Abrir una nueva tarjeta de crédito para obtener algunos beneficios puede costarle más a largo plazo.

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Mientras buscaba un pasaje aéreo de Kansas City, MO, a San Diego, CA, la semana pasada, apareció en mi pantalla una oferta de tarjeta de crédito de una aerolínea. Ya había comprado un pasaje aéreo de $ 269. Ahora podría ahorrar aún más.

Si me suscribía a la tarjeta de crédito de recompensas de la aerolínea, recibiría un crédito de $ 200 en mi primera facturación. Es un trato agradable. ¿O era? Abrí los términos y condiciones de la tarjeta y “los detales de la oferta” para averiguar más.

Lo primero que noté fue la tarifa anual de la tarjeta de crédito de $ 69, que se agrega a la primera liquidación. Así que de inmediato, mis ahorros cayeron. Pero después vi que ganaría 10,000 puntos luego de gastar $ 500 en los primeros tres meses. Gasto esa cantidad de todos modos. Esos puntos podrían comprar otro boleto más tarde.

Pero, ¿cómo me sentiría el próximo año, cuando apareciera esa tarifa anual en el extracto de mi tarjeta de crédito? ¿Esa carga anual compensaría mis ahorros? Si bien la tarifa anual de una tarjeta de crédito puede valer la pena para los viajeros de negocios frecuentes, o bien para quienes gastan miles de dólares al mes en comidas, alimentos y todo lo demás, en general no tiene valor para mí.

Eso es, porque generalmente pago en efectivo por comestibles y gastos diarios. Utilizo mi tarjeta de recompensas actual para servicios públicos, seguros y otros pagos recurrentes, acumulando recompensas lentamente. ¿Otra tarjeta de recompensas valdría la pena, especialmente una con una tarifa anual de $ 69?

Dos meses antes, había abierto una tarjeta de Best Buy, aunque sabía que nunca volvería a usar la tarjeta de alto interés, para aprovechar una oferta que me devolvió $ 70 en recompensas en una computadora portátil. Luego pagué el saldo de inmediato. Ahora quería abrir otra cuenta de tarjeta de crédito. Aun así, tuve mis dudas.

Tal vez, como yo, usted esté tentado de aprovechar las bonificaciones de registro de muchas tarjetas de crédito. Sin embargo, antes de presentar su solicitud, tenga en cuenta algunos factores que pueden afectar su puntaje crediticio y su presupuesto.

Podría tener demasiadas tarjetas de crédito nuevas

Solicitar varias tarjetas de crédito durante un período de algunos meses, puede reducir su puntaje crediticio. Esto se debe a que, cada vez que realiza la solicitud, la compañía verifica su crédito, lo que cuenta como una “consulta dura”. Una investigación dura puede reducir su puntaje en unos pocos puntos, a diferencia de una “consulta blanda”, que ocurre cuando solicita una copia de su reporte de crédito o cuando un acreedor obtiene su reporte de crédito antes de enviarle una oferta promocional.

Sugerencia: las consultas duras tienen un mayor impacto si tiene solo unas pocas cuentas, o bien un historial de crédito de poco tiempo, según Fair Isaac Corporation (FICO).

Ponderar cualquier bonificación contra el costo

Si una oferta de tarjeta de crédito requiere que usted compre una cantidad específica dentro de los primeros meses, tenga cuidado. Si no puede pagar el saldo todos los meses, puede gastar más en intereses, que los que ahorró con la oferta inicial. Además, eche un vistazo de cerca a los detalles de la oferta. A pesar de que recibí $ 70 en recompensas con mi computadora portátil, no sabía que solo podía canjearlos con compras en Best Buy y que caducaron un mes después. Cuando no pude encontrar nada por menos de $ 70 antes de que expiraran las recompensas, las apliqué para comprar un Fit Bit por $ 130, eliminando mis ahorros.

Consejo: antes de presentar la solicitud, lea atentamente los términos y condiciones de la tarjeta de crédito y los detalles de la oferta especial.

¿Cómo está su autodisciplina financiera?

Las compañías de tarjetas de crédito no ofrecen bonos por registrarse y créditos de extracto porque quieran hacerle feliz. Están apostando a que no pagará el saldo cada mes, y eventualmente recibirán de vuelta su bonificación, y con intereses.

Consejo: Antes de inscribirse en una oferta de tarjeta de crédito, asegúrese de tener un largo registro de haber pagado sus saldos mensualmente.

Después de ponderar la tarifa anual en comparación con mis ahorros en pasajes aéreos y puntos potenciales, solicité la tarjeta. En mi primera facturación, debía $ 110 en total por la tarifa anual y lo que quedaba del pasaje aéreo de $ 260. Ya tengo suficientes puntos para otro boleto, y si pago mis facturas mensuales habituales con la tarjeta, puedo ganar puntos para otro boleto aéreo.

La clave de mi decisión: planeo cancelar el saldo mensualmente para evitar pagar intereses. Además, tengo un historial de crédito extenso y sólido, por lo que incluso si pierdo algunos puntos temporalmente de dos “consultas duras” en dos meses, eso no será un problema.

La tarjeta también ofrece 3.000 puntos de aniversario para atraerme el próximo año. ¿Guardaré la tarjeta y su molesta tarifa anual? Ya veremos. Mientras tanto, pondré el dinero que ahorré en pasaje aéreo hacia un hotel que esté más cerca de la playa.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Deb Hipp

Deb Hipp

Contributor

Hipp is a freelance writer based out of Missouri.

Finanzas Personales

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Septiembre 18, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Los bonos de incentivo para registrarse en tarjetas de crédito: ¿valen la pena realmente? - AMP.