Aquí tiene seis preguntas cruciales que debe hacer a su casero y a usted mismo si quiere encontrar el alquiler adecuado al precio correcto.

5 minute read

Soy una experta en malos caseros. Pero no por elección. Supongo que tengo suerte.

Mi historia más interesante con un casero ocurrió hace unos años. Tenía la extraña costumbre de presentarse, sin avisar, sólo para “revisar el estado de la casa”. Cuando sus visitas empezaron a producirse al anochecer, le dije que dejara de hacerlo.

Unas semanas más tarde, había estado fuera de la ciudad. Una noche llegué tarde a casa y me dirigí directamente a la ducha. A mitad del enjuague, me pareció oír un ruido. Tomé valor y una toalla, salí al pasillo y vi a mi casero saliendo a hurtadillas por la puerta principal.

Al darme cuenta de que creía que todavía estaba fuera de la ciudad y que había entrado a husmear, me puse furiosa. Lo llamé, él empezó a gritar y a partir de ahí todo fue cuesta abajo. Me mudé una semana después.

La moraleja de la historia: No alquile nunca a un dueño de este tipo. Aquí le explicamos cómo detectar a un mal casero…

1. ¿Se preocupan por las apariencias?

Do they care about appearances

Puede detectar a un mal casero nada más al llegar a la vivienda.

“Por dentro y por fuera, se puede decir mucho con sólo ver la propiedad, especialmente si la apariencia general no se mantiene”, dice [ENG] Jeremy Schuster, un administrador de propiedades con Metroplex Property Management en Fort Worth, Texas.

Nada más al llegar, Schuster dice que hay que hacerse tres preguntas: “¿Está cuidado el césped? ¿Está cuidada la casa? ¿Se dejan cosas sin hacer?”. Si el propietario no está cuidando la propiedad antes de que la alquile, probablemente no lo hará después de que se mude.

2. ¿Dejan las luces encendidas?

Do they leave the lights

En su recorrido, encienda el primer interruptor de luz que vea. Si las luces no encienden, dice Schuster, “probablemente sea una buena señal de que el casero está tratando de ocultar algo sobre la propiedad”. Por lo general, los propietarios tienen la opción de que la electricidad vuelva a estar a su nombre automáticamente cuando un inquilino se muda, para poder hacer reparaciones, limpiar y mostrar la propiedad.

Sin electricidad, no se pueden revisar adecuadamente las instalaciones de luz, los ventiladores, los electrodomésticos o detectar problemas en los rincones oscuros, y un mal casero o propietario sospechoso lo sabe.

3. ¿Lo han apurado?

Are you being rushed

“El casero debería dedicar al menos una hora de su tiempo para permitirle recorrer la vivienda, hacer preguntas y probar las cosas”, dice Schuster. Si el propietario lo apura en la visita, se muestra impaciente o intenta que se vaya antes de lo que le gustaría, puede ser una señal de alarma. O bien el propietario no quiere que vea que el lugar es una pocilga, o no le importa a quién le alquila.

Descubra: Las ciudades donde es más barato alquilar que ser propietario.

4. ¿Se comportan como un profesional?

Poco después de mudarme de mi antigua casa, encontré un alquiler en Craiglist que parecía perfecto. Cuando llegué, me recibió un hombre con una sudadera holgada, una camiseta de tirantes manchada y sandalias. Durante la visita, se jactó de haber desalojado a dos inquilinos, se quejó de otro y se rascó en un lugar inapropiado antes de intentar darme la mano.

Me dejé llevar por mi instinto y alquilé a otra persona de la misma manzana. Después de mudarme, me enteré de que mis vecinos le llamaban “el vago local”.

Aunque no todos los propietarios tienen que aparecer con traje y corbata, desconfíe de cualquier comportamiento poco profesional. Eso sólo empeorará una vez que firme el contrato de alquiler.

5. ¿Le devuelven la llamada?

Mantengo un cronómetro mental en marcha desde el momento en que llamo por un alquiler, y por una buena razón.

“Si no le devuelve la llamada el propietario en unas pocas horas hábiles, es una gran señal de que una vez que esté allí será aún más difícil”, dice Schuster. Cuando necesite mantenimiento o tenga un problema, acabará teniendo que perseguir al propietario sólo para obtener una respuesta, y eso hará que vivir allí sea un problema.

Si realmente le gusta el lugar, puede valer la pena darle una segunda oportunidad al propietario. Pero Schuster dice que hay que poner a prueba su capacidad de comunicación: “Después de ver una propiedad, llame al propietario con unas cuantas preguntas sencillas. Si le responden enseguida, probablemente la primera vez fue una casualidad”. Pero si siguen sin responder, aléjese.

6. ¿Es legal el contrato de alquiler?

Is the lease legal

El contrato de alquiler es un asunto importante, y es su última oportunidad para detectar a un mal casero antes de que se convierta en un terrible propietario durante los próximos 12 meses. En primer lugar, asegúrese de que el contrato de alquiler es “de la oficina estatal o de la asociación estatal de apartamentos”, dice Schuster.

Por lo general, estos contratos de alquiler tienen el sello del estado o un texto que los identifica como un contrato de alquiler aprobado. Si el contrato de alquiler parece muy alterado, o como algo que el propio propietario ha escrito a máquina, hay que proceder con cautela. Schuster añade: “Lo más probable es que haya palabras extrañas y contradictorias que puedan engañarlo”.

Si el contrato de alquiler parece legítimo, revíselo con cuidado. Si encuentra algo escrito muy a favor del propietario, pídale que lo cambie. ¿El casero no se plantea ajustar las cláusulas injustas? Aléjese. Si está dispuesto a modificarlas, o si el contrato parece estar bien tal y como está, y ha superado las demás pruebas, siga adelante y firme. Probablemente haya encontrado un buen casero.

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Angela Colley

Angela Colley

Angela Colley is a freelance writer based in New Orleans and an expert at the fine art of renting apartments. And it IS an art.

Publicado por Debt.com, LLC