Es un mercado favorable a vendedores y los compradores deben luchar mucho para obtener un buen precio.

Con el aumento de los precios de las casas, los propietarios actuales están buscando deshacerse de sus casas para obtener un fondo de efectivo. Pero aquellos que están buscando comprar, deben lograr llegar a una gran cantidad. Y es posible que no puedan hacerlo.

No solo están subiendo los precios de las viviendas ahora, sino que también hay un 95 por ciento de posibilidades de que aumenten para 2020, según un estudio de la compañía de seguros Arch Capital Services. Se proyecta que cada estado tendrá un impulso en el aumento de las viviendas en los próximos dos años.

“Menos personas están vendiendo casas iniciales para cambiarse a casas más grandes, y esa es una tendencia que continuará, ahora que la mayoría de los propietarios tienen tasas hipotecarias más bajas que las que podrían obtener con un nuevo préstamo”, dice el ejecutivo de Arch Capital Services Ralph DeFranco. “Con un menor número de nuevas viviendas, el escenario más probable es que continúe [con] el rápido crecimiento de los precios de las viviendas existentes”.

¿La Gran Recesión dañó nuestras oportunidades de compra de vivienda?

Los Millennials se están convirtiendo en el mayor grupo de compradores de vivienda. Quieren comprar, pero es posible que no puedan permitirse los restos que dejan los compradores más ricos e interesados. Simplemente no hay suficiente suministro para satisfacer la demanda.

Anteriormente, las tasas de propiedad de vivienda eran más altas que el deseo de comprar, según la compañía de seguros First American Financial Corporation.

El Economista Jefe de First American, Mark Fleming, dice que, a principios de la década del 2000, comprar una casa era simple: a los posibles propietarios les resultaba más fácil obtener crédito, lo que significaba que aquellos con puntajes menos que “estelares” podían comprar una casa. Fue genial para los propietarios nuevos, pero terrible para los prestamistas, ya que las personas financieramente irresponsables obtenían hipotecas. Como los estadounidenses debían más de lo que podían pagar, la burbuja inmobiliaria estalló en 2008. Y entonces comenzó la Gran Recesión.

“La especulación, el fácil acceso al crédito y la exuberancia durante el boom inmobiliario, impulsaron la tasa de propiedad de vivienda a niveles récord”, dice Fleming. “A medida que el mercado de la vivienda cambió en 2008, la tasa de propiedad de vivienda excedió la demanda potencial de propiedad de vivienda, con la brecha alcanzando casi el 9 por ciento en su punto máximo en 2010”.

La compra de vivienda es (todavía) un objetivo importante para los adultos

Con la recesión detrás de nosotros, los jóvenes están buscando comprar casas ahora, más que nunca. La mayoría de los millennials creen que comprar una vivienda es igual a la adultez. Pero están descubriendo lo difícil que es ser adulto. Con el aumento de los precios de las viviendas, sus perspectivas se están agotando.

“Aunque las decisiones importantes sobre el estilo de vida, como son el matrimonio o la propiedad de una casa, parecen tener lugar más adelante en la vida de la generación millennial, se están educando en números sin precedentes”, dice Fleming. “A medida que aumentan los niveles de logro educativo, también podemos esperar que las tasas de propiedad de vivienda crezcan”.

Por un tiempo, los estadounidenses dudaron en comprar casas. Quienes obtendrían hipotecas (o personas de la generación millennial) no querían aumentar su ya abultada carga de deudas con sus préstamos estudiantiles. Esto, unido a un mercado menos accesible, hizo que la propiedad de vivienda cayera del pedestal del sueño americano. Pero parece que está volviendo. A medida que más jóvenes creen, que poseer un hogar, es una parte esencial de convertirse en un adulto.

Con el aumento de los precios de la vivienda, se está cerrando a muchos posibles compradores

Debido a que la demanda es tan alta, la propiedad de vivienda queda ahora para aquellos que no solo pueden pagarla sino para quienes tienen el efectivo disponible para pagar, más que la siguiente persona.

La desigualdad de los precios de la vivienda es endémica en el centro de América, según lo que un estudio de LendingTree encontró. Detroit, Birmingham, Alabama e Indianápolis tienen la desigualdad más alta en el precio de la vivienda en toda la nación. Eso significa que, con los precios de las viviendas, los residentes en aumento de estas ciudades no pueden darse el lujo de vivir allí.

Tener un precio fuera del alcance en una ciudad no es nada nuevo, pero estamos acostumbrados a verlo en las principales ciudades costeras, como New York y San Francisco. Y es cierto que ser propietario de una vivienda es casi imposible en el área de la Bahía, donde 3 de cada 4 residentes en San Francisco no pueden comprar casas allí.

Y también es cierto que, las casas baratas se están vendiendo, pero las personas que las están comprando no son las mismas para las que se estuvieron construyendo. Las casas más baratas ganaron mucho valor, lo que significa que a las familias de bajos ingresos, les quedó fuera de su alcance. LendingTree dice que el Medio Oeste tiene la tasa más alta de desigualdad en el precio de la vivienda.

Las casas en el oeste son iguales pero exorbitantes

“Los altos precios de las viviendas no necesariamente significan una gran desigualdad”, dice LendingTree. Las áreas metropolitanas de San José y San Francisco fueron casi las últimas en la desigualdad de viviendas. Lo que significa que son realmente caras, pero los residentes ganan lo suficiente para poder vivir allí.

En San José, los ingresos son altos y las tasas de hipotecas son bajas. Mark Fleming de First American Financial Corporation [ENG] dice que, cuanto mayor es el ingreso del hogar, mayor es el poder adquisitivo.

“Como era de esperar, las cinco ciudades principales coinciden con las cinco ciudades con mayor ingreso familiar: ganar más (dinero) para comprar más (vivienda)”, dice Fleming.

Las 5 mejores ciudades son:

  1. San José, CA: $ 660,884
  2. Washington, D.C .: $ 633,093
  3. San Francisco, CA: $ 583,496
  4. Boston, MA: $ 509,520
  5. Seattle, WA: $ 486,574

Ningún estado tuvo una disminución año tras año, según el estudio.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Dori Zinn

Dori Zinn

Escritor

Zinn es un periodista independiente con sede en Fort Lauderdale, Florida.

insurance, loans

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Octubre 12, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Los precios de las viviendas siguen aumentando, y menos estadounidenses pueden comprar sus casas - AMP.