Cuando Forbes defendió recientemente las opciones monetarias de los millennials, me alegré, porque se demostró que tenía razón

minutos de lectura

3

En el mes de septiembre, Forbes, página en la que colaboro [ING], publicó lo que espero que se convierta en una columna viral.

En ella, Arielle O’Shea implora, No crea lo que se dice sobre los millennials y el dinero [ING]. ¿Qué es eso que se dice? Simplemente que esta generación, la más publicitada de todos los tiempos, no puede “ahorrar para la jubilación, controlar sus gastos y mantener sus mugrientas manos jóvenes fuera de lujos como el café y los aguacates”.

O’Shea concluye que “los estereotipos de los millennials dan buenos titulares, pero a menudo son sólo eso”. A continuación, destruye algunos mitos de los millennials. Curiosamente, Debt.com destruyó esos mitos hace muchos meses o incluso años, pero no se trata de discutir quién fue el primero. Se trata de confirmar algunos hechos importantes que determinarán el destino financiero no sólo de una generación (que ahora tiene entre 22 y 37 años).

Mito 1: Los millennials no ahorran para la jubilación

En julio, Debt.com fue uno de los primeros medios de comunicación en informar sobre un estudio de J.D. Power [ING] que mostraba que “51% de los millennials tienen objetivos de ahorro específicos para la jubilación, en comparación con el 44% de la generación X y los baby boomers. De los millennials con objetivos de ahorro para la jubilación, el 83% dice estar en camino de cumplirlos”.

O’Shea recoge un par de estudios más que pintan un panorama aún más satisfactorio y postula: “No lo están haciendo significativamente peor que sus padres o abuelos”.

Mito 2: Los millennials gastan su dinero en cosas frívolas

O’Shea señala los datos que muestran que los millennials gastan menos en “ropa, entretenimiento y alcohol” que otras generaciones. Yo voy en otra dirección para demostrar lo mismo. También este verano, Debt.com informó de que los millennials son mejores planificadores financieros: “El 36% tiene objetivos de ahorro, pero sólo el 25 % de los de la Generación X y el 17% de los baby boomers los tienen”. Eso es lo contrario de ser frívolo.

Mito 3: Los millennials cambian de trabajos

De nuevo, O’Shea cita estudios que muestran que los millennials se mueven tanto como las generaciones anteriores. Cuando lo hacen, Debt.com ha descubierto que es por una buena razón. Su objetivo es ser su propio jefe algún día: “El 40% planea dejar sus trabajos de 9 a 5 para trabajar como autónomos en los próximos cinco años”. Como emprendedor que soy, admiro ese impulso. Ojalá más miembros de mi generación hubieran hecho lo mismo.

Mito 4: Los millennials son poco ambiciosos

Podría citar estadísticas que demuestran que los millennials son más responsables que sus padres con las tarjetas de crédito [ING], o que hablan de dinero entre ellos más a menudo de lo que se cree, o que ahorran más que sus mayores. Sin embargo, la noticia más convincente que Debt.com ha publicado sobre este tema procede de una encuesta realizada a personas mayores. ¿El titular? Las personas mayores admiten que los millennials lo tienen difícil financieramente. Si tienen que admitir a regañadientes este hecho, esto demuestra en gran medida que los millennials no son poco ambiciosos. Simplemente están tratando de ponerse al día.

Mito 5: Los millennials no quieren comprar casas

O’Shea pone un poco de reparo en este punto y dice que “no es del todo cierto”. Puedo afirmar sin lugar a dudas: los millennials quieren comprar una casa, simplemente no pueden permitírselo. Numerosos informes de Debt.com confirman que los millennials pueden tardar hasta 10 años en reunir un pago inicial, dependiendo del estado en el que vivan. ¿Parte de la razón? Los préstamos estudiantiles se están comiendo su dinero.

Así que no tiene nada que ver con el deseo. Tiene todo que ver con el dinero.

Conclusión

Allá en 2015 [ING], escribí: “Sostengo que los millennials que crecieron en la Gran Recesión serán más inteligentes sobre el dinero a medida que envejecen que cualquier generación desde la que creció en la Gran Depresión”. He pedido a los investigadores de Debt.com que descubran todos y cada uno de los estudios que tratan sobre los millennials y el dinero. Ciertamente, no todo son buenas noticias. Los millennials son humanos, y gastan mal y en exceso al igual que sus predecesores.

Sin embargo, no les hacemos ningún favor cuando los subestimamos y los maltratamos. También nos perjudicamos a nosotros mismos, porque pronto se convertirán en el motor económico de este país, y todos prosperaremos o sufriremos en función de su productividad. A todos nos interesa asegurarnos de apoyarlos y enseñarles. Llevo años creyendo esto, y es bueno ver que Forbes hace lo mismo.

Si necesita ayuda para mantener sus finanzas en buen estado, consulte las soluciones de manejo del dinero de Debt.com.

EmpezarCall To Action Link
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC