Los servicios de "compre ahora y pague después" son cada vez más populares. Pero, ¿quién se lleva realmente la mejor parte del trato?

4 minute read

A muchos compradores les echa para atrás la propuesta de endeudarse más con la tarjeta de crédito, especialmente durante una pandemia. La arriesgada propuesta de aumentar el endeudamiento puede ser la razón por la que los compradores han recurrido a la financiación en el punto de venta (POS, por sus siglas en inglés), el término técnico para los programas “Compre ahora, pague después” (BNPL, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, según un estudio publicado por Credit Karma [ING], uno de cada tres consumidores en Estados Unidos (EE.UU.) y Puerto Rico (PR) se ha retrasado en uno o más de sus pagos de “Compre ahora, pague después”. Y 72% dijo que su puntaje de crédito disminuyó como resultado.

Aunque muchos compradores pueden aprovechar la oportunidad de hacer compras a plazos, algunos están más preocupados por las comisiones ocultas y las molestias de recuperar el dinero de los artículos devueltos.

¿Cómo funciona el sistema: “Compre ahora, pague después”?

Seguramente ya se habrá dado cuenta de las opciones de financiación que se ofrecen en la mayoría de los sitios web de las tiendas. Estas opciones de financiación se denominan préstamos “Compre ahora, pague después” o préstamos en el punto de venta. Permiten realizar compras que se pagan a plazos, normalmente en cuatro cuotas sin intereses y con periodicidad quincenal. Para los compradores impulsivos, el atractivo de las aplicaciones BNPL es la posibilidad de dividir los pagos en partes manejables.

En algunos casos, se solicita un préstamo a plazos único en la caja para dividir los pagos en cuatro cuotas iguales. ¿Y lo mejor? Lo más probable es que lo aprueben al instante, a menos que haya tenido problemas para devolver un préstamo a plazos con ese proveedor de BNPL en el pasado.

Otros casos, sin embargo, requieren que se registre en una plataforma de pago que se asocie con un minorista específico. A partir de ahí, puede elegir un plan de pago que se ajuste a su presupuesto.

Pero tenga en cuenta que los prestamistas de BNPL pueden no tener en cuenta los intereses de los consumidores. Son conscientes de que muchas personas viven de cheque en cheque, y pueden intentar aprovecharse de ello con los préstamos “Compre ahora, pague después”. Para muchos consumidores, el uso de los BNPL puede resultar menos aterrador que acumular una factura de tarjeta de crédito con un saldo renovable.

La desventaja de Comprar ahora, pagar después

Aunque los BNPL pueden ser una solución práctica durante cualquier temporada de compras navideñas, a menudo conducen a compras más caras, lo que podría llevar a los consumidores a enfrentarse a una acumulación de pagos a plazos. Según Morning Consult, 35% de los compradores de BNPL tenía previsto gastar $500 o más [ENG] durante las fiestas. Además, los consumidores que utilizan los BNPL para comprar regalos en estas fiestas planeanban gastar más en un solo regalo que lo que la mayoría de los adultos planean gastar en todos sus regalos juntos.

Lo que puede ocurrir es que los consumidores no lleven la cuenta de cuánto dinero han gastado, por lo que sobrestiman el número de pagos de BNPL que podrán afrontar. Esto hace que aumenten las probabilidades de no pagar. Pagar los préstamos de la BNPL en el resto del año puede ser un lastre para su presupuesto y sus objetivos financieros, al igual que pagar las deudas de las tarjetas de crédito.

¿Quién utiliza las aplicaciones de “Compre ahora, pague después”?

Según una encuesta de TransUnion realizada a casi 1,000 usuarios de BNPL, la mayoría citó la posibilidad de distribuir los pagos en el tiempo (29%) y la facilidad de los procesos de solicitud (13%) como sus principales razones para utilizar la financiación en el punto de venta.

Debido a la creciente popularidad de las aplicaciones Buy Now, Pay Later [ING], no es de extrañar que más inversores se emocionen ante la oportunidad de ganar dinero a través de los BNPL. De ahí, la empresa de pagos digitales de Jack Dorsey, Square, compró Afterpay, una BNPL con sede en Australia, por $29,000 millones. Afterpay es una de las principales aplicaciones de BNPL del mercado. Y la inversión de Jack Dorsey está dando sus frutos, ya que Afterpay registró un aumento del 34% en los pedidos tanto online como en tienda durante el Black Friday y el Cyber Monday del año pasado.

Según C+R Research, 71% de los consumidores ha comprado más artículos en línea [ING] desde la pandemia, y el 67% dice que “más de la mitad” de sus compras se hicieron en línea en el último año. Y algo más de la mitad (51%) utilizó un servicio de “Compre ahora, pague después” durante la pandemia.

Pero, aunque los servicios de BNPL han sido un salvavidas para la gente durante la pandemia, no todo es bueno. Más de la mitad de los consumidores (59%) admiten haber realizado compras innecesarias que no habrían podido pagar sin los BNPL.

Sin embargo, la estadística más interesante es que el 57% de los consumidores afirma haberse arrepentido de haber realizado compras a través de las aplicaciones de “Compre ahora, pague después”.

Otro motivo de preocupación es que los clientes lleguen a confiar en “Compre ahora, pague después”. Al igual que el uso de las tarjetas de crédito puede convertirse en un hábito que lleva a gastar más de la cuenta, lo mismo ocurre con el BNPL. Casi la mitad de los consumidores que participaron en la encuesta de TransUnion (47%) afirmaron que utilizan las aplicaciones de BNPL la mayor parte del tiempo o cada vez que compran. Por lo tanto, no es sorprendente descubrir que cerca del 56% se ha retrasado en el pago de las cuotas.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Marwan Noorani

Marwan Noorani

Marwan Noorani began his professional career as an editor while attending Florida International University, where he was an editor for an on-campus creative writing magazine called Gulfstream Magazine. Born and raised in Dubai, Noorani sought to further enhance his education by moving to the US. After graduating with a double degree in English Literature and Broadcast Journalism, Noorani went on to seek a master’s degree in Marketing. As a writer for Debt.com, Noorani finds creative ways of aiding those in need of tips and tricks when it comes to credit card, student loans, and various other forms of debt.

Publicado por Debt.com, LLC