¿Desanimado por su vida financiera? El sistema de cuatro partes de Money Girl le ayudará a simplificar sus finanzas personales y hacer más con su dinero

9 minute read

Si alguna vez se ha sentido desanimado o molesto por su vida financiera, ciertamente no está solo. Muchas personas pasan por años, o incluso décadas, sin ganar lo suficiente, sin gastar de forma inteligente o sin tener la suficiente educación para tomar las mejores decisiones sobre el dinero.

El hecho de que esté leyendo este artículo o escuchando el podcast complementario de Money Girl significa que sabe que su vida financiera podría o debería ser mejor. Enhorabuena, ¡ese es el primer paso para ir por el buen camino!

En muchos casos, los problemas financieros surgen cuando no se dispone de un sistema monetario eficaz. En este artículo, hablaré de un sistema de finanzas personales que le ayudará a sacar el máximo partido de lo que ya tiene, a simplificar su vida y a conseguir más éxito.

Hay cuatro partes generales en un sistema monetario que lo mantiene informado, le permite cierta flexibilidad y apoya sus sueños, todo al mismo tiempo.

1. Control del flujo de caja

La primera parte de su sistema de finanzas personales debe ser encontrar la mejor manera de controlar su flujo de caja. Entender exactamente cómo gana, gasta y ahorra es muy importante porque es la base de su vida financiera. Si no está seguro de cuánto dinero entra y sale, no podrá administrarlo correctamente.

Pero entender el flujo de caja no siempre es fácil, porque probablemente se mueve por varios lugares. Estos pueden incluir una cuenta bancaria de cheques y ahorros, una o más tarjetas de crédito, una cuenta de jubilación, una cuenta de corretaje, una cuenta de ahorros para la universidad, una cuenta de ahorros para gastos médicos, y más. Para gestionar adecuadamente todas estas transacciones sin que lo lleve al borde de la locura, necesita una forma de centralizarlas.

El truco para vigilar y gestionar el flujo de caja, es utilizar una herramienta digital práctica que agrupe toda su vida financiera en un solo lugar. Aquí están algunos de mis programas de dinero favoritos que hacen que sea fácil estar al tanto de su flujo de caja utilizando su ordenador o un dispositivo móvil.

Herramientas de control del flujo de caja

Quicken [ING] existe desde hace mucho tiempo y se considera el estándar de oro en software de finanzas personales. Se conecta a múltiples tipos de cuentas, como bancos, tarjetas de crédito, prestamistas e inversiones, para agregar sus transacciones. Una vez que introduce las credenciales que utiliza para entrar en varios sitios financieros, cada vez que abre Quicken, se conecta a ellos y extrae sus nuevas transacciones.

La edición Quicken Starter viene con categorización automática, seguimiento limitado del presupuesto y un tablero de cuentas por $35 al año. Si se pasa a la edición Deluxe ($50) o a la Premier ($75) obtendrá las funciones de la edición Starter, además de un presupuesto personalizable, seguimiento de préstamos, seguimiento y análisis de inversiones, pago de facturas y copias de seguridad en línea.

Puede utilizar Quicken en un PC o en un Mac, pero los usuarios de PC también pueden obtener la versión Home & Business por $100 al año. Le ayuda a gestionar una pequeña empresa o un trabajo autónomo separando los gastos personales de los de la empresa, enviando por correo electrónico facturas personalizadas con enlaces de pago y haciendo un seguimiento de las deducciones fiscales de la empresa.

Una vez que sus transacciones financieras se importan a Quicken, puede categorizarlas utilizando etiquetas sugeridas o personalizadas. El programa aprende rápidamente qué categorías asignar a las diferentes transacciones, pero siempre puede cambiarlas o dividir las transacciones entre varias categorías.

Mint [ING] es propiedad de Intuit, el antiguo propietario de Quicken. Es una aplicación gratuita que también conecta sus cuentas financieras, categoriza las transacciones y muestra un panel de control fácil de leer. Tiene una función de presupuesto, pago de facturas, alertas e incluso le da un puntaje de crédito gratuito.

El inconveniente de la mayoría de las aplicaciones financieras gratuitas es que verá muchos anuncios. Sin embargo, es una gran herramienta si acaba de empezar su sistema digital de finanzas personales, o si quiere una solución gratuita.

Google Sheets es otra forma fácil y gratuita de estar al tanto de su dinero. Puede utilizar fórmulas para sumar filas o columnas, crear tablas y gráficos, y exportar los datos a una variedad de formatos populares, como el PDF. El problema de las hojas de cálculo es que tiene que introducir las transacciones a mano, lo que puede llevar bastante tiempo si tiene muchas.

Sin embargo, puede automatizar el proceso suscribiéndose a Tiller [ING], que se conecta a sus instituciones financieras y agrega las transacciones en Google Sheets. Ofrece varias plantillas gratuitas, como una de seguimiento de gastos, una hoja de cálculo empresarial y una hoja de cálculo propia. Puede probarla gratis durante 30 días y luego pagar $59 al año.

A medida que revises sus transacciones, vigila que las clasifiques correctamente para que los informes sean precisos. Ver todas sus transacciones organizadas por categorías de ingresos y gastos (vivienda, comida, transporte, seguros y ahorros) te da una visión increíble de sus hábitos de gasto, así como de sus puntos débiles. Puede que no sea fácil enfrentarse a esa información, pero puede permitirle hacer los cambios necesarios.

2. Establecer prioridades financieras

Una vez que tenga una forma sencilla de controlar su flujo de caja, la siguiente parte de su sistema de finanzas personales es establecer y mantener las prioridades. Al fin y al cabo, si no tiene objetivos financieros, es probable que su dinero se gaste y no acabe donde puede servirle.

Por lo tanto, tómese un tiempo para averiguar cómo desea que sea su futuro. ¿Qué sueños financieros y no financieros posee? No pasa nada si sus ideas cambian con el tiempo.

Y si no está seguro de los objetivos financieros que debería tener, haga un sencillo ejercicio. Imagine su vida dentro de cinco años. Piense en dónde vive y cómo pasa su tiempo. Dentro de cinco años, ¿de qué se sentiría orgulloso si dijera que ha conseguido algo de aquí a entonces?

Amplíe su imaginación y haga lo mismo pensando en su vida dentro de 10 o 20 años. Luego imagine que está en su lecho de muerte y que sólo le quedan unas horas de vida. ¿Qué logros le harían sentirse bien consigo mismo incluso en sus últimas horas?

Estas preguntas pueden proporcionarle información esencial sobre usted mismo e inspirarle. Sin unos objetivos financieros claros, es difícil saber por qué se está sacrificando y trabajando.

Aunque los sueños de cada persona son diferentes, un objetivo que debe fijarse es el de acumular ahorros para la jubilación [ING]. A no ser que tenga un gran fondo fiduciario, una herencia o una pensión en camino, necesitará más dinero para vivir en la jubilación que las escasas prestaciones de la Seguridad Social.

Y si es autónomo [ING], reservar el dinero que deberá pagar para una serie de impuestos, debería ser otra prioridad, a menos que quiera meterse en serios problemas con el IRS. Otros objetivos importantes son mantener un fondo para emergencias y reducir sustancialmente, o eliminar, cualquier deuda de alto interés que pueda tener. También puede querer ahorrar para la educación de sus hijos, hacer el pago inicial de una casa, comprar un vehículo o iniciar su propio negocio.

Para empezar, descargue el cuaderno de planificación financiera gratuito (PDF) [ING] y reserve un tiempo tranquilo para completarlo. Involucre a su cónyuge o pareja para que pueda crear objetivos que se alineen con el futuro que imagina para usted y su familia.

A continuación, incorpore sus objetivos a su programa o aplicación de finanzas personales creando un presupuesto. Establezca una cantidad máxima en dólares o un porcentaje de los ingresos para cada categoría de gasto, como comida, transporte, deudas, ahorros de emergencia y jubilación. El programa le muestra cómo se compara su gasto real con las cantidades presupuestadas en diferentes períodos.

Un consejo: si no quiere controlar su flujo de caja por muchas categorías diferentes, utilice el método 50/30/20. Este método de presupuestación le permite agrupar una serie de gastos en una de las tres categorías siguientes: gastos fijos, gastos variables y ahorros.

La idea es destinar 50% de su sueldo neto a gastos fijos, como vivienda, comida, Internet, seguros y pagos de deudas. Se trata de las necesidades y los gastos de la vida diaria.

Puede dedicar 30% a gastos variables, como salir a cenar, entretenimiento y ropa. Es bueno tenerlos, pero no son esenciales. Y 20% restante se destinaría a la jubilación y a los ahorros de emergencia.

Si el método 50/30/20 le ayuda a crear un presupuesto sencillo y a vigilar más de cerca su flujo de caja, es una victoria. Luego puede refinar su presupuesto más adelante si decide que quiere medir las subcategorías con más cuidado.

Si es como yo, con ingresos variables por cuenta propia, los presupuestos pueden ser un reto. No sabe exactamente cuánto dinero va a ganar de un mes a otro, como sí lo sabe un empleado. También tiene que ahorrar dinero para pagar sus impuestos sobre la renta cada trimestre.

En entregas anteriores he mencionado que tengo un enfoque descendente de los gastos en el que primero pago mis objetivos y luego vivo con el resto. Sin embargo, la creación de un presupuesto puede ser una parte importante de su sistema de finanzas personales que lo lleva por el buen camino y lo mantiene en él.

3. Automatizar las finanzas

Además de controlar su flujo de caja y gastar conscientemente en las prioridades, automatizar su dinero es una clave del éxito. Sin ella, corre el riesgo de que sus objetivos financieros se pierdan.

Configurar la automatización de todas las partes posibles de su vida financiera es como tener un seguro que garantice que las tareas críticas se realicen a tiempo. Tendrá menos que pensar y recordar cada mes.

He aquí algunas formas de utilizar la automatización para lograr un mayor éxito financiero:

Centralice todas sus facturas electrónicas y páguelas automáticamente en línea

Es posible que utilice la función de pago de facturas que ofrece su banco o un programa de finanzas personales como Quicken. Esta función es una de las herramientas de finanzas personales más olvidadas pero valiosas. Tener todas las facturas en un solo lugar facilita la, a menudo temida, tarea de pagarlas. Sus pagos se envían electrónicamente, o mediante un cheque en papel, por lo que puede pagar a cualquier empresa o persona con una dirección postal.

La mayoría de las entidades bancarias garantizan que sus pagos llegarán a tiempo, y le reembolsarán los gastos de demora si no es así.

Tengo facturas electrónicas que se envían a mi centro de pago de facturas de USAA, por lo que recibo notificaciones sobre las fechas de vencimiento, puedo establecer las fechas de pago con mucha antelación y elegir cuentas específicas de las que deducir los pagos.

Centralizar las facturas dentro de su cuenta de cheques le permite ver a dónde va su dinero y asegurarse de que tiene suficiente para cubrir los pagos futuros. Eso sí, asegúrese de revisar sus facturas para comprobar que son correctas. También puede configurar alertas cuando una factura electrónica vence y luego iniciar el pago manualmente a través de su cuenta bancaria en línea o programa de seguimiento.

Cree transferencias periódicas entre cuentas bancarias

Puede configurar una serie de transferencias que se realicen a una hora o un día determinados. Por ejemplo, puede transferir dinero de su cuenta corriente a una o varias cuentas de ahorro designadas para lo que quiera, como dinero para emergencias, impuestos, gastos de las fiestas y vacaciones. Esta es la forma más fácil de pagarse a sí mismo primero según sus prioridades.

Establezca transferencias externas periódicas

Puede establecer transferencias para mover regularmente dinero de su cuenta corriente a otras instituciones financieras. Por ejemplo, puede enviar un porcentaje de sus ingresos a una cuenta de jubilación para autónomos, a una cuenta de ahorro para la salud [ING] o a una cuenta de ahorro 529 para la universidad [ING].

Utilice las transferencias de barrido

Algunas cuentas financieras permiten establecer barridos, que trasladan automáticamente las cantidades que superan o no alcanzan un determinado umbral al final del día. Normalmente, las transferencias de barrido transfieren el exceso de efectivo a una cuenta que genera más intereses. Por ejemplo, puede configurar su Cuenta de Ahorro para Gastos Médicos (HSA, por sus siglas en inglés) o su cuenta corriente comercial para que transfiera los saldos superiores a $1,000 a fondos de inversión.

Haga más con los depósitos directos de la nómina

Si recibe su nómina mediante depósito directo electrónico, pida a su empleador que la divida en varias cuentas. Por ejemplo, puede hacer que cada día de pago se envíe una determinada cantidad de dinero o un porcentaje a su cuenta de ahorros para emergencias o para el pago inicial de la vivienda.

Cree contribuciones recurrentes a su cuenta de jubilación

Los planes de jubilación del lugar de trabajo, como el 401(k) o el 403(b), exigen que las aportaciones se deduzcan automáticamente de su nómina. En el caso de otras cuentas, como una IRA, una SEP-IRA o una 401(k) individual [ING], para particulares o autónomos, puede configurar las aportaciones para que se transfieran automáticamente desde una cuenta bancaria o de corretaje.

Aumente su tasa de ahorro para la jubilación

La mayoría de las cuentas de jubilación le ofrecen la posibilidad de aumentar la cantidad de dinero o el porcentaje que aporta automáticamente. Considere la posibilidad de aumentar su tasa de ahorro en al menos un 1% cada año nuevo hasta que alcance el máximo de una o más cuentas de jubilación.

Utilice el reequilibrio de las inversiones

Una vez elegidas las inversiones en una cuenta de jubilación, puede resultar difícil mantener la misma combinación de acciones y bonos a medida que sus valores cambian. Sin embargo, la mayoría de las cuentas de jubilación pueden reequilibrar automáticamente sus inversiones. Pueden vender acciones en una categoría que exceda su asignación elegida y comprar acciones en otra categoría en la que sea deficiente.

Utilice tantas cuentas financieras con fines diferentes como necesite para crear la infraestructura de su vida financiera. Le recomiendo que evite mezclar fondos, porque difumina las líneas y no le permite tener claro el propósito de cada dólar. Como mínimo, es probable que necesite una cuenta corriente, una cuenta de ahorro para emergencias, otras cuentas de ahorro para diversos objetivos y una cuenta de jubilación.

Si trabaja por cuenta propia, es probable que necesite una cuenta corriente comercial y una cuenta de ahorro comercial para los impuestos propios. También es posible que necesite una cuenta en espera [ING], en la que se depositan sus ingresos hasta que los transfiera a otras cuentas, como su cuenta corriente principal, sus ahorros y una o varias cuentas de jubilación.

4. Hacer ajustes financieros

La última parte de un sistema sólido de finanzas personales es revisarlo regularmente y hacer ajustes cuando sea necesario. Los mejores programas financieros tienen una variedad de informes y gráficos que le permiten ver rápidamente cómo lo está haciendo. Es posible que tenga que reasignar su presupuesto, recortar gastos o volver a establecer prioridades para asegurarse de que sale adelante.

Seguir estas pautas le ayuda a proteger su dinero de su propensión a gastarlo. Disponer de un buen sistema, hace que sea más fácil ser más eficiente con el dinero que ya posee. La idea es asegurarse de que cada dólar tiene un lugar y un propósito basado en sus objetivos.

Este artículo apareció originalmente en QuickandDirtyTips.com [ING].

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams, Quick and Dirty Tips

Laura Adams es una autora galardonada de varios libros, incluidos “Smart Moves to Grow Rich de Money Girl”. Su título más reciente, Plan para estar Libre de Deudas: “Cómo salir de las deudas y construir la vida financiera que usted ama”, es una nueva versión de Amazon No. 1.

Publicado por Debt.com, LLC