Obtener una hipoteca inversa no es adecuado para todo el mundo. Esto es lo que debe saber

4 minute read

Si usted es propietario de una vivienda y tiene 62 años o más, es posible que la idea de pedir un préstamo sobre su casa con una hipoteca inversa haya pasado por su mente. Después de todo, es posible que haya visto a Tom Selleck, Henry “The Fonz” Winkler o tal vez incluso a un par de actores de Law & Order en la televisión, asegurando que pedir una hipoteca inversa sobre el capital de su casa podría crear más ingresos para la jubilación.

Con una hipoteca inversa, el propietario toma un préstamo sobre el valor acumulado de su vivienda y el prestamista realiza los pagos al propietario, en lugar de hacerlo a la inversa. Puede parecer un buen negocio, pero el sector de las hipotecas inversas tiene un pasado turbio por haber atraído a propietarios ingenuos a malas situaciones financieras que no podían permitirse o que no entendían del todo.

Hoy en día, existen más protecciones para el consumidor con el fin de evitar que los prestatarios se metan en problemas financieros. Aun así, el propietario de una vivienda que esté pensando en pedir una hipoteca inversa debe proceder con cuidado (o, a veces, echarse atrás por completo) cuando se trata de una hipoteca inversa.

Hay tres tipos de hipotecas inversas

A la hora de decidirse por una hipoteca inversa, deberá elegir el tipo que mejor se adapte a sus necesidades. La opción menos costosa, una hipoteca inversa de “propósito único”, la ofrecen algunas agencias gubernamentales estatales y locales. Un préstamo de propósito único sólo puede utilizarse para un propósito especificado por el prestamista, como reparaciones en la casa, mejoras o impuestos sobre la propiedad.

Las hipotecas inversas de propiedad son préstamos privados, que están respaldados por las empresas que los desarrollan. Según la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), si tiene una casa costosa, puede obtener un mayor adelanto del préstamo con este tipo de hipoteca inversa [1].

La mayoría de las hipotecas inversas son Hipotecas de Conversión del Capital de la Vivienda (HECM, por sus siglas en inglés), que están aseguradas por la Administración Federal de la Vivienda (FHA, por sus siglas en inglés) [2] y respaldadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD, por sus siglas en inglés) [3].

Debe tener al menos 62 años y residir en la vivienda

Para poder optar a una hipoteca inversa, también conocida como Hipoteca de Conversión del Valor de la Vivienda (HECM, por sus siglas en inglés), debe tener al menos 62 años y residir en la vivienda como residencia principal.

Además, debe ser propietario absoluto de la vivienda o haber reducido considerablemente su hipoteca para disponer de una buena cantidad de capital en la misma. A continuación, el prestamista de la hipoteca inversa convierte parte del patrimonio de la vivienda en pagos libres de impuestos para usted.

Debe demostrar que dispone de recursos financieros suficientes

Cuando usted solicita una hipoteca inversa, el prestamista está obligado a realizar una evaluación financiera y puede incluso exigir que se reserve una cantidad del préstamo para pagar los impuestos y el seguro de la vivienda durante el préstamo. La “reserva” reducirá la cantidad de fondos que reciba en los pagos. Mientras tanto, usted también es responsable del mantenimiento de su vivienda.

Pagará comisiones y otros gastos

Los prestamistas de hipotecas inversas suelen cobrar una comisión de apertura y otros gastos de cierre, además de las comisiones de servicio durante la vida de la hipoteca [4]. Las HECM aseguradas a nivel federal también pueden cobrar primas de seguro hipotecario. Tampoco se permite deducir los intereses cobrados por el préstamo de la hipoteca inversa en los impuestos sobre la renta, al menos no hasta que el préstamo se pague parcial o totalmente, según la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés).

Los préstamos de hipotecas inversas deben devolverse al fallecer

Si usted es el prestatario, usted, su cónyuge o su patrimonio no tendrán que devolver el préstamo mientras resida en la vivienda o hasta que fallezca [5].

Según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés), “si tiene una hipoteca de conversión del capital de la vivienda (HECM, por sus siglas en inglés), sus herederos tendrán que pagar el saldo total del préstamo o 95% del valor de tasación de la vivienda, lo que sea menor” [6] El préstamo vence y es pagadero al fallecer el prestatario, y sus herederos tienen 30 días a partir de la recepción del aviso de vencimiento y pago para comprar la vivienda, venderla o entregarla al prestamista para satisfacer la deuda.

“Con un préstamo de hipoteca inversa, si el saldo es superior al valor de la vivienda, sus herederos no tienen que pagar la diferencia”, dice el CFPB. “Si sus herederos venden la casa, el prestamista tomará el producto de la venta como pago del préstamo, y el seguro de la FHA cubrirá cualquier saldo restante del préstamo”.

Primero hay que reunirse con un consejero

Antes de poder solicitar una hipoteca inversa HECM, hay que reunirse con un consejero de una agencia independiente de consejería en materia de vivienda aprobada por el Gobierno. El consejero le explicará los costos y las implicaciones financieras del préstamo hipotecario inverso. Pero el consejero también debe informarle sobre las posibles alternativas a una hipoteca inversa HECM, como los programas gubernamentales y sin fines de lucro o una hipoteca inversa de propósito único o de propiedad.

El consejero de vivienda puede ayudar a comparar los costos de los diferentes tipos de hipotecas inversas y mostrarle cómo las diferentes opciones de pago, las cuotas y otros costos del préstamo se sumarán con el tiempo. Para encontrar un consejero de hipotecas inversas, busque en el directorio de agencias de consejería de HECM en hud.gov o llame al 800-569-4287 [7].

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.


Fuentes:
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC