¿Recibió una orden judicial? Este abogado acudió en ayuda de una anciana cuando recibió una amenaza sin fundamentos

2 minute read

Recientemente tuve la oportunidad de participar en una conferencia telefónica entre una compañía financiera y un cliente. Nuestra clienta era una mujer de 88 años que sólo tenía ingresos de la Seguridad Social y un patrimonio mínimo.

Las recientes catástrofes habían trastornado su vida. Encontró HELPS después de que un vendedor poco ético la presionara para que financiara un artículo que no necesitaba y que no podía pagar. Todos sus intentos de renunciar al artículo habían acabado con las “terribles amenazas” de la financiera.

Así que le propuse que llamáramos juntos a la compañía financiera.

Llamada al departamento de cobros

Cuando llegamos al departamento de cobros de la compañía financiera, me encontré con una agente que claramente disfrutaba de la autoridad de su posición. Mi explicación sobre el deseo de nuestra clienta de entregar la garantía fue interrumpida por un suspiro impaciente.

“Va a incumplir si deja de hacer los pagos”, dijo el agente. “Lo entendemos”, respondí con calma.

Descontenta con nuestra falta de pánico, la agente hizo una pausa para que surtiera efecto. “Bueno”, siseó, “si su cliente incumple, podría acabar con un… JUICIO”.

Casi podía oír el “dun dun dun” de la banda sonora de una película de terror clásica a punto de decir su amenaza.

“Lo entendemos”, repetí. “¿Podríamos acordar una hora para la devolución de la garantía?”, agregué.

“¡Pero un juicio!”, insistió el agente. “¡Se va a arrepentir!”

Ahora bien, no son los 42 años de abogado que he pasado trabajando en nombre de los deudores lo que ha disminuido mi paciencia con los cobradores de deudas, simplemente nunca me han gustado los abusones.

“Es una mujer de 88 años que no tiene nada más que ingresos de la seguridad social protegidos por el gobierno federal. No posee nada más que un PT Cruiser estropeado. ¿Puede decirme exactamente lo que un juicio va a poder quitarle?”, dije.

El agente guardó silencio. Comprendió la verdad. Como muchos cobradores de deudas, estaba acostumbrada a aprovecharse de la gente que no entendía la ley.

Las leyes de cobro de deudas de los ancianos AYUDAN

Lo que el agente y yo sabíamos es lo siguiente: las sentencias no tienen un poder ilimitado. Funcionan como herramientas, y como todas las herramientas, tienen sus limitaciones.

Las sentencias sólo pueden cobrar bienes que no estén protegidos por la ley. La ley federal protege el dinero de la seguridad social y las rentas de jubilación. Los estados tienen leyes de exención que protegen bienes como casas, autos, enseres domésticos, etc.

Incluso si una persona mayor tiene activos por encima de la exención de un estado, simplemente no es la práctica de los titulares de juicios ir tras de esos activos.

Si usted es una persona mayor, o una persona discapacitada que lucha contra las deudas, es muy probable que sus ingresos y bienes estén protegidos por la ley y no puedan ser tocados por los cobradores. Por supuesto, los cobradores no le dirán esto. No deje que sus amenazas le impidan utilizar sus ingresos de jubilación para sus necesidades.

HELPS es una firma de abogados nacional sin ánimo de lucro que protege a las personas mayores de bajos ingresos y a las personas discapacitadas de los contactos no deseados de los cobradores de deudas. También educamos a las personas mayores sobre cómo pueden mantener su independencia financiera. Puede obtener más información sobre HELPS visitando nuestro sitio web helpsishere.org [ENG] o llamando al número gratuito 855 HELPS-US. No rechazamos a ninguna persona cualificada.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Eric Olsen

Eric Olsen

Eric Olsen is an attorney with more than forty years of consumer law-related experience. Born and raised in the Pacific Northwest, Eric graduated from the University of Oregon Law School. He founded the area's largest consumer bankruptcy firm and has filed 40,000 bankruptcies. Eric counseled with many lower-income senior citizens during this time. Because their income and assets were protected from collectors, he told them bankruptcy was not necessary. But harassing debt collection calls and intimidating demand letters made their lives miserable. Eric was very familiar with the federal Fair Debt Collection Practices Act. He knew debt collectors could not directly communicate with a person represented by an attorney. There was no national organization representing the specific needs of the 40 million lower-income American seniors. So Eric left the law firm he founded in 2015 and started Help Eliminate Legal Problems for Seniors, HELPS. HELPS is a charitable 501 (c) nonprofit law firm that represents seniors and disabled persons ongoing in all 50 states to prevent unwanted collector contact.

Publicado por Debt.com, LLC