Análisis Gratuito de Deuda

Contact us at 1-888-503-5563

3 minute read

Como contador público y consejero financiero, tengo una relación de amor y odio con la tecnología.

Me encanta, porque ahora hay una gran cantidad de herramientas de vanguardia que facilitan el mantenimiento de un presupuesto, y garantizan que nunca olvidará pagar una factura. Uno de mis favoritos del momento, se llama Tiller, que Debt.com ha respaldado.

Por otra parte, odio la tecnología, porque he visto a muchos estadounidenses endeudados que intentan automatizar sus vidas financieras, sin pensar realmente en ello. Lo que es peor, he visto a los estadounidenses participar con sus datos personales.

Recientemente, una encuesta global [ENG] realizada por una empresa en la nube llamada Datastax reveló que, “el 53 por ciento de los adultos en los Estados Unidos están más dispuestos a compartir sus datos personales con una compañía que personaliza sus servicios/productos, basados en esa información.” Eso es mucho más, que en cualquier otro país. (El Reino Unido ocupó el segundo lugar con un 43 por ciento).

Como contador público y consejero financiero por más de dos décadas, he visto cómo la tecnología mejora nuestras decisiones financieras. Qué diablos, Debt.com mismo es un producto de esa tecnología. No pude construir una ventanilla única para resolver todos los problemas de la deuda en 1990 o incluso en el 2000. Hace solo unos años, hasta hace más fácil, comparar sus opciones de solución de la deuda.

Por desgracia, en lugar de utilizar la tecnología para conocer y controlar sus finanzas, los estadounidenses buscan automatizar sus finanzas.

Cuando Charles Schwab encuestó a 1,000 estadounidenses [ENG] este otoño, la firma de inversión, encontró que una cuarta parte de ellos “antes automatizarían sus finanzas diarias, que confiar en la tecnología para obtener alimentos (22 por ciento) o encontrar una fecha (18 por ciento)”.

El gran problema con la automatización es que, bueno…, es automático. No es necesario que lo piense al principio, y por lo tanto entonces, mucho menos volver a hacerlo. Eso es maravilloso en algunas áreas. Por ejemplo, recuerdo haber crecido con autos que tenían botones de aire acondicionado marcados como BAJO, MEDIO y ALTO. Ahora mi carro tiene un termostato. Puedo configurar una temperatura y no jugar con los botones.

Las finanzas, sin embargo, son tan importantes como los niños. No automatizas la crianza de los hijos. Claro, es bueno tomarse un descanso dándole a su hijo un iPad para mantenerlo tranquilo en un restaurante. Pero aún estará monitoreando el contenido de ese iPad y aún estará prestando atención a la educación y al estado de ánimo de su hijo.

Sin embargo, estoy sabiendo que cada vez más personas, que están automatizando sus ingresos y egresos hasta tal punto, que no pueden responder las preguntas básicas que les hago: ¿cuánto le queda al final del mes? ¿Cuánto gasta en compras no esenciales?

En lugar de usar, digamos, Tiller, para realmente profundizar en su presupuesto, usan herramientas de automatización para ignorar su dinero. En esencia, están ignorando el mayor invento técnico en la historia del planeta: el cerebro humano.

Una vez más, los millennials pueden estar liderando el camino. A lo largo de los años, he escrito con frecuencia sobre los millennials, quienes reciben una mala reputación por todo lo relacionado con el dinero. En cambio, me pregunto si terminarán siendo la generación financiera más grande [ENG]. A principios de este año, Debt.com publicó este titular: Los Millennials realmente ahorran mejor que las generaciones anteriores [ENG].

Así que no es de extrañar que una empresa de investigación llamada Logica encuestó a los millennials este otoño [ENG] y encontró…

  • “Es probable que el 61 por ciento utilice notificaciones automáticas para guiar las decisiones de su gasto diario.”
  • “Es probable que el 59 por ciento utilice consejos generados por computadora, para guiar las decisiones de gasto, ahorro e inversión.”
  • “Es probable que el 47 por ciento use una herramienta que muestre lo que sus compañeros están ahorrando/invirtiendo.”

Así es como se utiliza la tecnología para ser inteligente con su dinero, en lugar de usar la tecnología para ignorar su dinero. Otras generaciones podrían querer aprender de esta generación tan difamada.

Si está interesado en encontrar herramientas técnicas para ayudarlo a mantener sus finanzas en orden, consulte las Soluciones de administración de dinero de Debt.com.

Échele un vistazo
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No
Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

I’m a certified public accountant who has authored two books on getting out of debt, Credit Hell and Power Up, and I am one of the personal finance experts for Debt.com. I have focused my professional endeavors in the consumer finance, technology, media and real estate industries creating not only Debt.com, but also Financial Apps and Start Fresh Today, among others. My personal finance advice has been included in countless articles, and has appeared in the New York Times, the Washington Post, Forbes and Entrepreneur as well as virtually every national and local newspaper in the country. Everyone should have a reason for living that’s bigger than themselves, and besides my family, mine is this: Teaching Americans how to live happily within their means. To me, money is not the root of all evil. Poor money management is. Money cannot buy happiness, but going into debt always buys misery. That’s why I launched Debt.com. I’m glad you’re here.

Publicado por Debt.com, LLC