Es conveniente conocer los derechos del inquilino cuando el desalojo llama a la puerta

4 minute read

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron una nueva moratoria [ING] sobre los desalojos de inquilinos el 3 de agosto de 2021. La orden, que expira el 3 de octubre de 2021, se aplica a los condados estadounidenses que experimentan “niveles sustanciales y elevados” de casos de COVID-19, según los CDC. La anterior moratoria federal de desalojos expiró el 31 de julio de 2021, dejando a unos 3.6 millones de personas expuestas al desalojo en dos meses, según la Oficina del Censo de EE.UU [ING].

La nueva moratoria ofrece un par de meses de respiro a los inquilinos preocupados por la posibilidad de que un desalojo llame pronto a la puerta. Sin embargo, la nueva moratoria es más limitada que la anterior, ya que sólo se aplica a los condados en los que el número de casos de COVID-19 ha aumentado considerablemente.

Incluso si la nueva moratoria le permite permanecer en su casa por ahora, cuando expire en octubre, podría encontrarse ante un desalojo.

Si es así, tendrá que conocer sus derechos como inquilino para saber cómo proceder, ya sea luchando contra el desalojo en los tribunales, buscando una solución diferente con su casero o recogiendo sus cosas y marchándose.

He aquí seis cosas que hay que saber sobre los derechos de los inquilinos cuando se enfrentan a un posible desalojo:

#1 Los derechos de los inquilinos varían según la ciudad y el estado

La Ley de Vivienda Justa [ING] ofrece protecciones federales contra la discriminación en la vivienda, pero los derechos de los inquilinos a ser desalojados están determinados por las leyes estatales y municipales. Puede buscar enlaces a las leyes locales de cada estado y recursos sobre los derechos de los inquilinos en el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD, por sus siglas en inglés) [ING]. También puede encontrar información sobre los derechos de los inquilinos en el sitio web oficial del fiscal general de su estado, que termina en “.gov”. Para conocer las leyes municipales sobre los derechos de los inquilinos, visite el sitio web oficial de su ciudad, también terminado en “.gov”.

Lea: 8 grandes mitos sobre el alquiler en los que creen los inquilinos y los propietarios [ING]

#2 Su casero no puede echarlo sin mediar palabras

Hay caseros que se saltan la ley, esperando que sus inquilinos no sepan lo suficiente sobre sus derechos como para defenderse. Estos propietarios pueden cambiar las cerraduras de su puerta o decirle que si no se pone al día en el pago del alquiler antes del fin de semana, sacarán sus pertenencias fuera y alquilarán el piso a otro inquilino. Sin embargo, estos propietarios están infringiendo la ley.

El propietario primero debe avisarle que si no se pone al día con el alquiler en una fecha determinada (en tres o 14 días, por ejemplo) se pondrá a trabajar en el proceso de desalojo. Para desalojarlo, el propietario debe presentar primero una demanda en el juzgado, pidiéndole que pague o entregue la posesión de la vivienda de alquiler.

#3 Tiene la oportunidad de responder a una demanda de desalojo

Si el propietario presenta una demanda de desalojo, usted recibirá una citación en la que se indica la fecha y la hora en que debe comparecer ante el tribunal. La citación también incluirá la fecha en la que debe presentar lo que se conoce como “respuesta” [ING] al tribunal, explicando las razones por las que cree que el propietario se equivoca al intentar desalojarlo.

Por ejemplo, si su casero afirma falsamente que usted no ha pagado el alquiler cuando se puso al día la semana anterior, hágaselo saber al juez. Lo mismo ocurre si tiene una buena razón para negarse a pagar el alquiler, como, por ejemplo, si alquila un apartamento sin calefacción debido a una caldera rota, una tubería defectuosa u otro problema que impida que su vivienda sea habitable.

#4 Tiene derecho a un abogado

Si se enfrenta a un desalojo, puede defenderse en los tribunales, pero probablemente sea mejor que busque asesoramiento legal. Antes de rechazar esta idea, alegando que, si no tiene dinero para pagar el alquiler, no puede permitirse un abogado, tenga en cuenta que muchas ciudades [ING] y estados [ING] ofrecen asesoramiento legal gratuito y otros recursos para propietarios e inquilinos que se enfrentan al desalojo. Póngase en contacto con el colegio de abogados local o con la oficina de asistencia jurídica para saber a quién puede dirigirse.

Lea: 7 cosas que debe hacer al enfrentar el desalojo por no pagar el alquiler

#5 Tiene derecho a su día en los tribunales

Haga lo que haga, no ignore la citación al no acudir a su cita con el tribunal. Si no se presenta en el juzgado, el propietario ganará automáticamente el caso de desalojo por defecto. Cuando se presente, defienda sus argumentos, tal vez ofreciendo al menos algún pago para ponerse al día con el alquiler atrasado.

Pregúntele al juez si puede acordar un plan de pagos con el propietario. Si tiene una buena razón para no poder mudarse, tal vez el juez pueda conceder una suspensión del desalojo [ING] para ganar más tiempo antes de tener que mudarse.

Aunque no gane, al menos sabrá que ha hecho todo lo posible para evitar el desalojo. ¿Y quién sabe? Puede que el juez le dé una tregua si ofrece otras soluciones, permitiéndole evitar el desalojo.

#6 Tiene derecho a no ser perseguido por siempre para ser desalojado

Si lo desalojan, hay buenas y malas noticias. La mala es que un desalojo es una sentencia que permanece en su reporte de crédito hasta siete años [ING], lo que perjudica su crédito. Sin embargo, si paga la totalidad de la sentencia, ese pago también aparecerá en el reporte crediticio, lo que podría convencer a futuros arrendadores de alquilarle a usted, incluso con un desalojo anterior.

Ahora las buenas noticias. Después de siete años, el desalojo desaparece automáticamente de su reporte de crédito. Eso significa que empieza de cero. Siete años parece mucho tiempo, pero si utiliza ese tiempo para mejorar su crédito pagando todas sus facturas a tiempo, después de siete años, su solvencia puede volver a estar en buena forma.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC