Un nuevo estudio muestra que la mayoría de los adultos jóvenes se “averguenzan” ante la idea de comprobar sus cuentas corrientes.

4 minute read

Los años de la pandemia y ahora la inflación récord han hecho que la mayoría de los consumidores se sientan inseguros y al borde de sus finanzas.

A pesar de ese estrés, según Fidelity [ENG], la mayoría de los adultos no quieren hacer grandes cambios en su estilo de vida para ahorrar algo de dinero extra. El sitio de inversiones encuestó a más de 2,000 adultos menores de 44 años y descubrió que, aunque las personas quieren ahorrar, no se atreven a hacerlo.

Informaron que 2 de cada 3 encuestados dijeron que están tan estresados por el dinero que evitan pensar en él por completo.

Aunque los ingresos suelen ser el principal obstáculo a la hora de ahorrar, la mayoría de las personas que participaron en la encuesta de Fidelity afirmaron que un presupuesto más ajustado podría significar la pérdida de lo que les hace felices. Los encuestados más jóvenes consideran especialmente que gastar dinero en buenas experiencias es una prioridad importante.

La mayoría (61%) también dijo que el miedo a perderse algo les empuja a gastar más de lo que inicialmente pretendían. He aquí cómo el estrés financiero derivado de los gastos puede afectar a la salud mental con el paso del tiempo.

El ciclo de la preocupación

El énfasis en las experiencias divertidas y en las compras impulsadas por la dopamina sólo conducirá a más estrés si su presupuesto no puede soportar ese tipo de estilo de vida.

Un estudio [ENG] publicado recientemente por Debt.com reveló que la mayoría de los encuestados dicen que las tarjetas de crédito pueden afectar negativamente a su salud mental. En una encuesta realizada a 1,000 consumidores, cerca del 25% admite haber contraído una deuda de entre $1,000 y $5,000 con la tarjeta de crédito debido a los gastos impulsivos cuando se siente estresado o deprimido.

Es un círculo vicioso: Las personas se sienten estresadas y gastan dinero extra. Luego se sienten más estresados después de gastarlo.

“Cuando sentirte emocionalmente mal te hace obtener deudas, nunca te sentiras mejor”, afirma Don Silvestri, presidente de Debt.com.

Los encuestados en un estudio de Cushion [ENG], una empresa de tecnología financiera, dijeron que la pandemia intensificó el estrés de revisar sus cuentas. Para muchos, eso también significa más comisiones por sobregiro y más dinero desperdiciado.

Escapar de la “vergüenza” de las cuentas bancarias

En primer lugar, aunque crea saber cuánto dinero hay en su cuenta, debe comprobarlo. Si no está pendiente de sus transacciones, podría pasar por alto comisiones y cargos que podrían haberse disputado.

O podría imponerse accidentalmente comisiones a sí mismo. Algunos de los participantes en la encuesta de Cushion admitieron que eludir sus cuentas les llevaba a pagar comisiones por sobregiro.

En segundo lugar, elabore un presupuesto. Las personas de las tres encuestas mencionadas aquí dijeron que evitan mirar sus cuentas y hacer un presupuesto porque es demasiado estresante, pero eso tiene que terminar. Si no tiene un presupuesto que siga sistemáticamente, es mucho más probable que gaste de más.

Aunque al principio le parezca intenso, con el tiempo disminuirá su estrés. Así sabrá que puede cubrir sus gastos habituales y seguir reservando dinero para actividades divertidas o derrochar en compras.

Casi el 60 por ciento de los adultos dijeron a Fidelity que cuando intentan ahorrar más, fracasan. Esto no es demasiado sorprendente si tenemos en cuenta que ni siquiera comprueban sus saldos. A veces vale la pena tomarse un respiro y afrontar el estrés de frente.

La pandemia diezmó las cuentas de ahorro de muchas personas y aumentó sus deudas, por lo que es muy importante ser consciente de las finanzas. Hay muchos consejos y trucos para elaborar un presupuesto, así como errores que hay que evitar. Pero tener cualquier tipo de presupuesto es mejor que no tener ninguno.

A continuación, le ofrecemos cinco sencillos consejos que pueden ser útiles para poner sus finanzas en forma. Algunos beneficiarán su estado físico y mental mientras lo hace.

Descubra: Cómo afrontar el estrés financiero

1. Establecer un plan

Dado que estar endeudado puede resultar abrumador, es útil centrarse en lo que puede hacer en lugar de lo que no puede. Trazar sus objetivos financieros puede ayudarle a mantener la disciplina y el rumbo que le conviene.

2. Elaborar un presupuesto y ceñirse a él

Una vez que conozca su plan, es hora de ponerlo en práctica. Toda estrategia de ahorro y alivio de la deuda comienza con un presupuesto. Necesita saber cuánto gana y gasta regularmente para crear un plan exitoso para sus finanzas.

Existen productos digitales de presupuestación como Tiller, Mint, y You Need a Budget (YNAB, por sus siglas en inglés). O tal vez sea como la mayoría de las personas que prefieren presupuestar con un bolígrafo y un papel, según una investigación de Debt.com.

3. Moverse

Eso significa mental y físicamente. No hace falta ser miembro de un gimnasio. El ejercicio al aire libre y el aire fresco pueden ayudar a despejar la mente. Un paseo en bicicleta o una carrera pueden ayudar a mejorar su estado de ánimo y a reducir sus niveles de estrés. El ejercicio libera endorfinas, sustancias químicas causantes de placer que nos hacen sentir menos estrés y dolor. Y como el ejercicio mantiene a su cuerpo en forma, es beneficioso tanto para su cuerpo como para su mente.

4. Buscar un grupo de apoyo

Recurrir a la ayuda de un amigo siempre es beneficioso en la terapia y las finanzas no son diferentes. Hablar de dinero es un tabú para algunos, pero quizá le sorprenda encontrar a un amigo o familiar suyo que también quiera hacer un cambio positivo en su vida. Ábrase y hable. Al igual que un monitor en el gimnasio o un compañero de ejercicio, ustedes dos pueden mantenerse mutuamente responsables mientras arreglan sus finanzas.

5. Mantener una actitud mental positiva

Tener una actitud positiva es necesario si tiene problemas con cualquier cosa, incluidas las finanzas. Recortar gastos puede ser difícil. Cuando las cosas se ponen difíciles, hay que tener mucha voluntad para salir adelante. Una actitud mental positiva puede ayudarle a conseguir más de lo que en un principio creía. Salir de las deudas y ahorrar es un viaje. Es un maratón, no un sprint. Concéntrese en el plan y los resultados llegarán.

Debt.com ha informado anteriormente sobre los efectos del dinero y la salud mental. Si realmente no se siente bien, es importante que consulte a un profesional médico. Busque ayuda profesional de un médico. Es posible que la causa del gasto excesivo o de la depresión sea mayor.

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Gideon Grudo

Gideon Grudo

Grudo is a freelance writer, editor, and content strategist based in Brooklyn, NY. Previously he was the digital editor of Air Force Magazine and the managing editor of South Florida Gay News.

Publicado por Debt.com, LLC