Aplicar su reembolso de impuestos a la deuda es una acción que cualquiera puede estar orgulloso de hacer

3 minute read

¿Está tentado a usar su reembolso de impuestos para un auto nuevo, ropa bonita, o cualquier cantidad de cosas divertidas que no tienen nada que ver con el pago de la deuda? Oye, no lo estoy juzgando. Estoy enfrentando esa misma opción.

Recientemente, mi reembolso de impuestos de $3,600 apareció a través de un depósito directo en mi cuenta bancaria. He pasado las últimas semanas esperando conseguir ese dinero mientras pienso en todas las formas en que podría usar esos fondos. Sé que debería pagar ese monto total para bajar el capital (o principal) de mi deuda de préstamo estudiantil de $30,000. Aun así, es tentador destinar ese dinero en otros usos.

Podría irme de vacaciones y aún así, depositar el resto en ahorros. Luego podría usar un tercio de ese reembolso para comprar pintura para el interior de mi hogar durante la rebaja del 35% que hace la tienda de pintura en donde compro. También consideré reforzar mis ahorros de emergencia. Al mismo tiempo, quiero deshacerme de mi gran deuda.

Es difícil dejar ir esa porción de dinero. Entonces, armé una lista de razones por las cuales pagar mi reembolso de impuestos para una gran deuda tiene sentido.

1. Es hora de tomar en serio esta deuda

Solo tengo dos deudas: una hipoteca y un préstamo estudiantil. El préstamo estudiantil me ha perseguido durante casi 20 años, mientras que pagué la deuda de la tarjeta de crédito, compré una casa y construí un ahorro de emergencia. Ese préstamo se pagará, con miles de dólares de intereses, en ocho años si hago pagos regulares. Si quiero liquidar esa deuda con mi objetivo de dos años, debo ser serio al respecto. Y nada tiene de “serio”, el si gasto más de $3,000 en otras necesidades o gustos.

2. Terminaré gastando el reembolso si lo guardo en ahorros

Esta es una pregunta difícil, así que use su mejor criterio cuando se trate de su propia situación. Ya tengo un ahorro de emergencia decente, lo cual es importante para mí. De lo contrario, retiraría todo ese dinero para reducir la deuda de mi préstamo estudiantil a la mitad. Pero luego podría aumentar el saldo de mi tarjeta de crédito gastando en emergencias que probablemente terminaría gastando la mayor parte de esos $3,600 y volvería a mi saldo de ahorros actual en un año. Una vez que pago el reembolso de la deuda, el dinero se gasta. La recompensa que lograré: tener una deuda menor, que no es poco.

¿Quieres salir de las deudas? Complete nuestro formulario y encuentre la solución a sus deudas gratis.

Ayuda gratis

3. Las vacaciones van y vienen

Si ha trabajado duro todo el año, probablemente necesite unas vacaciones. Sin embargo, las vacaciones son fugaces, lo que significa que una vez que regrese a casa, cualquier deuda seguirá pendiente sobre su cabeza. Por otro lado, un pago de la deuda se mantendrá. Recuerde, puede usar su reembolso de impuestos para la deuda y aún tomar vacaciones, si ahorra por varios meses. Comience un ajetreo lateral. Tómese unas vacaciones más cortas y menos costosas. Consiga sus fondos de vacaciones de otra fuente.

4. Puedo mejorar mi hogar en proyectos asequibles

Un año, usé mi reembolso de impuestos para pintar el exterior de mi casa. Este año, quiero pintar todas las habitaciones para el verano y lo haré yo misma para ahorrar dinero. Claro, es mejor comprar toda la pintura a la vez cuando está en oferta. Sin embargo, habrá otras ofertas. Siempre puedo hacer proyectos de pintura aquí y allá cuando pueda pagarlo.

Por más doloroso que sea, he decidido pagar la mayor parte de mi reembolso para mi préstamo estudiantil. De esa manera, reduciré el capital en un 10%, pagaré menos intereses y haré que ese objetivo de dos años sea más alcanzable. Como recompensa por mi sacrificio, también gastaré un 10% ($360) en ropa nueva cuando estén en oferta. Luego volveré con cada dólar adicional que destinaré a ese molesto préstamo estudiantil.

Si tiene un reembolso en camino, considere usar ese dinero para debilitar o eliminar una deuda. De esa manera, tal vez la próxima vez que llegue un reembolso de impuestos, tendrá la opción de elegir formas divertidas de gastar o ahorrar.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC