LLAMA AHORA:

(844)-669-4596

Inicio » Cómo evitar caer en bancarrota

Cómo evitar caer en bancarrota


Actualizado

Publicado


4 consecuencias negativas de caer en bancarrota

Solicitar la bancarrota puede parecer una solución inmediata para aquellos que ya no pueden con el estrés de sus deudas y quieren ponerle fin a la persecución de sus acreedores, pero el remedio puede ser mucho peor que la enfermedad…

Desafortunadamente el alto nivel de deuda no es un fenómeno ajeno en los Estados Unidos. Por primera vez en la historia, de acuerdo con un informe de la Reserva Federal de Nueva York, la deuda de tarjetas de crédito superó el billón de dólares ENG. Pero no es el único segmento que creció. Como se puede apreciar en el gráfico que sigue, la deuda estudiantil y la que provienen de los préstamos para comprar autos también se dispararon.

Empujados por una inflación en aumento que agosto tocó el 3,7% interanual, los hogares americanos están usando las tarjetas y el crédito en general para pagar bienes de consumo diario. Esta forzada pero nociva conducta hizo que la deuda total alcanzara los 17,06 billones.

El presente escenario es un caldo de cultivo para que más personas en particular y familias en general miren a la bancarrota como una salida a su compleja situación financiera. Pero caer en bancarrota no es una solución para todos y trae aparejadas consecuencias que serán difíciles de borrar de su historial financiero.

4 consecuencias negativas de solicitar la bancarrota

  • Daña su crédito

Declarar la bancarrota puede afectar tus chances de obtener un crédito en el futuro y por supuesto que tendrá un impacto negativo en su puntaje de crédito. Puede que incluso después de que haya cumplido con sus obligaciones y resuelto su deuda, continue experimentando las consecuencias de la bancarrota. La información puede permanecer en su reporte de crédito hasta 10 años.

  • Pérdidas de capital propio

Según el tipo de bancarrota que declare, un fideicomisario fiduciario puede ser designado para que liquide cierta cantidad de bienes o activos con la finalidad de pagarle a sus acreedores lo que les debe.

  • Algunas deudas no serán perdonadas, como las…
  1. De impuestos (en su mayoría).
  2. Relacionadas a casos criminales (multas), fraude, “perjurio voluntario malicioso”, etcétera.
  3. De pensiones conyugales o alimenticias.
  4. De préstamos para estudios.

Debe saber que las deudas perdonadas a través de la bancarrota no se consideran ingresos tributables como lo señala el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por su sigla en inglés).

  • El perjuicio de hacerlo en repetidas ocasiones

Por un lado, dependiendo del tipo de bancarrota que solicite, deberá esperar años para poder declarar una nueva. Por otro, el estigma social y las implicancias emocionales también jugarán un rol en este proceso. Aunque le parezca mentira, puede desalentar su contratación para nuevos puestos de trabajo a los que esté aplicando por parte de empresas y -de conseguir un préstamo- las tasas de interés que obtenga serán superiores.

La ruta de la bancarrota

Si declara la bancarrota, un síndico o fideicomisario le será asignado para administrar su caso. Él será el encabalgado de realizar una convocatoria de acreedores, en la cual usted -bajo juramento- responderá sobre sus deudas y los bienes que posee a la fecha.

El alivio para usted llega de la mano del cese de pagos que se decreta y de la suspensión de cualquier embargo de salario que pesara sobre usted al momento. Si usted se acogió a una bancarrota del Capítulo 7, su fideicomisario puede vender algunos de sus bienes para devolver lo adeudado a sus acreedores. Por otra parte, si se trata de una del Capítulo 13, se establecerá una reorganización de sus deudas con un plan de pagos, usualmente de 3 a 5 años, para que pueda normalizar su situación.

¿Qué es la bancarrota?

Mucho se habla de la bancarrota pero pocos entienden su alcance real. Si uno va a la definición de la Real Academia Española, se encuentra con una acepción que habla de ruina económica, de fracaso financiero. Dejando de lado el contenido emocional, en rigor una bancarrota provee un alivio temporal en el cual los acreedores, dentro de un esquema jurídico en particular, suspenden los cobros para que usted se pueda recuperar y enfrentar dichas obligaciones.

Lea esta nota de Debt.com para entender cómo declararse en bancarrota.

No obstante, como dijimos al inicio de esta nota, esto debe ser tomado como un último recurso ya que -por simple que suene- tiene consecuencias negativas para su futuro crediticio financiero que durarán años.

¡Antes de caer en bancarrota pida ayuda!

Por más asfixiado que sus acreedores lo tengan. Por más que el efecto “bola de nieve” lo tenga pagando apenas un pequeño porcentaje del interés de sus deudas y ni un sólo dólar del capital. Por más simple que suene barajar y comenzar de nuevo con una bancarrota, consulte primero por opciones que pueden darle la solución sin generar una mancha tan grande en historial financiero.

Los expertos de Debt.com pueden explicarle cómo consolidar (juntar en un solo pago) todas sus deudas, ponerle un freno a la llamada de sus acreedores, reducir hasta en un 50% sus pagos totales y declararse libre de deudas en sólo 48 meses.

Hemos ayudado a millones de personas en su situación. Consúltenos por un plan a la medida de sus posibilidades para ayudarlo a poner fin a esta situación y retomar el control de su vida financiera. Es hoy.

Contacto

ANÁLISIS GRATUITO DE DEUDA

Contáctenos al (844)-669-4596

¡Mira cuánto podrías ahorrar!

Sólo dinos cuánto debes en total y estimaremos tu nuevo pago mensual consolidado.