Una investigación muestra que, debido a la rápida inflación y a los bajos salarios, el hogar promedio tiene miles en deudas.

4 minute read

La creencia generalizada es que la inflación elevada significa salarios más altos. Pero hoy en día, eso no es así.

La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) publicó recientemente un informe [ENG] que dice que los salarios subieron 4% en un año, uno de los aumentos más rápidos en dos décadas. La inflación, sin embargo, aumentó 7% en ese tiempo. Así que, a pesar del rápido aumento de los ingresos, las personas sufrieron en realidad un recorte salarial.

Y el Instituto Ludwig para la Prosperidad Económica Compartida (LISEP, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro, afirma que tanto la tasa de desempleo como el costo de vida están subestimados por el BLS.

Con el fin de los programas de ayuda financiera por la pandemia, muchos hogares se han hundido bajo el umbral de la pobreza.

Dado que muchas personas ya tienen problemas con sus ahorros para el retiro, el impacto financiero de todo esto será probablemente visible durante los próximos años.

¿Quiere estar al día con más noticias financieras? Haga clic aquí para inscribirse en nuestro boletín gratuito.

Mucho trabajo, ganando menos

La inflación es la más alta de las últimas décadas, y los salarios de la mayoría de las personas no están a la altura.

El LISEP descubrió que, sólo entre diciembre de 2021 y abril de 2022, el promedio de ingresos semanales cayó [ENG] de $881 a $873. Demográficamente, las mujeres vieron la mayor caída: de $771 a $760.

“Las familias de todo Estados Unidos están luchando para llegar a fin de mes en la economía actual, con el aumento de los costos que obligan a tomar decisiones difíciles que podrían tener implicaciones generacionales”, dijo el presidente de LISEP, Gene Ludwig, en un comunicado de prensa. “Verse obligado a tomar decisiones entre la comida y la vivienda frente a la atención médica y la educación no es una situación sostenible a largo plazo para una sociedad sana”.

Nadie quiere ver cómo se reducen sus ingresos, especialmente cuando los costos siguen aumentando. El BLS informó de que el costo de la vida subió 46% entre 2001 y 2020. El LISEP no está de acuerdo [ENG]. Según ellos, el costo de vida ha subido 64%.

Entonces, ¿cómo se supone que las familias van a compensar la diferencia? Con deudas. La investigación del LISEP dice que los hogares de padre o madre soltera con un hijo tienen que endeudarse en más de $6,000 para poder hacer frente a sus gastos cada año.

Y el costo de vida no es lo único que creen que el gobierno está subestimando.

El LISEP define la verdadera tasa de desempleo como “los desempleados, mas los que buscan, pero no consiguen un empleo a tiempo completo con una remuneración superior al umbral de la pobreza”. El BLS informó de que el desempleo era del 3.6%, pero el LISEP sitúa la verdadera tasa de desempleo en 23.5%.

“Esto puede ser un presagio de que se avecinan tiempos más difíciles para las familias de ingresos promedios y bajos”, dijo Ludwig. “Y una clara señal de que los políticos responsables deben tomar medidas proactivas inmediatas”.

Descubra: 5 maneras de luchar contra la inflación

Atrás quedan las familias

El crédito fiscal por hijos (CTC, por sus siglas en inglés) suele entregarse como una suma global con la declaración de impuestos. Sin embargo, durante la pandemia, las familias recibían los pagos del CTC de forma mensual. Pero estos pagos constantes eran sólo temporales y ahora que han desaparecido, sus simpatizantes están preocupados.

Los que recibían el crédito tenían una ventaja. Según Humanity Forward, una organización sin fines de lucro que lucha contra la pobreza, los pagos mensuales del CTC aumentaban [ENG] la seguridad laboral y alimentaria. 7 de cada 10 que lo recibían dijeron que los pagos les ayudaban a presupuestar y a mantenerse al día con los precios inflacionarios.

Como reflejo de los resultados del LISEP, los hogares que recibieron el CTC también acumularon menos deudas. En lugar de cargar los gastos en su tarjeta de crédito, la gente utilizó el crédito para cubrir:

  • Servicios públicos
  • Alquiler o hipoteca
  • Ropa o artículos de primera necesidad para los niños
  • Alimentos
  • Ahorros de emergencia

Esto ayudó a reducir el hambre en los hogares elegibles en un 24%.

“Desgraciadamente, se espera que muchas de estas ganancias se pierdan sin la devolución del Crédito Fiscal Infantil mensual”, escribió Humanity Forward en su comunicado de prensa.

Esa pérdida se hizo evidente rápidamente. Los investigadores de la Universidad de Columbia descubrieron que, tras sólo un mes sin el CTC, la pobreza infantil aumentó 41% [ENG]. Esto ha puesto a 3.7 millones de niños por debajo de la pobreza sólo entre diciembre de 2021 y enero de 2022.

Concluyeron que, a menos que los pagos mensuales se reanuden, que haya otras intervenciones políticas o que el mercado laboral mejore, “es probable que las tasas mensuales de pobreza infantil sean persistentemente altas durante el resto de 2022.”

Averigüe: La inflación afecta tanto a los ricos como a los pobres

Dejar de trabajar mientras suben los precios

Las dificultades financieras no sólo afectan al próximo mes, al próximo año o incluso a los próximos cinco años. Las deudas y los bajos salarios pueden tener un efecto duradero y retrasar el retiro de miles de trabajadores. Cuando los ingresos no cambian, la inflación puede ir carcomiendo los ahorros.

Los jubilados ya se han visto sorprendidos por el cambio de precios.

Global Atlantic, un grupo asegurador, realizó un estudio y descubrió que casi 9 de cada 10 [ENG] inversores en edad de jubilación (entre 55 y 70 años) dijeron haber experimentado recientemente un “shock de precios” al comprar alimentos o hacer otras compras.

El cambio es tan drástico que más de dos tercios se preguntan si “tendrán suficiente para vivir cómodamente en el retiro”.

Es un sentimiento compartido con la siguiente generación.

A pesar de tener más tiempo para ahorrar para el retiro, los encuestados de la Generación X (de 42 a 57 años) no se sienten mucho más seguros. El estudio de Investopedia afirma que una cuarta parte de la Generación X [ENG] no está segura de sí podrá jubilarse algún día.

Con las tasas de inflación actuales, vivir con unos ingresos fijos para la jubilación o trabajar sin un salario ajustado a la inflación puede hacer que ahorrar parezca casi imposible. Y, por desgracia, el poder adquisitivo probablemente seguirá disminuyendo.

Cuando la economía es difícil, lo mejor es hacer un presupuesto, pagar las deudas y planificar el futuro.

 

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Gillian Manning

Gillian Manning

Gillian Manning graduated from Florida Atlantic University in 2021 with her bachelor’s degree in journalism. At FAU she served as the editor-in-chief of the student-run newspaper, the University Press. During her time there, the paper saw an increase in content production, readership, and engagement. Before she even graduated, Gillian was published in various outlets such as South Florida Gay News and the Boca Raton Tribune.

Publicado por Debt.com, LLC