Lo que antes era un adorable ritual anual se convirtió un grave problema financiero

2 minute read

Hay muchas razones por las que quienes viven en Estados Unidos (EE.UU.) y Puerto Rico (PR) están luchando con la deuda. Enfermedad. Pérdida de empleo. Divorcio. Incluso los desastres naturales. ¿Pero, y las compras de regreso a clases?

Como contador público y como padre, creo que es una de las razones más ridículas para endeudarse. Sin embargo, en los últimos tres años, ha sido una tendencia en constante aumento. Eso es según una nueva encuesta de LendingTree [ING] publicada a principios del mes de agosto.

Muestra que exactamente un tercio de los padres esperan gastar tanto en las compras del regreso a clases en agosto, que no podrán pagar sus tarjetas de crédito en septiembre. El año pasado, la cifra fue del 30%, y en 2019, del 26%.

Eso significa que ni siquiera una pandemia frenó este tipo particular de deuda.

La razón de esta temporada del regreso a clases

En cierto aspecto, es fácil entender por qué. El padre dentro de mí quiere que mis hijos sean felices, incluso cuando el lado contador público de mí dice que es irresponsable endeudarse para hacer eso, porque en realidad estoy perjudicando sus perspectivas a largo plazo si no puedo permitirme mantenerlos más adelante porque estoy económicamente arruinado ahora.

Esta explicación tiene sentido si se tiene en cuenta que, durante las profundidades de la pandemia, encuesta tras encuesta [ING] mostró que quienes viven en EE.UU. y PR redujeron sus gastos. También empezaron a hacer algo que yo había defendido durante décadas y que nunca ocurrió: Empezaron a utilizar un presupuesto doméstico mensual y a ceñirse a él.

Ahora que la pandemia está remitiendo, también lo hace el miedo que los llevó a ahorrar, y las compras de regreso a clase son el momento perfecto para demostrar que todo ha vuelto a la normalidad. Sin embargo, lamentablemente, si esta es la nueva normalidad, es insostenible. El gasto de la vuelta al cole no puede seguir subiendo para siempre. Acabará por derrumbarse.

¿Una señal de lo que está por venir?

Puede parecer alarmista e incluso tonto afirmar que las compras de regreso a clase van a destrozar las cuentas bancarias de quienes viven en EE.UU. Después de todo, el analista jefe de crédito de LendingTree, Matt Shulz, dijo a Debt.com [ING]: “No es como si les comprara la última Playstation o algo así. Esto es algo que espera que dé dividendos en el futuro al prepararlos para el éxito en la escuela”.

Es cierto, pero yo no me limito a las compras de la vuelta al cole. Lo siguiente son las compras navideñas de invierno, en las personas también se endeudan históricamente.

El año pasado, la CNBC recopiló varios estudios que mostraban que la persona promedio acumula una deuda navideña de más de $1,300. Para ser claros: cada año, gastamos $1,300 más en las fiestas de lo que podemos pagar al mes siguiente. Eso ha subido cada vez más desde 2015.

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

I’m a certified public accountant who has authored two books on getting out of debt, Credit Hell and Power Up, and I am one of the personal finance experts for Debt.com. I have focused my professional endeavors in the consumer finance, technology, media and real estate industries creating not only Debt.com, but also Financial Apps and Start Fresh Today, among others. My personal finance advice has been included in countless articles, and has appeared in the New York Times, the Washington Post, Forbes and Entrepreneur as well as virtually every national and local newspaper in the country. Everyone should have a reason for living that’s bigger than themselves, and besides my family, mine is this: Teaching Americans how to live happily within their means. To me, money is not the root of all evil. Poor money management is. Money cannot buy happiness, but going into debt always buys misery. That’s why I launched Debt.com. I’m glad you’re here.

Publicado por Debt.com, LLC