¿No está utilizando una membresía de gimnasio o una suscripción a una revista? Elimínelos y empiece a ahorrar dinero

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Para acelerar el pago de su deuda, ahorrar dinero o alcanzar cualquier otra meta financiera, debería exprimir cada centavo de sus gastos innecesarios en su vida. Y eso significa limpiar toda la basura que afectan a su salud financiera. Recuerde que la limpieza también incluye sus finanzas personales.

Si su casa es como la mía, tiene al menos un cajón de chatarra, el de la cocina, endonde recoge llaves no identificadas, piezas de repuesto, botellas de pegamento secas, chinches sueltas y una docena de rollos de cinta que le quedan a cada una, aproximadamente 2,5 pulgadas.

De hecho, puede tener más de un cajón de basura. En mi casa, llamamos al cajón de la chatarra: “Nuestra casa“.

Su vida financiera es muy parecida a todo esto que se ha descripto. En el transcurso de una vida ajetreada, usted recopila un montón de lo que yo llamo “gasto no deseado”, suscripciones antiguas a revistas y sitios web, membresías a gimnasios y clubes de descuentos y una variedad de servicios adicionales que no utiliza.

Este es el gasto más fácil de recortar de su presupuesto porque es un gasto que no le importa, que ya ha olvidado y que no extrañará. La limpieza de su cajón de chatarra financiera puede generar una sorprendente cantidad de dinero que puede poner a trabajar de inmediato.

Dónde comenzar

Comience con las cosas pequeñas: Recorte los $5 al mes que está gastando en una aplicación móvil que nunca usa, o en un servicio de mensajería que ha olvidado. Busque cosas como el seguro que podría haberse agregado automáticamente a su factura de electricidad, para reparaciones de líneas interiores o servicios de terceros en su factura telefónica.

Elimine esos servicios invisibles: Evalúe qué es lo más importante y elimine la suscripción innecesaria a la dieta online, la membresía en el gimnasio o cualquier otra cosa que se renueve automáticamente con un cargo en la tarjeta de crédito o con débito de la cuenta de cheques cada mes. No siga pagando solo para tener la falsa sensación de que está haciendo algo para ponerse en forma o perder peso. ¿Está pagando beneficios adicionales en su automóvil o seguro de vivienda que nunca usará? Si es así, deshágase de ellos.

Haga frente a los gastos más grandes: No tiene que deshacerse de todo su paquete de cable, pero puede eliminar los costosos canales premium que nunca ve y obtener DVD gratis en la biblioteca. Del mismo modo, cancele las garantías extendidas para los aparatos que ya no posee, los clubes de descuento que nunca usa y cualquier otro gasto habitual e inconsciente que no le esté dando un beneficio real. Si su plan de datos de telefonía celular se encuentra debajo de su límite cada mes, cámbiese a un plan más pequeño y menos costoso.

Un paso a la vez: Para comenzar, extraiga una factura mensual, tarjeta de crédito o extracto de cuenta de cheques y revise todos los gastos enumerados. Si se trata de un cargo mensual recurrente, piense en cuánto lo usa realmente, si puede vivir sin él o si puede sustituirlo por algo más barato.

Como funcionó para mí

Cuando experimenté con recortar mi propio presupuesto familiar en mi galardonado libro: “El desafío de $1,000: Cómo una familia recortó su presupuesto sin mudarse debajo de un puente, o viviendo del queso del gobierno”, me sorprendió y me avergonzó la cantidad de dinero que yo, un supuesto experto en finanzas personales, estaba desperdiciando cada mes.

¿Qué tan malo fue? Un total de $181.42 por mes, más de  2,000 por año. ¡Cielos!

La mayor vergüenza, fue un cargo mensual de $25 que estaba pagando para mantener una cuenta de correo electrónico antigua y no utilizada con un proveedor de Internet de Florida. La había mantenido, cuando me mudé a Michigan para que los clientes independientes y otros, pudieran mantenerse en contacto conmigo, planeando cerrarla después de unos meses. En su lugar, tres años más tarde, no había revisado la cuenta y mientras tanto había gastado $900 en varios meses.

Si hubiera recibido una factura por correo cada mes por una cuenta de correo electrónico que no hubiera usado en más de dos años, entonces habría tenido que sentarme, escribir un cheque, sacar esas ingeniosas etiquetas de remitente que acabo de conocer, están en algún lugar por aquí, luego buscar nuevamente una estampilla, luego debo ir a comprar estampillas, luego recordar dónde mi esposa guarda las estampillas y darme cuenta de que he perdido $12 comprando estampillas cuando ya somos dueños, no habría estado pagando la factura por esa antigua cuenta de correo electrónica por mucho tiempo. Entonces, ¿cómo vivía mi antigua cuenta de correo electrónico que iba a mantener durante solo seis meses, perdiendo mi dinero durante dos años?

Fácil. El cargo, junto con los demás, estaba en una de mis tarjetas de crédito. Lo que fue una gran conveniencia cuando necesitaba la cuenta de correo electrónico. Desafortunadamente, esa misma conveniencia funcionó en mi contra cuando dejé de necesitar la cuenta.

Recoja las recompensas por sus esfuerzos

Lo mejor de reducir el gasto no deseado es que con una simple cancelación ahorrará este dinero mes tras mes tras mes, sin tener que hacer nada más. Eso hace que este ahorro permanente y continuo pueda ser dirigido a deudas, ahorros, jubilación o cualquier otra meta financiera. Y todo lo que tiene que hacer es revisar cada factura mensual, tarjeta de crédito y extracto bancario a su propio ritmo para ver qué puede encontrar.

Una vez que haya terminado, sume sus ahorros y celebre con una buena botella de vino (si puede encontrar el sacacorchos en su propio cajón de chatarra).

Y recuerde, si tiene problemas con su deuda de tarjetas de crédito, en Debt.com podemos ayudarle. Llámenos al 1-844-669-4596 y obtendrá una consulta gratis con un consejero de crédito. ¡Llámenos!

Brian J. O’Connor es el autor del galardonado libro de presupuesto, “El desafío de $ 1,000: cómo una familia recortó su presupuesto sin mudarse debajo de un puente o viviendo del queso del Gobierno”.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Brian O'Connor

Brian O'Connor

Contribuyente

Brian O'Connor is a contributing writer for Debt.com. O'Connor is a journalist, writer and consultant. He's a syndicated personal finance columnist and author of "The $1,000 Challenge."

ahorro, Finanzas Personales

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Noviembre 5, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Recortar el "gasto innecesario" para ahorrar algo de dinero - AMP.