LLAMA AHORA:

(844)-669-4596

Inicio » 4 señales de que no está preparado para mudarse a un condominio durante su retiro

4 señales de que no está preparado para mudarse a un condominio durante su retiro


Actualizado

Publicado


¿Forma parte de su plan de jubilación vender su casa actual y mudarse a un condominio cuando se jubile? Después de todo, otra persona podría encargarse de todo ese molesto trabajo de jardinería y de mantener el paisaje. De este modo, tendrá más tiempo para disfrutar de la piscina, la casa club, las pistas de tenis, el gimnasio u otros servicios que puedan venir con su nuevo condominio. Además, es posible que pueda aumentar su fondo de jubilación con el producto de la venta de su casa.

Vivir en un condominio durante su retiro tiene muchas ventajas, como formar parte de una comunidad, tener acceso a servicios y, a menudo, pagar menos por el seguro del propietario y los impuestos sobre la propiedad. Sin embargo, no todo el mundo está hecho para vivir en un condominio durante la jubilación.

Conozca las 4 señales de que es posible que no disfrute de la vida en condominios tanto como cree.

1. Disfruta de mucho espacio y privacidad

Si lo que más le gusta de su casa es que está en un lote de esquina, por lo que no está apretujado entre dos vecinos respirando en su cuello o haciendo ruido los fines de semana, su sueño de condominio puede convertirse en una pesadilla una vez que se mude. Seguro, tendrá mucha privacidad dentro de su condominio, pero también estará rodeado de muchas otras personas con diferentes niveles de ruido u otras molestias.

Si es un extrovertido al que le encanta socializar con sus vecinos, eso puede ser algo bueno. Pero si se ha acostumbrado a tener mucho espacio y privacidad, y realmente disfruta de esas cosas, vivir en un condominio podría poner a prueba su tolerancia.

2. No le gustan las sorpresas financieras inesperadas

A nadie le gusta sorprenderse con una gran factura, pero los propietarios de condominios podrían terminar pagando mucho más de lo esperado si la junta de la Asociación de Propietarios no se mantiene alerta. Puede pensar que tiene todos los gastos de la comunidad de condominios cubiertos pagando diligentemente la tarifa de la Asociación de propietarios (HOA, por sus siglas en inglés) cada mes. Las tarifas de la HOA pagan el mantenimiento de los terrenos, como podar el césped, jardinería y quitar la nieve. Sin embargo, la junta de HOA también debe depositar una parte del dinero recibido por las cuotas de HOA en una cuenta separada conocida como «fondo de reserva» para pagar cosas como techos nuevos, seguros o reparaciones importantes.

Si la junta de la Asociación de propietarios no ha reservado suficiente dinero para grandes gastos, como propietario de un condominio, podría ser golpeado con una «tasación especial» por miles de dólares. Para ayudar a evitar ser golpeado con una factura enorme por mejoras o reparaciones, solicite al vendedor antes de comprar una copia del estudio de reserva independiente que la junta probablemente encargó en algún momento.

El estudio de reserva analiza si el fondo de reserva actualmente tiene suficiente dinero para los gastos anticipados. Idealmente, el fondo de reserva debería contener al menos 10% del presupuesto de capital.

You’re not much for sharing
corners74 / Shutterstock.com

3. No le gusta mucho compartir

¿Sabía que cuando compra un condominio, comparte la propiedad con todos los demás propietarios de condominios? Entonces, a diferencia de cuando tiene una casa en un vecindario que no tiene HOA, no puede simplemente decidir pintar su cerca de un color diferente, decorar su puerta de entrada como quiera o permitir que su perro ladre demasiado.

Cuando infringe las reglas del condominio, la Asociación de Propietarios puede entregarle un aviso, imponer una multa o incluso emprender acciones legales en su contra.

4. No es muy bueno para responder ante un HOA

Los condominios generalmente son administrados por la asociación de propietarios de la comunidad de condominios (HOA, por sus siglas en inglés). Con un condominio, tendrá que pagar las cuotas mensuales de la asociación de propietarios, que pueden ser tan poco como un par de cientos de dólares o varios cientos de dólares al mes. Además, probablemente tendrá que obtener la aprobación de la junta de HOA antes de realizar mejoras exteriores o mudarse o agregar servicios eléctricos o de plomería para la remodelación [ING] de una cocina o baño.

Como si tener una junta de condominios vigilando cada uno de sus movimientos no fuera lo suficientemente malo, también existe una buena posibilidad de que sus cuotas de HOA aumenten con el tiempo, aumentando sus gastos mensuales.

Este artículo de Deb Hipp se publicó originalmente en Debt.com.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

ANÁLISIS GRATUITO DE DEUDA

Contáctenos al (844)-669-4596

¡Mira cuánto podrías ahorrar!

Sólo dinos cuánto debes en total y estimaremos tu nuevo pago mensual consolidado.