Quienes viven en EE.UU. entienden las implicaciones en la salud de esta pandemia más que las financieras

He pasado casi 30 años aconsejando a los americanos sobre cómo gastar menos y ahorrar más. He lanzado no menos de media docena de negocios que hacen lo mismo, pero incluso, si pudiera convencer a los 210 millones de adultos de este país de que vivan libres de deudas, aún estaríamos profundamente endeudados – porque el gobierno federal no puede (o no quiere) vivir dentro de sus posibilidades.

Cuando se suma toda la deuda de consumo en este país – desde hipotecas hasta préstamos estudiantiles y saldos de tarjetas de crédito – el total es la asombrosa cifra de 15 billones de dólares. Sin embargo, eso es sólo 60% del déficit federal, que supera los 25 billones de dólares y sigue creciendo.

La pandemia de COVID-19 ha expuesto algunos profundos defectos y debilidades en los hábitos de consumo y de gasto federal. Hasta que arreglemos ambos, este país seguirá cojeando, sin recuperar nunca su antigua gloria. Vamos a examinarlo.

Beneficios de desempleo

Aunque es difícil precisar un número específico, el The New York Times [ENG] ha informado que, “los trabajadores de más de la mitad de los estados recibirán, en promedio, más en beneficios de desempleo que sus salarios normales”.

De ellos, otro estudio reciente muestra que “11,8% dice que se quedarán en casa y cobrarán el desempleo, incluso si se les da la oportunidad de volver a sus puestos de trabajo”.

Mientras que eso significa que casi 9 de cada 10 trabajadores de EE.UU. quieren ganarse la vida, todavía significa que muchos estadounidenses prefieren sentarse y básicamente que les paguen con el dinero de sus impuestos.

Me doy cuenta de que muchos jóvenes ven con buenos ojos el socialismo. Una encuesta de Gallup del año pasado [ENG] afirmó, “desde 2010, la opinión general de los adultos jóvenes sobre el capitalismo se ha deteriorado hasta el punto de que el capitalismo y el socialismo están ligados en la popularidad entre este grupo de edad”.

Sin embargo, a los jóvenes americanos también les gusta viajar, llevar ropa de moda y cenar fuera. No puede hacer eso por mucho tiempo cuando otras personas le pagan por no hacer nada.

Como Margaret Thatcher dijo una vez: “El problema con el socialismo es que eventualmente se queda sin el dinero de otras personas para financiarlo”.

Y como yo digo: “No puede beneficiarse del capitalismo sin contribuir a él. Tiene que sacar de él lo que pone en él”.

¿Quieres salir de las deudas? Complete nuestro formulario y encuentre la solución a sus deudas gratis.

Ayuda gratis

Préstamos para pequeñas empresas

El problema con los programas del gobierno no son sus intenciones, es su ejecución. Demócratas y republicanos proponen leyes que creen que ayudarán a la gente. Por supuesto, el dinero no viene de sus propios bolsillos, y eso importa.

Como he escrito en mi segundo libro, Power Up

Aprender a vivir sin una tarjeta de crédito es una parte integral del empoderamiento financiero. Las lecciones que descubra se añadirán a su base de conocimientos que eventualmente lo llevarán a su independencia financiera. Los que no usan tarjetas de crédito se toman el dinero mucho más en serio que los usuarios de tarjetas de crédito. El acto de entregar físicamente los dólares a un cajero o camarera genera una sensación de pérdida. El dinero se ha ido.

Lo mismo ocurre con los líderes del gobierno. Si el Presidente y el Congreso hubieran hecho algo similar y hubieran gastado su propio dinero en paquetes de estímulo a las pequeñas empresas durante esta pandemia, se habrían preguntado si estaban haciendo una buena inversión – porque no era el único experto financiero que esperaba problemas.

El Wall Street Journal informó que 13 grandes empresas públicas devolvieron el dinero destinado a ayudar a las empresas más pequeñas en virtud de la Ley de Protección de Cheques de pago del gobierno federal, pero sólo porque recibieron la presión pública y malas relaciones públicas, no porque el gobierno insistiera.

Mientras que la Cámara de Representantes convocó recientemente un panel [ENG] para exigir a las grandes corporaciones que devuelvan el dinero, el simple hecho es que los programas del gobierno nunca pueden anticipar lo que los hombres y mujeres oportunistas y amorales harán. Los seres humanos tienen una habilidad por encima de todas las demás, y eso es encontrar una rendija en casi todo. Me molesta en extremo cuando los gobiernos tratan de legislar todas las rendijas con una ráfaga de regulaciones inútiles que abruman a los dueños de negocios respetuosos de la ley, y luego se dan la vuelta y reparten el dinero sin regular su propio comportamiento.

Llevarlo a un nivel de finanzas personales, es como interrogar a sus hijos sobre cómo gastan exactamente su dinero, hacerles rellenar formularios prometiendo no comprar demasiados caramelos, y luego comprar un automóvil usado sin verlo y sin probarlo.

Lo que el gobierno necesita  

Con el hogar americano promedio con más de 26.000 dólares de deuda, no faltan expertos en finanzas personales como yo que ayudan a esos hogares a liberarse de la deuda. Lamentablemente, no hay nadie que entrene al gobierno federal.

La última vez que el gobierno federal tuvo un superávit presupuestario fue en 2001, lo que significa que habrá votantes en las elecciones presidenciales de este otoño que no estaban vivos la última vez que los líderes de nuestra nación tuvieron dinero en el banco.

La deuda eventualmente alcanza a todos, ya sea a individuos como nosotros o gobiernos como el nuestro. Esta pandemia ha expuesto algunos grandes agujeros en nuestra increíble forma de vida. Podemos y vamos a tapar esos agujeros, pero no si nuestro gobierno no lidera el camino. Dejen de gastar tontamente el dinero que no tenemos.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado por Debt.com, LLC