Hable ahora con sus padres sobre su plan de sucesión para evitar el caos más adelante

Lo más probable es que prefiera no pensar en la muerte de sus padres, y mucho menos leer los documentos legales relacionados con su posible muerte. Sin embargo, como hijo adulto, debe conocer ciertos aspectos del plan de sucesión de sus padres.

Eso no significa que deba ir a husmear en su casa en busca del testamento mientras ellos están de vacaciones. Pero es conveniente que hable del tema con sus padres para evitar confusiones y posibles discusiones familiares cuando llegue el triste día de su fallecimiento.

Haga clic aquí para inscribirse en nuestro curso gratuito de educación financiera por correo electrónico.

1. Ubicación de los documentos patrimoniales

Saber dónde se encuentra el testamento, los poderes notariales, los fideicomisos y otros documentos del plan patrimonial es crucial en caso de fallecimiento de uno de los padres o de una crisis médica que incapacite mental o físicamente a mamá o papá. Lo último que quiere en una emergencia es rebuscar en los archivos de la oficina, los armarios y los archivos digitales mientras está sufriendo por la pérdida o intenta manejar una crisis médica.

Pregunte a sus padres dónde se encuentra su plan de sucesión y cómo puede acceder a los documentos patrimoniales. ¿Está en la oficina de la casa, en una caja de seguridad en el banco o en una caja fuerte en el sótano? Averígüelo ahora para ahorrarse la pena de una tarea más cuando fallezca uno de sus padres.

Descubra: 8 consejos de planificación patrimonial para maximizar su legado financiero.

2. Nombre del albacea

El proceso de planificación patrimonial incluye el nombramiento de un albacea por parte de sus padres. El albacea es la persona designada para pagar las facturas, llevar a cabo los arreglos del funeral, el entierro o la cremación y otros deseos y liquidar la herencia. La mayoría de las personas nombran a un cónyuge, un hijo adulto u otro miembro de la familia, mientras que otras nombran a un tercero independiente como albacea.

Si usted es el albacea nombrado, asegúrese de que está preparado para la tarea antes de asumir esta estresante tarea, que suele llevarse a cabo durante el luto. Si se nombra a otro miembro de la familia como albacea, asegúrese de que sus padres le han informado y, si no lo han hecho, insístales en que lo hagan para evitar malentendidos o discusiones familiares posteriores.

Lea: Hágase estas 7 preguntas antes de convertirse en el ejecutor de una herencia.

3. ¿Quién es el apoderado de las finanzas?

Además del testamento, el plan de sucesión de sus padres debe incluir un poder notarial duradero (POA, por sus siglas en inglés) o “agente” que se encargue de sus finanzas en caso de que queden incapacitados y no puedan tomar sus propias decisiones. En esas circunstancias, el poder duradero para las finanzas puede acceder a las cuentas financieras y tomar ciertas decisiones financieras y legales en su nombre.

Al igual que en el caso del albacea, es importante asegurarse de que el agente nombrado en el documento de poder financiero está dispuesto a asumir esa función. Si usted es el apoderado nombrado, hable abiertamente con sus padres sobre sus preferencias financieras en caso de que queden incapacitados.

Asegúrese de tener una lista de todas las contraseñas en línea de sus cuentas financieras, de tarjetas de crédito, de servicios públicos o de otro tipo, junto con el seguro de vida, la cuenta de jubilación u otros documentos financieros importantes. Pida a sus padres una copia del documento de poder duradero para sus propios registros.

Infórmese: 7 maneras en que podría estar en riesgo de perder su herencia.

4. Instrucciones médicas y de salud

El plan de sucesión de sus padres debe incluir también un poder notarial duradero para la atención sanitaria, que designe a la persona encargada de tomar las decisiones médicas y de salud en su nombre en caso de que queden incapacitados. ¿Lo han nombrado a usted, a un hermano o a otro familiar? Si es así, ha llegado el momento de celebrar una reunión familiar para que todos sepan lo que quieren en determinadas situaciones médicas y de salud.

Por ejemplo, ¿desea su progenitor ciertas medidas de mantenimiento de la vida como una sonda de alimentación, un respirador u otro tipo de soporte vital si no hay posibilidad de que pueda tener una buena calidad de vida? ¿Y la reanimación cardiopulmonar si su corazón se detiene? Tener esta difícil conversación puede ayudar a aliviar los recelos y el arrepentimiento por las agonizantes decisiones del final de la vida más adelante.

Si lo nombran con un poder notarial duradero para la atención sanitaria, asegúrese de que tiene una copia del documento y de que los registros médicos del hospital y del médico también muestran que es el poder notarial.

Infórmese: ¿Está cuidando a un padre mayor? Conozca estos 8 datos de la Ley de Licencia Familiar y Médica.

5. Guarde copias de los documentos patrimoniales

Pida a sus padres copias del poder notarial para la atención médica, los documentos de poder para las finanzas y cualquier otro documento que pueda necesitar para sus propios registros. A continuación, coloque los documentos en un lugar seguro donde pueda acceder a ellos fácilmente.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC