Los estafadores que se hacen pasar por vendedores de autos de segunda mano en Internet están deseando quitarle su dinero

4 minute read

Las plataformas legítimas de compra de autos online, como Carvana, Vroom y Carfax, son más populares que nunca, y la comodidad de las compras en línea es aún más evidente debido a la pandemia del COVID-19. Muchos consumidores recurren a la compra de un vehículo nuevo o usado en línea para obtener una opción de compra de autos cómoda y sin estrés. Así que no es de extrañar que los estafadores de la venta de automóviles en línea también se hayan puesto en marcha para hacerse con el dinero que tanto le ha costado ganar.

La mayoría de la gente sabe que debe tener cuidado con los estafadores en Craigslist. Pero, ¿sabía que también lo pueden estafar al comprar un auto en un mercado de autos online de confianza (o en un sitio que parece legítimo, pero no lo es) si no tiene el cuidado necesario?

Estos cinco consejos le ayudarán a dejar las estafas en la compra de autos en el retrovisor:

#1 Anuncios falsos

Según la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), los delincuentes pueden publicar anuncios falsos de vehículos que en realidad no son de su propiedad en sitios web de subastas y ventas de automóviles online como eBay Motors o mercados de automóviles legítimos similares [1]. Ofrecen chatear en línea, enviar fotos adicionales o responder a preguntas, e incluso pueden afirmar falsamente que la compra está protegida por el programa de protección del comprador de un minorista de renombre. El estafador puede incluso enviar una factura falsa, exigiendo que se pague con tarjetas de regalo de eBay.

“Los compradores de confianza han perdido cientos de miles de dólares sólo en el último año”, dice la FTC. Para investigar si una venta de autos por Internet es falsa, busque en Internet el nombre del vendedor y su información de contacto, añadiendo “reseña”, “queja” o “estafa” a sus términos de búsqueda.

#2 Suplantación de sitios web

Los estafadores pueden esconderse detrás de sitios web falsos que parecen legítimos hasta que se indaga un poco más. Por ejemplo, hace unos años, los estafadores utilizaron un sitio web falso que se hacía pasar por Edmunds, un mercado de venta de autos y un recurso automovilístico [2]. Los estafadores sólo tenían un propósito en mente: Robar su dinero prometiendo retenerlo hasta la entrega del vehículo, algo que nunca ocurre.

El sitio web falso afirmaba que Edmunds ofrecía un servicio de custodia de dinero en efectivo en el que la empresa actuaba como intermediaria entre vendedores y compradores de autos particulares. Sin embargo, un examen más detallado del sitio real de Edmunds habría revelado que Edmunds no ayuda en las transacciones de compra o venta entre particulares ni envía autos.

Antes de comprar o vender un auto por Internet, asegúrese de que el sitio web por el que navega es legítimo. Asegúrese de que el nombre del dominio del sitio web termina con el nombre de la empresa, como Edmunds.com, y no Edmunds.com.us.info-vehicle.com o algún otro nombre de dominio falso.

#3 Lavado de títulos

El lavado de títulos es una estafa común en la que los ladrones cambian o eliminan información del título de un auto usado [3]. La información que falta suele incluir factores cruciales del historial del vehículo que podrían influir en la compra del auto. Por ejemplo, si un auto fue destrozado y declarado siniestro total, el auto debería tener un “título de salvamento”. Si el vehículo fue dañado en una inundación, tendrá un título de daños por agua.

La mayoría de la gente no quiere comprar un vehículo que ha sido total o parcialmente arrastrado por una inundación. Pero los vendedores de autos en línea sin escrúpulos tratarán de engañarlo para que compre uno de todos modos.

#4 Exigencias de pago con tarjeta de regalo

Aléjese de los vendedores que le exigen que pague un vehículo con tarjetas de regalo prepagadas o por transferencia bancaria. Nunca pague con tarjetas de regalo o por transferencia bancaria, advierte la FTC: “Si alguien le dice que pague de esa manera, es una estafa. Siempre”.

En las estafas de pago con tarjetas de regalo, el estafador le dice que pague el vehículo con tarjetas de regalo de prepago y promete entregar el vehículo en un plazo determinado. Pero la entrega nunca se produce.

“Una vez completada la transacción, el delincuente suele ignorar todas las llamadas de seguimiento, mensajes de texto o correos electrónicos del comprador o puede exigir pagos adicionales. Al final, el vehículo no se entrega y el comprador nunca puede recuperar sus pérdidas”, explica el FBI [4].

#5 Urgencia por completar la venta

Si el vendedor trata de apresurar la venta, se niega a reunirse con usted o a dejarle inspeccionar el auto, y utiliza tácticas de alta presión para conseguir que compre un vehículo sin el tiempo adecuado para realizar la debida diligencia, eso es una señal de que algo sospechoso está sucediendo.

Los estafadores de ventas de automóviles en línea tienen una lista de excusas por las que no pueden reunirse con usted en persona, como el despliegue militar o el hecho de vivir en el extranjero. Pueden alegar que han tenido que mudarse por un traslado de trabajo o que han recibido el auto que venden como parte de un acuerdo de divorcio.

Si sospecha que el vendedor es un estafador, frene el trato inmediatamente y siga buscando un vendedor legítimo.


Fuente:
Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp is a full-time freelance writer based in Kansas City, Mo. Deb went from being unable to get approved for a credit card or loan 20 years ago to having excellent credit today and becoming a homeowner. Deb learned her lessons about money the hard way. Now she wants to share them to help you pay down debt, fix your credit and quit being broke all the time. Deb's personal finance and credit articles have been published at Credit Karma and The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC