O bien se lo está gastando en lujos o bien está pagando una deuda. En cualquiera de los dos casos, debería estar preocupado.

minutos de lectura

3

Me encanta leer TMZ y Page Six para conocer los últimos chismes de los famosos (excepto cuando escriben algo que no es cierto sobre mí!). Pero también leo muchos datos financieros densos y secos, porque me importa más la educación financiera que las celebridades de la lista A.

Hace poco, vi algo inquietante, pero no por las razones que podría pensar.

Se trataba de un “Análisis de las perspectivas de crédito” [ENG] del tercer trimestre de este año. Muchas de sus conclusiones son obvias para la mayoría de nosotros: “Los precios siguen siendo altos o continúan subiendo, y muchos consumidores siguen teniendo dificultades.”

Esta es la parte preocupante:

El 30% de los consumidores que pidieron préstamos durante los últimos seis meses los utilizaron para emergencias o para pagar facturas, y una de cada cuatro personas utilizó los préstamos recientes para pagar la deuda de las tarjetas de crédito. … Menos gente está interesada en obtener nuevos préstamos debido a las tasas de interés más altas, y los que piden préstamos los utilizan con más frecuencia simplemente para estar al día con las facturas.

Esto es lo que significa en términos sencillos: La inflación nos está pateando el trasero, por lo que la Reserva Federal ha subido repetidamente las tasas de interés para frenarla. Pero eso significa que estamos pagando más por pedir dinero prestado, desde nuestras tarjetas de crédito hasta nuevas hipotecas y préstamos para automóviles. Así que la mayoría de la gente no está pidiendo nuevos préstamos, pero los que lo hacen se sienten obligados a hacerlo porque no pueden pagar todas sus facturas.

Por qué esto da miedo

Según mi experiencia como agente de seguros y consejera financiera, la mayoría de la gente pide préstamos por dos razones, ambas malas. Pero una es peor que la otra.

Por supuesto, la mejor razón para pedir un préstamo es cuando se puede ganar dinero. Por ejemplo, una hipoteca razonable sobre una vivienda asequible se considera una “buena deuda”. La mayoría de las casas se revalorizan, e incluso si la suya no lo hace, puede venderla después.

Del mismo modo, si pide un préstamo de consolidación de deudas que cobre menos intereses de los que está pagando ahora, también es una decisión inteligente. Por desgracia, esas no son las razones más comunes por las que la gente pide préstamos. Estas sí lo son…

La primera razón era popular antes de la Gran Recesión y en realidad ayudó a profundizar sus terribles efectos: Los propietarios de viviendas estaban sacando el capital de su casa y comprando barcos, vacaciones y otros artículos sorprendentes pero innecesarios. En lugar de ahorrar para la jubilación, estaban viviendo ahora. Por supuesto, lo pagaron después.

La segunda razón por la que mucha gente pide préstamos es exactamente de lo que habla este Análisis del Panorama Crediticio: Pedir un préstamo para llegar a fin de mes.

Esto es diferente a un préstamo de consolidación de deudas. Es similar a un préstamo de día de pago, que es una forma peligrosa de pagar las facturas. Básicamente, su sueldo no puede cubrir sus gastos, así que pide un pequeño préstamo para cubrir el hueco. El problema es que ahora tiene que pagar otra tasa de interés, lo que significa que tiene aún menos dinero para pagar las facturas del mes siguiente.

Qué hacer al respecto

Si este es su caso, un préstamo no es el camino a seguir. En primer lugar, tendrá que cumplir los requisitos para obtener un préstamo. Hoy en día, los prestamistas dudan en prestar dinero. Si le conceden un préstamo, le cobrarán una tasa de interés elevada. Y como acabo de mencionar, eso no resuelve su problema. Sólo está retrasando el inevitable colapso de sus finanzas.

Lo que realmente me deprimió de este análisis del panorama crediticio fue lo fácil que es solucionar el problema. En lugar de intentar hacer malabares con los préstamos para llegar a fin de mes, puede reunirse con un consejero que puede ayudarle a acabar con su deuda.

Cuando llama a Debt.com, recibe un análisis gratuito de la deuda por parte de un consejero de crédito capacitado. Ese consejero le expondrá todas sus opciones. Entre ellas, se incluyen programas [ENG] que tienen nombres similares como manejo de deudas y liquidación de deudas. No está obligado a hacer nada, e incluso puede pensarlo y volver a llamar más tarde. Pero haga lo que haga, si va a pedir un préstamo para pagar las facturas o incluso lo está pensando, no haga nada más hasta que llame a un experto. No pida dinero prestado hasta conocer bien su situación y las opciones que posee.

Llame a Debt.com al (844) 844-2543 para obtener un análisis gratuito de la deuda por parte de un consejero de crédito certificado y para obtener más información, consulte: debt.com/vicki [ENG]

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Vicki Gunvalson

Vicki Gunvalson

Before Vicki Gunvalson starred on Bravo TV’s hit series “Real Housewives of Orange County” – which launched the franchise in 2006 – she was already a financial expert. Gunvalson has owned and operated Coto Insurance for three decades. Based in Irvine, California, Coto has been ranked among the top 1 percent of insurance companies nationwide, with more than 10,000 clients in those 30 years. Coto’s success helped Gunvalson become a member of the Million Dollar Round Table – which represents the top life insurance and financial services professionals from more than 70 countries. She continued to grow Coto during 16 salacious years on the hit show and subsequent celebrity projects. But it wasn’t just Coto that has earned Gunvalson praise and awards for her financial acumen. Licensed in every state not just as an insurance agent but also a retirement specialist, she has made it her mission to help people – especially women – become financially independent. She has partnered with Debt.com to help even more of them. “I’ve counseled thousands of Americans who experienced their own melodrama – over money,” Gunvalson says. “Debt.com is in some ways exactly like me – and in other ways, unlike me. We both care deeply about getting good people in better financial shape. But unlike me, they do it quietly!”

Publicado por Debt.com, LLC