Sí, el IRS te está dando un respiro durante esta pandemia, pero si no tiene cuidado, aún puede perder dinero

6 minute read

Con miles de personas enfermas cada día, ¿quién se preocupa por sus impuestos?

Mitch no lo hizo… y le debe al IRS 350.000 dólares. Mitch tiene su propio negocio a las afueras de Atlanta. Sus problemas con los impuestos datan de hace 15 años.

“En 2006, vendí una compañía por casi un millón de dólares e invertí casi todo en bienes raíces. Descubrí que era una estafa y se llevaron todo mi dinero, pero aun así me dejó con ganancias de capital”, dijo.

En otras palabras, Mitch lo perdió todo, pero aún debía al IRS por esas pérdidas.

“Mi mundo se había acabado”, dice Mitch. “No tenía mucho por lo que vivir, francamente. Pero soy un hombre de fe, y elegí creer que las cosas mejoran”.

Mitch también es un hombre de acción. En lugar de ignorar el problema, que según el IRS es muy común, Mitch consultó a varios profesionales de impuestos antes de decidirse por uno que le ayudara.

“Me di cuenta de que estaba en un gran problema y necesitaba ayuda profesional. Me ahorraron casi 200.000 dólares con el IRS y 33.000 dólares con el estado”.

La ayuda resultó ser Community Tax [ENG], una empresa nacional de alivio fiscal que cumple 10 años este año.

“Me salvaron la vida financiera”, dice Mitch. Pero tiene una advertencia para todos aquellos que, en una situación como la de él, no buscan ayuda: “El IRS no desaparece durante una pandemia”.

Muerte e impuestos

Mitch no es un caso raro. El IRS dice que, en 2018, 14 millones de estadounidenses debían 130 mil millones de dólares en impuestos atrasados. Y eso fue dos años antes de la pandemia

La pandemia ha creado dos problemas, dice Sarah Nieschalk, vicepresidenta adjunta de Community Tax, la empresa de alivio de impuestos donde Mitch terminó. Un problema es financiero y el otro es psicológico.

“Como profesional de impuestos, veo innumerables casos de personas cuyos problemas fiscales han aumentado hasta que el problema parece demasiado grande para manejarlo. Al final del día, esta gente simplemente quiere una solución justa al problema, pero a menudo ni siquiera saben por dónde empezar”.

Y muchos otros, no quieren empezar. Ignorar el problema es tan común como la muerte y los impuestos.

Hasta la semana pasada, esos contribuyentes deudores tenían un poco menos de que preocuparse. Debido a la pandemia, el IRS suspendió la confiscación de propiedades bajo embargos y gravámenes del 1 de abril al 15 de julio. Esa fecha también fue significativa para los contribuyentes que trabajaban con el IRS, ya sea pagando sus impuestos atrasados un poco cada mes (bajo lo que se conoce como “acuerdo de pago a plazos”) o pagando menos de lo que debían (llamado “oferta en compromiso”).

Si tenían un plan de pago a plazos antes del cierre por el COVID-19, sus pagos fueron suspendidos desde abril hasta el miércoles pasado. Lo mismo ocurrió con las Ofertas en Compromiso (OIC, por sus siglas en inglés), con el beneficio añadido que los contribuyentes tenían hasta el 15 de julio para proporcionar los detalles que el IRS solicitaba para una OIC pendiente. El IRS tampoco cerró ninguna solicitud de OIC pendiente antes de esa fecha sin el consentimiento de los contribuyentes.

Se llamó la Iniciativa del Pueblo Primero, y muchos contribuyentes en apuros y expertos políticos tenían la esperanza – y francamente, esperaban – que el IRS extendiera el programa [1]. Después de todo, la pandemia y sus influencias económico no han disminuido, sólo han empeorado.

Desafortunadamente, menos de una semana después de que el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin públicamente anunció que extender esos retrasos por la pandemia era “algo que podríamos considerar”, anunció que el IRS iba a terminar el programa [2].

Si no pudo pagar sus impuestos actuales antes del 15 de julio, que el IRS ha cambiado del tradicional 15 de abril, podría conseguir fácilmente una prórroga hasta el 15 de octubre. Pero eso sólo extiende la fecha límite para presentar la solicitud, no la fecha límite para pagar. En otras palabras, el reloj de todas las multas e intereses ya se ha reiniciado después de 2 ½ meses de suspensión.

Ahora los problemas realmente comienzan, dice Nieschalk.

El pánico fiscal por la pandemia

“Predecimos que veremos un aumento de los impuestos durante e incluso después de la pandemia del COVID-19”, dice Nieschalk. “También vimos esto en los años posteriores a la Gran Recesión”.

¿Qué vio exactamente? Retrasos masivos seguidos de una acción masiva.

“En tiempos de conflictos financieros generalizados, el IRS puede quedar muy rezagado”, dice Nieschalk. Ha leído informes de que el Departamento del Tesoro, que supervisa el IRS, tiene “semirremolques llenos de correspondencia de clientes sin procesar”.

Eso es porque sus propios empleados se refugiaron en casa y se enfermaron.

“Le va a tomar al IRS varios meses – si no más de un año – para desenterrar el atraso creado por las condiciones limitadas de personal”, dice. Y eso podría llevar a algunos estadounidenses con problemas de dinero a pagar otras cuentas antes de pagarle al Tío Sam.

Incluso en los mejores tiempos, “el IRS no tiene los recursos para microgestionar a todos los contribuyentes”, dice Nieschalk. “El sistema tributario de EE.UU. depende en gran medida del cumplimiento voluntario”.

Puede que haya oído la expresión, “las ruedas de la justicia giran lentamente, pero muelen muy fino”. Cuando se trata de impuestos, las ruedas del IRS giran aún más lento, pero cuando lo pasan por encima, lo aplastan con el papeleo.

“Una vez que el IRS se pone al día, los contribuyentes terminan viendo una montaña de trabajo para resolver el problema – y encima de todo, multas extraordinarias y cargos por intereses”, dice Nieschalk. “La mayoría de nuestros clientes han ignorado el problema más tiempo del que deberían. Es fácil elegir no presentar una declaración con un gran saldo en ella porque tiene miedo de cómo resolver ese saldo cuando no puede pagar“.

Ahí está esa psicología en juego otra vez. Pero se avecina otro problema relacionado con la pandemia.

Muchos de quienes viven en EE.UU. y que han quedado desempleados, han cobrado el desempleo durante el cierre lo hicieron por primera vez en sus vidas. “Los ingresos por desempleo siguen siendo imponibles, y muchos contribuyentes no saben que tienen que pagar impuestos por ellos”, dijo Nieschalk.

Ella predice: “A pesar de que el Congreso abre algunas vías de alivio, todavía veremos a la gente tomar decisiones difíciles con respecto al pago de sus impuestos o el pago de sus costos inmediatos de vida simplemente porque no pueden pagar ambos”.

Cuando la pandemia termine inevitablemente, los problemas de impuestos para millones de quienes viven en EE.UU. recién comenzarán.

Cómo adelantarse a los problemas de impuestos

¿Recuerda a Mitch, que pasó de millonario a estar quebrado en cuestión de meses? Tiene un acuerdo de pago a plazos con el IRS. Su consejo a cualquiera que se encuentre en una situación desesperada como la suya es: “Enfrenta la situación”.

Nieschalk está totalmente de acuerdo.

“Los hechos y circunstancias de cada uno son únicos, y Mitch no es una excepción”, dice. “Lo primero que quiero que la gente aprenda de su situación es que no están solos. No necesitan enfrentarse solos al IRS”.

Y no deberían. El IRS estimó, en 2014, que 80 millones de declaraciones de impuestos individuales fueron manejadas por preparadores pagados. [3] Eso es más de la mitad. Así que se deduce que, si la mayoría de los estadounidenses no hacen sus propios impuestos, no pueden manejar hábilmente la negociación con el IRS cuando se atrasan en sus impuestos.

“Los temas de impuestos son intimidantes porque la ley de impuestos es extraordinariamente compleja, y el IRS puede ser increíblemente intrusivo”, dice Nieschalk. “Los clientes se ven obligados a confiar mucho en quien sea que contraten para ayudarlos”.

El problema es que hay muchas empresas poco confiables que se aprovechan de gente confundida y desesperada. Puede ser difícil diferenciar entre una agencia legítima de alivio de impuestos y una estafa [ENG].

Mitch no entró en pánico y contactó a varias otras empresas de alivio de impuestos antes de contratar a Community Tax. Había una gran razón para ello.

“No aceptan el pago hasta que hacen algo”, dice Mitch. Otras firmas le cobraron honorarios y no resolvieron su problema. “Todos los demás con los que hablé, están en la etapa de escritura de cartas o en la etapa del debido proceso – siempre están en algún tipo de etapa. ¿Sabe en qué etapa están realmente? La etapa de “tomar su dinero”.

Mitch también confió en Community Tax porque la firma explicó lo que estaba pasando en vez de esconderse detrás de la complejidad. Como explica Nieschalk, “No sólo ofrecemos una cura para dar una solución rápida al problema inmediato. En el camino, educamos a nuestros clientes para que no vuelvan a caer en la misma situación sin querer”.

Por lo tanto, el conocimiento no es sólo poder, es dinero en el bolsillo. Para saber más, Debt.com compiló este informe: Impuestos atrasados: Termine sus problemas con la deuda impositiva impaga.

La razón más convincente para dejar de ignorar sus impuestos y buscar un profesional de confianza se resume en la vida de Mitch ahora.

“Estaba obsesionado con esta nube oscura sobre mí”, dice Mitch. “Ahora ni siquiera tengo que pensar en los impuestos”. Toda una hazaña para alguien que debe a Hacienda seis cifras. En el plazo del 15 de julio, cuando muchos americanos tenían pánico por sus impuestos, ¿saben lo que Mitch estaba haciendo? “Mi esposa y yo estamos comprando una casa”.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Fuente:
Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Hope Dean

Hope Dean

Hope Dean is a senior studying journalism at the University of Florida. She works as the enterprise editor at the Independent Florida Alligator and previously worked at the Florida Atlantic University student-run newspaper the University Press as the news, features and managing editor.

Published by Debt.com, LLC