente el próximo trimestre. Este es el porqué…

Mercado de valores volátil

Con una caída histórica de un día, vimos una gran “corrección” del mercado de acciones, que es cuando hay una disminución del 10% desde un máximo. A menudo toma una corrección de menos de dos meses para finalizar, pero la última se tomó desde el verano de 2015 hasta febrero de 2016, según CNNMoney.

Si llega a un descenso del 20%, eso se llama un mercado bajista, y comienza una espiral descendente que puede provocar un colapso bursátil.

Históricamente, cuando el mercado sufre una caída como esta tiende a seguir cayendo aún más, informó CNBC. Definitivamente tomará tiempo la recuperación.

David Cheryl, CPA y miembro del Comité Ejecutivo de Planificación Financiera Personal del Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados (AICPA, por sus siglas en inglés), recomendó cautela al invertir, a menos de dos semanas antes de que se produjera la caída.

“Los americanos deberían continuar reevaluando su tolerancia personal al riesgo y trabajar con sus asesores financieros para determinar la mejor manera de abordar las decisiones de inversión en 2018”, dijo él.

Advirtió que el mercado es impredecible, a pesar de las tendencias históricas pasadas en constante aumento.

“Muchos de mis clientes tienen más confianza que nunca en el mercado, mientras que otros están muertos de miedo y ya han sacado ganancias considerables de la mesa”, dijo Cheryl. “El potencial de volatilidad permanece, pero este mercado hasta ahora ha sido inmune a muchos de los factores que han dado lugar a grandes oscilaciones en el pasado”.

Parece que él y algunos de sus clientes tenían razón en ser cautos. ¿Qué otra cosa podría hacer cambiar los sentimientos de los americanos hacia sus finanzas?

La reforma fiscal puede cambiar nuestras mentes

La Ley de reducción de impuestos y empleos (TCJA, por sus siglas en inglés), no fue tomada en consideración cuando se elaboró el índice de placer financiero más reciente de la AICPA.

Trump y los republicanos han llamado a la reforma tributaria un “regalo” para la clase media, pero parece que muchos americanos sienten que es un regalo mayor para quienes la escribieron y la firmaron. Dos tercios (66%) de los estadounidenses lo vieron como un mayor beneficio para los ricos, no para la clase media, según una encuesta de CNN.

La ley reducirá la cantidad que el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) puede gravar a la mayoría de los americanos. Aunque las empresas verán los mayores alivios, con un recorte del 14% en la tasa de impuestos corporativos federales.

El americano promedio debería ver un recorte de impuestos estimado en $ 1,610 en el 2018, dice el Tax Policy Center. Sin embargo, tome ese número con prudencia: dividieron a los trabajadores estadounidenses en cinco niveles de ingresos, y ese número, es el promedio de los cinco.

Los economistas predicen a corto plazo mejoras en la economía, pero en última instancia, las ganancias se desvanecerán en el largo plazo. Otros han anticipado que esta ley aumentará la deuda federal a lo largo del tiempo.

Keith Hall, director de la Oficina de Presupuesto del Congreso (un análisis no partidista del Congreso de los EE. UU.), escribió a los legisladores antes que fuera aprobado el proyecto de ley. Dijo en su carta, que la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos (TCJA), aumentaría la deuda federal en $ 1.4 trillones en los próximos nueve años.

Los temores sobre la capacidad del gobierno para pagar sus facturas y mantener los servicios, pueden alimentar los temores sobre la economía en general, y afectar el mercado de valores. Entonces, ¿los americanos aún dirán que están contentos financieramente en el próximo índice de AICPA en abril? Sólo el tiempo lo dirá.

Conoce al autor

Joe Pye

Joe Pye

Associate editor

Pye is the associate editor of Debt.com.

Congress, economy, investments

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Marzo 14, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: La satisfacción financiera no durará para siempre - AMP.